Check the new version here

Popular channels

Anotó un gol, celebró, murio y revivió.

México, DF.- Celebrar un gol nunca fue tan emotivo y peligroso que en el encuentro entre Uruguay y Hungría en el Mundial de Suiza 1954, la historia de Juan Hohberg, es la más peculiar, pues durante unos minutos estuvo muerto.


La ciudad de Lausana fue el escenario para el partido que haría historia. La lluvia que cubría la metrópoli dramatizó el encuentro donde los húngaros hacían de locales contra a penas 100 charrúas en las gradas. Los uruguayos salieron con la espada desenvainada, sabían que para continuar en la Copa del Mundo no había oportunidad para los errores.

El héroe que murió por un gol

La tensión se hacía presente en el ambiente, cuando el marcador estaba en contra de los latinoamericanos, pero luego de un pase, Juan Hohberg se convirtió en el héroe del partido cuando empató los números.
El charrúa corrió frenéticamente por toda la cancha para festejar el gol, uno de sus compañeros los encontró en su eufórica carrera, a ellos se unieron, dos, tres, cuatro, todo el cuadro uruguayo que sepultó a Hohberg. Cuando los jugadores se reincorporaron todos se pusieron de pie menos Juan, que permaneció en tirado en el pasto sin señal de vida.

El estadio y el mundo entero fueron testigos del hecho, el futbolista recibió respiración de boca a boca y masajes a su corazón que no soportó el esfuerzo y la emoción de ese gol. Durante 15 segundos la muerte rondó Lausana, un poder sobrenatural hizo que Juan Hohberg regresara a este mundo para seguir luchando por Uruguay.

Sin embargo sus esfuerzos fueron inútiles, pues los Húngaros se quedaron con el triunfo y los un pedazo de vida del charrua.

0
0
0
1
0No comments yet