Popular channels

Peron y los montoneros



A principios de los setenta se acentuó el reclamo de los gremios por el regreso de Perón. El general Alejandro Lanusse había tomado el poder en marzo de 1971 mediante un golpe palaciego dentro del régimen militar surgido en 1966, y decidió restaurar la democracia institucional en 1973.

El 17 de noviembre de 1972, Perón regresó a la Argentina a bordo de un avión alquilado al efecto.104 Permaneció en el país poco más de un mes, al cabo del cual visitó el Paraguay y luego regresó a Madrid.

Perón desde el exilio en España tomó la decisión de nombrar un candidato a presidente por el peronismo cuya misión sería eliminar la proscripción por la que él no podía presentarse, para que Perón pudiera retornar al país y —tras la necesaria renuncia del presidente peronista que se descontaba que sería elegido— se llamara a elecciones y triunfara Perón. Se barajaron tres posibilidades: Héctor J. Cámpora, Antonio J. Benítez y Jorge Alberto Taiana.[cita requerida] Finalmente Perón se decidió por Cámpora, a quien consideraba el más acorde a sus pretensiones.105

El 11 de marzo de 1973, Argentina tuvo elecciones generales. Héctor José Cámpora, con el visto bueno de Perón en el exilio, gana las elecciones con el 49,5% de los votos, el líder radical, Ricardo Balbín, había salido segundo con un 21,3%, y, como el FreJuLi no había obtenido más del 50% de los votos tenía que realizarse un ballotage entre la primera y segunda fuerza. Sin embargo, Balbín reconoció la victoria de Cámpora y renunció al ballotage. El delegado de Perón asumió el 25 de mayo de 1973, dándose así por finalizado el período dictatorial de la autoproclamada Revolución Argentina.

Perón regresó al país el 20 de junio de 1973. En un hecho conocido como la Masacre de Ezeiza, la izquierda de Montoneros y el aparato de la derecha sindical de la CGT se enfrentaron por el control del palco de honor, con un saldo de 13 muertos y 365 heridos.106



Un video y luego seguimos con el discurso del día del trabajo

link: http://www.youtube.com/watch?v=qZjmIDc4EOA

DISCURSO EN PLAZA DE MAYO PARA FESTEJAR EL “DIA DEL TRABAJO”
[1 de Mayo de 1974] Hace hoy veintiun años en este mismo balcón y con un día luminoso como éste, hablé por última vez a los trabajadores argentinos. Fue entonces cuando les recomendé que ajustasen sus organizaciones, porque venían días difíciles. No me equivoqué ni en la apreciación de los días que venían ni en la calidad de la organización sindical, que a través de veinte años,.. pese a estos estúpidos que gritan… -(Aplausos, y otros le contestan con estos cánticos: “Qué pasa, qué pasa, qué pasa, general, está lleno de gorilas el gobierno popular! - ¡Se va a acabar, se va a acabar, la burocracia sindical!”)-…Decía que, a través de estos veinte años, las organizaciones sindicales se han mantenido inconmovibles, y hoy resulta que algunos imberbes pretenden tener más méritos que los que durante veinte años lucharon. -(aplausos y otros nuevamente le contestan con canticos: “¡Qué pasa, qué pasa, qué pasa, general, está lleno de gorilas el gobierno popular!”)-"...Por eso compañeros, quiero que esta primera reunión del Día del Trabajador sea para rendir homenaje a esas organizaciones y a esos dirigentes sabios y prudentes que han mantenido su fuerza orgánica,…(aplausos) y han visto caer a sus dirigentes asesinados, sin que todavía haya sonado el escarmiento... Compañeros, nos hemos reunido durante nueve años en esta misma plaza, y en esta misma plaza hemos estado todos de acuerdo en la lucha que hemos realizado por las reivindicaciones del pueblo argentino. Ahora resulta que, después de veinte años, hay algunos que todavía no están conformes de todo lo que hemos hecho… -(Aplausos unos, y otros le contestan con estos cánticos: “¡Rucci traidor, saludos a Vandor! - ¡Qué pasa, qué pasa, qué pasa, general, está lleno de gorilas el gobierno popular! - ¡Montoneros, Montoneros, Montoneros!”) -(Se oyen más cánticos en respuesta: “¡Si este no es el pueblo, el pueblo donde está! - ¡Conformes, conformes, conformes, general, conformes los gorilas, el pueblo va a luchar! En este momento comienzan a retirarse las columnas de Montoneros y Juventud Peronista)-...Compañeros, anhelamos que nuestro movimiento sepa ponerse a tono con el momento que vivimos. La clase trabajadora argentina, como columna vertebral de nuestro movimiento, es la que ha de llevar adelante los estandartes de nuestra lucha. Por eso compañeros, esta reunión, en esta plaza, como en los buenos tiempos debe afirmar decisión absoluta para que en el futuro cada uno ocupe el lugar que corresponde en la lucha que, si los malvados no cejan, hemos de hacer... -(Siguen los cánticos: “¡Conformes, conformes, conformes, general, conformes los gorilas, el pueblo va a luchar! - ¡Aserrín, aserrán, es el pueblo el que se va!”, y continúan retirándose las columnas)-...Compañeros, deseo que antes de terminar estas palabras lleven a toda la clase trabajadora argentina el agradecimiento del gobierno por haber sostenido un pacto social que será salvador para toda la República... -(Siguen los cánticos: “¡Conformes, conformes, conformes, general, conformes los gorilas, el pueblo va a luchar! - ¡Aserrín, aserrán, es el pueblo el que se va!)-Compañeros, tras ese agradecimiento y esa gratitud puedo asegurarles que los días venideros serán para la reconstrucción nacional y la liberación de la nación y del pueblo argentino. Repito compañeros, que será para la reconstrucción del país y en esa tarea está empeñado el gobierno a fondo. Será también para la liberación, no solamente del colonialismo que viene azotando a la República a través de tantos años, sino también de estos infiltrados que trabajan de adentro, y que traidoramente son más peligrosos que los que trabajan desde afuera, sin contar que la mayoría de ellos son mercenarios al servicio del dinero extranjero... -(Continúan los cánticos: “¡Aserrín, aserrán, es el pueblo el que se va!”, y siguen retirándose las columnas)-Finalmente compañeros, deseo que continúen con nuestros artistas que también son hombres de trabajo; que los escuchen y los sigan con alegría, con esa alegría de que nos hablaba Eva Perón, a través del apotegma de que en este país los niños han de aprender a reír desde su infancia... -(Más cánticos mientras se retiran: “¡Aserrín, aserrán, es el pueblo el que se va!”)-Queremos un pueblo sano, satisfecho, alegre, sin odios, sin divisiones inútiles, inoperantes e intrascendentes. Queremos partidos políticos que discutan entre sí las grandes decisiones...No quiero terminar sin antes agradecer la cooperación que le llega al gobierno de parte de todos los partidos políticos argentinos... Para finalizar compañeros, les deseo la mayor fortuna, y espero poder verlos de nuevo en esta plaza el 17 de Octubre... JUAN DOMINGO PERÓN


Por primera vez en la historia Juan Perón hizo lo que jamás soñó: insultó y cargó contra miles de sus partidarios. Por primera vez en la historia miles de peronistas hicieron lo que jamás imaginaron: desairaron a su líder, abandonaron la plaza de los grandes atardeceres de gloria y dejaron a sus espaldas un hueco que no llenó nada ni nadie.

El 1� de mayo de 1974, hace treinta años, con dos palabras, "imberbes" y "estúpidos", Perón rompió lanzas con aquella "juventud maravillosa" a la que encomiaba en todo desde el exilio y que, desde finales de los años sesenta se había convertido en protagonista de la resistencia que luchó durante dieciocho años por devolverlo al país. Pero una cosa era el exilio y otra el poder. Nadie mejor que Perón sabía de estas cosas.



Aquellos jóvenes encolumnados detrás de lo que llamaban, con desparpajo y encanto, "la gloriosa JP", o miembros activos de la guerrilla "Montoneros" parecían no comprender lo que Perón tenía claro: había que gobernar la Argentina, y no decirle a Perón cómo gobernar.

Amigo de las parábolas, el General lo había puesto blanco sobre negro con una de aquellas célebres sentencias suyas hechas de cemento armado: "No es hora de gritar 'La vida por Perón' Es hora de defenderlo", había dicho en un intento por disciplinar a los díscolos.

Los díscolos habían soñado un Perón revolucionario. Era un sueño apenas del que despertaron con la celeridad y el candor de los veinte años, para acomodar las ilusiones en el rellano desahogado que le adjudicaba al Presidente las cualidades estratégicas de Aníbal. Pero no soportaban el giro a la derecha de un peronismo al que también soñaban diferente, ni a José López Rega, el poderoso ministro de Bienestar Social al que le adjudicaban, con razón, intenciones y acciones criminales. Y tampoco a la vicepresidenta, María Estela Martínez de Perón, en quien intuían un quimérico deseo de parangonarse con la mítica Evita.



En aquel 1974 la Argentina era un vendaval. Quien lo vivió, lo sabe. El acto del 1� de mayo no fue sino la ratificación de una decisión tomada por Perón mucho antes, tal vez el día de su segundo retorno al país, entenebrecido por la masacre de Ezeiza; tal vez cuando Montoneros asesinó a uno de sus hombres más fieles, el secretario general de la CGT, José Rucci; tal vez cuando los embates de la guerrilla marxista del ERP, con la que Montoneros y la JP mantenían "diferencias" sin decidirse a la ruptura total.

En aquel 1� de mayo, la ilusión de que el carisma del viejo general fuese capaz de contener en su abrazo a la izquierda peronista, a Montoneros y también a los poderosos gremios con la Unión Obrera Metalúrgica a la cabeza, estaba hecha añicos. Y la JP ya no entraba en los planes de Perón.



Para colmo, en aquella tragedia de desencuentros, la Plaza de Mayo amaneció aquel miércoles repleta de pequeños carteles aferrados a los árboles y cargados de insultos hacia Isabel Perón. Alguna vez el entonces jefe del Regimiento de Granaderos, coronel Jorge Sosa Molina, confió que aquellos insultos de papel, más los que coreaba el grueso de la JP en la Plaza, fueron los que sacaron de quicio al Presidente. El General, que rehuía hablar de sí mismo, prefería en cambio identificarse con las altas metáforas: "Cuando los pueblos pierden la paciencia, suelen hacer tronar el escarmiento", decía. Y él había perdido la paciencia.




A las cinco de la tarde Perón, desencajado, escuchó la copla zumbona que subía de la Plaza: "Qué pasa, qué pasa / qué pasa General / que está lleno de gorilas / el gobierno popular". Arrancó con su discurso y, como sabía adónde pegar, lanzó aquellos dos jirones de despecho que jamás fueron dichos en esa única frase que acogió la historia. (Ver Las polémicas...). Fue suficiente. Desolados, enfurecidos, huérfanos, JP y Montoneros dieron la espalda a Perón y dejaron la Plaza.

En aquella danza de imposibles de aquel día, Perón terminó su breve discurso con un anhelo "(...) espero poder verlos de nuevo en esta plaza el 17 de octubre." Tampoco pudo ser. El viejo General murió dos meses después.

Y ya nada volvió a ser nunca igual.




0
8
0
8Comments
      Fvril

      gracias a todos por pasar

      0
      the2fer

      Peron fue un dictador que traiciono al Ejercito, nada mas

      0
      Creedenceroh

      Perón solo fue un dictador mas del S.XX, celula populista inicial que con su muerte produjo un cancer, el Kirchnerismo

      0
      Creedenceroh

      @kikelopez2012 No defiendo a la iglesia Catolica.. lo mencione como mero dato historico... o no fue si? No tapemos la verdad historica x el simple modo de que no nos combiene... ataco al clero, y listo, yo me pregunto no? Fue Perón positivo para la Historia Argentina? o trajo mas consecuecias negativas?

      http://1.bp.blogspot.com/-4tGx8OBOvls/UAdklELoudI/AAAAAAAAwWw/6lPjNrUrNGY/s1600/cavallo-kirchner1.jpg

      0
      pinchagarcha

      el pionero de la demagogia en este pais..idolo total, y asi estamos hasta las manos de planes y de fabricar clase baja para comprar con mas planes y que el circulo vicioso se siga profundizando.por lo menos lo hubieras puesto al montoyiyo para cortarle la mufa al post

      0
      renegau33

      gracias a peron nuestra clase obrera no se contamino con el germen del marxismo como en europa o rusia. los planes, la vagancia..eso es de tiempos modernos, en aquellos años eramos un pais con cultura de trabajo

      0
      pinchagarcha

      @renegau33 peron le dio derechos a los trabajadores,ok. Lo hubiera hecho cualquiera porque se dio asi en muchos lugares del mundo, asi como el voto femenino en su momento fue algo impulsado por el contexto y el momento historico y no por merito peronista. Por otro lado el mismo peron fue el que le movio el piso al unico presidente desarrollista, Arturo Frondizi, que si hubiera tenido su oportunidad hoy seriamos un pais industrial

      0
      renegau33

      a los montoneros los creo la armada, no nos vengan con el cuentito de gorila y peronistas y la campora y los desaparecidos

      0
      davofog

      lopez rega

      0
      Fvril

      jejeje

      0
      davofog

      falta que escriba este post el brujo......

      0
      Fvril

      no lo conozco

      0
      Fvril

      gracias por pasar!

      0