Canales populares

Ramones e infancia

Uno arrastra pocas cosas de la niñez. En cuanto a gustos, solo algunos de ellos avanzan junto con la edad y otros van quedando en el camino, formando parte de una nostalgia cariñosa. En realidad, supongo que es algo propio de la madurez; no podemos estar toda la vida idolatrando a MacGyver como cuando teníamos ocho o nueve años. Lo que antes nos parecía fabuloso y fantástico hoy nos resulta un tanto “tonto y previsible”. Seguramente porque en la niñez, a menos que seamos niños prodigio, lo que consumíamos era algo de fácil digestión. No conocí chicos de nueve años que disfrutaran viendo películas de Costa-Gavras, tampoco conocí infantes que escucharan a Charlie Parker, Mahavishnu Orchestra, Dream Theater o Zappa.

Nuestro mundo (el de la niñez) era algo simple, demasiado simple como para andar cuestionándolo; así que tampoco conocí chicos que se interesaran en Marx, Gramsci, Chomsky, Nietzsche o Kropotkin. Más bien, era un continuo camino ocioso. En ningún recuerdo de mi infancia está ubicado el estudio, ni los manuales de colegio, ni trabajos prácticos, ni nada de eso. De hecho, creo que de todas las personas con las que he hablado de la niñez , ninguna de ellas me hizo mención al estudio o a la tarea. Todas esas personas recuerdan su infancia como una etapa plagada de juegos en la calle, televisión, dibujitos animados, historietas, figuritas,fútbol y demás. En mi caso es igual, solo que le añado el gusto por la música y mas precisamente por los Ramones.



Fue y es el único grupo que me permite escuchar su música con un dejo de nostalgia por haberme acompañado desde los 8 años , mezclado con un amor inquebrantable y un apego total a sus canciones que perdura hasta el día de hoy; y como viene la mano, supongo que hasta siempre. Volviendo a lo que decía al comienzo, en la niñez buscamos cosas de fácil digestión: si queremos leer una historieta, no leeremos Watchmen; si queremos mirar una peli, miraremos La historia sin fin… y como me interesaba la música, iba a optar por el camino simple: Ramones
Tal vez, mi elección por los Ramones no haya sido casual. En casa se escuchaba mucho Beatles, mucho Creedence, mucho Stones de la primera época; el camino a seguir dentro de esa simpleza eran los Ramones. Canciones cortas, fáciles de digerir y como consecuencia, fáciles de recordar.



Tener un primo mucho mayor que yo, que en su adolescencia escuchaba punkrock, me facilitó el acceso a varios casetes de los Ramones. No había posibilidades de sentirse defraudado con la música; todos los discos sonaban prácticamente igual. Abría la casetera para sacar “Leave Home”, ponía “Rocket To Russia” y prácticamente era lo mismo. Los entendía, asimilaba fácilmente sus canciones, no se iban por extraños vericuetos de rock progresivo que a mi corta edad no hubiera tolerado. Sus canciones simples no requerían de mí otra cosa que no fuera divertirme, cantar y simular que tocaba la guitarra con una paleta de madera. Iban directo al grano, como Palermo que con su rusticidad torpe siempre tiene la chance de meter un gol; así es la música de Ramones: Rústica, simple…pero siempre al ladito del arco para meterte un gol. Si bien en los discos de Ramones no todas son canciones “divertidas”, cuando le llegaba el turno a un tema rabioso como “Now I Wanna Be A Good Boy” o “ Commando”, servía para hacer catarsis infantil, pre-adolescente; lo cual también era muy divertido. Era imposible no pasarla bien escuchándolos.

Es imposible no pasarla bien...


http://www.youtube.com/v/5Rqj_1YKKR0
link: http://www.youtube.com/watch?v=5Rqj_1YKKR0
0
0
0
0No hay comentarios