Check the new version here

Popular channels

Review Tortugas Ninja

Tortugas, mutantes, ninja y además adolescentes… si hay que ser honestos, no hay forma de sacar una buena historia de esa premisa. No es de sorprenderse que la gran serie que nos acompañó en la infancia no tuviera una buena entrega en cine (entre tres ‘live action’ y una película animada). Esta versión, dirigida por Jonathan Liebesman no es la excepción, pero entre su maldad cuenta con aspectos interesantes y entretenidos que van a hacer que pase un tiempo divertido en la sala de cine, o en su sofá cuando llegue al cable o a Netflix.
¡Cowabunga!

‘Teenage Mutant Ninja Turtles’ cuenta la historia de un experimento de laboratorio que modifica genéticamente a una rata y cuatro tortugas. La rata aprende ninjutsu, y luego les enseña el arte marcial a sus ‘hijas’. Mientras tanto, Nueva York está siendo saboteada por un misterioso grupo de villanos conocidos como Foot Clan, liderados por un samurái poderoso llamado Shredder. Una reportera joven aparece y desata la relación entre Foot Clan y las Tortugas Ninja.

Se los dije, no esperen mucho de la historia. El villano que quiere controlar el mundo, la damisela en peligro y los héroes que salvan el día… lo de siempre. Pero la entrega, más que quedarse en una película de acción y explosiones, fue directo a lo que la serie de televisión siempre fue: referencias a la cultura popular.

El trabajo de los guionistas en este aspecto logró que el público se entretuviera, y que cuando se hacía un chiste de ‘Harry Potter’, ‘Batman’ o hasta ‘Lost’ hubiera alguien que se riera. Las referencias estaban muy ligadas a todo lo que está ocurriendo desde el 2000. Pero por la misma razón, cuando se hacían guiños a la serie de los noventa (como la canción de inicio de la serie por el ‘Heroes in a Half Shell’), todo fallaba y la gente no entendía. Además, eso se notó muy forzado para que los que recordamos aquellas referencias nos riamos, pero la reacción siempre es un gran o_o.

El nivel técnico es otra historia. Lo que debieron ser ventajas de realización hacen que se dañe mucho la experiencia. Pero comencemos con lo bueno: cuando alguna de las tortugas está en primer plano la animación es impecable, y la escena de la avalancha está muy bien hecha. Más allá de esto, la dirección de fotografía y de arte no fue sorpresiva ni interesante. Por el contrario, mantuvo los clichés: laboratorios con verde, lugares ‘orientales’ con naranjas cálidos, subterráneos fríos, etc…




Por el otro lado: la música no para, o no se siente que pare. Aunque en momentos cuadra con el ritmo de la escena y emociona, en su mayoría es un ruido molesto que está para que sintamos que ocurre algo. Además, los efectos especiales y el CGI (que debieron ser impecables) fueron la gran falla. Cada vez que la película entraba en una escena de acción, la calidad de animación disminuía, las tortugas –que se mezclan muy bien cuando están quietas en la escena, o en un primer plano– se volvían de plastilina brillante y eso hace pensar que todo el presupuesto se fue a la escena de la avalancha.


Los efectos especiales y el CGI fueron la gran falla


En cuanto a la edición, como es usual en este tipo de películas, hubo muchos cortes que buscaban generar un ritmo más rápido. Las escenas de acción están llenas de movimiento y golpes, y sonidos de bolsas de carne y espárragos. Y muchos, muchísimos ‘flares’ digitales, que se vuelven muy molestos. Esto le causa otro lío a Liebesman: todos salen de la sala hablando de Michael Bay.

Como sabrán, el director de ‘Transformers’ fue el productor de la película, y parece que la consigna fue: ‘te dejo dirigir, pero debe parecer mí película’. El sello de este director no se separa del de Bay: muchas explosiones y confusión visual. El resultado es otra producción que se siente mediocre, y la sensación al final es: ‘¡meh!, no fue tan mala’.


La media concha


El trabajo de personajes fue interesante. Lo más notorio fue ver que estas nuevas tortugas son diferentes a las que conocíamos. Nuestra generación extrañará el estilo caricaturesco; pero el niño que estaba sentado a mi lado no paraba de decir lo asombrosas que se veían. Probablemente, cuando hagan un ‘re-reboot’ en un futuro, el ‘pelao’ va a reaccionar igual que lo hicimos nosotros.

Las tortugas ya no son caricaturas


Entre las cosas buenas, hay que decir que el doblaje de las tortugas fue impecable. Cada una se caracterizaba a su modo, y gracias a eso el espectador construye empatía con los personajes tridimensionales. En especial, la voz de Noel Fisher como Michelangelo va a causar que muchos se rían de las bobadas que dice a cada rato.

Las tortugas fueron presentados con la onda cómica de siempre, de sus chistes alrededor de la pizza y de sus habilidades marciales, pero siempre con un tono de respeto y aprendizaje cuando se habla del camino ninja. En varias escenas se ve un toque muy humano en el comportamiento que tienen, pero nunca se olvida que son mutantes, y cada cierto tiempo sacan al máximo su poder superdesarrollado.




Tal vez lo que más extraña es que la proporción de los villanos en pantalla no es como debería. A Shredder (Tohoru Masamune) no se le da mucho tiempo en pantalla, solo en la escenas de pelea. El rol de villano científico de William Fitchner –ojo que el tráiler daña el misterio de su personaje– queda inconcluso y se limita a ser un personaje que solo llena huecos en la trama. Y el personaje interpretado por Minae Noji sí recibe mucha cámara, pero no tiene importancia porque no dice nada relevante. Además, la vencen muy fácil en todas las peleas y tiene primeros planos muy largos donde mira con odio a los protagonistas, pero no hace nada.




Por demás, Megan Fox está para cumplir su rol: ser una vieja que está muy buena. Aunque en esta ocasión está más vestida que en su rol de ‘Transformers’, hay muchas escenas donde la cámara actúa en función de enfocar su cuerpo. Es tan obvio que, incluso, hay varios chistes alrededor de estos planos dentro de la película.

Megan Fox está para cumplir su rol: ser una vieja que está muy buena


¿Palomitas de maíz o en microondas?

Como es usual, si van a cine no pierdan su dinero pagando el 3D, pues no hay nada que lo justifique. Por otro lado, es una película cuyo enfoque es meter a los niños a la nueva generación de tortugas presentada en la caricatura de Nickelodeon, por lo que está llena de humor y acción editadas para que los menores de 18 años puedan entrar al cine.

Sin embargo, la cinta no justifica comprar una boleta. Su trabajo técnico es comparable a películas para televisión al estilo ‘Sharknado’. Es una película buena para pasar el ‘desparche’, reírse por referencias a otras películas de acción y entretenerse con las bobadas de Michelangelo y sus chistes de doble sentido. No esperen ver algo que les vaya a estallar la mente.


Veredicto 2.5/5

Conoce mas informacion acerca de esta pelicula en:
0
0
0
0
0No comments yet