Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?

1. Todo nos fascina.
Si nos dan a elegir ciencia o arte, elegimos ambos. Nos encanta crear y dar vida a nuestras creaciones; a pesar de ser más de ciencias siempre nos gustó dibujar y tocar música; a pesar de ser más de artes siempre nos gustaron las matemáticas y la lógica. A veces nos sentimos desplazados frente a este mundo unidireccional en el que no importa cuántas cosas se te den bien, si no cuan bien se te da una única cosa.



2. Estamos rodeados de idiotas.
Continuamente vemos los accidentes desde lejos, sabemos lo que va a ocurrir por que es evidente para nosotros. Y como abramos la boca, ¡pobres de nosotros!, no nos creerán hasta que ocurra... Y cuando ocurra nos tacharán de culpables y nos preguntarán porqué no hicimos nada. Al final es más sencillo cerrar la boca y dejar que las cosas pasen.


3. Somos conscientes.
Jamás nos hemos tapado los oídos o los ojos por ignorar lo que no queremos saber, preferimos retorcernos ante nuestra propia desgracia que vivir ignorantes y felices, pues la ignorancia y la felicidad son antónimos para nosotros, el simple hecho de saber que no sabemos algo nos inquieta y nos mueve en pos del conocimiento y del descubrimiento.



4. Nuestra mente siempre está abierta.
Aunque disfrutemos de las festividades con nuestra familia y amigos, no compartimos ese espíritu tradicional de nuestros mayores, no idealizamos los "viejos tiempos" y lo que realmente nos mueve es el ansia de descubrir el futuro, sea como sea. No nos importa que la gente de nuestro alrededor forme familias alternativas, no nos exalta la conducta de nadie por mucho que difiera del estándar de vida tradicional, nos gusta que la gente sea libre para hacer lo que le haga feliz.



5. A menudo no aceptamos un NO por respuesta.
Queremos hacer algo y nos dicen que no. ¿Porqué no? Pues porque no. ¡Que absurdo, necesito argumentos lógicos! En realidad no es que no aceptemos un No, sino que necesitamos conocer las razones por las cuales se llega a esa conclusión. La gente cree que al preguntar estamos llevando la contraria y lo que queremos realmente es estar informados. Aunque lo más probable es que acabemos haciendo lo que nos da la gana y provoquemos un problema sin darnos cuenta. ¡Todo esto se podría haber evitado si nos hubiesen dicho porqué no debíamos haberlo hecho desde un primer momento!



6. Nacimos siendo ancianos y jamás dejaremos de ser jóvenes.
Nuestra imaginación es vívida, durante la vida la vamos desarrollando y cultivando: todo lo contrario a lo que hace la gente de a pié, que poco a poco va perdiendo la imaginación hasta convertirse en ancianos cascarrabias que solo saben recordar tiempos pasados, pues temen al futuro. Y a diferencia de los artistas locos, aprendemos de nuestra experiencia y nuestras locuras siempre tienen un propósito. Necesitamos darle una vuelta de tuerca más a todo.



7. Nos dicen que somos un desastre.
Siempre con todo desordenado, fuera de sitio, tus padres no te dejaban traer visitas de lo desordenado que estaba tu cuarto. Pero somos así, la gente CREE que somos desordenados, a pesar de que siempre todo está en su lugar, somos capaces de encontrarlo todo dentro de nuestro desorden y nada nos confunde más que qué venga alguien y "ordene" nuestras cosas. ¡Todo estaba bien como estaba antes!



8. ¿El mundo está mal o somos nosotros los que estamos mal?
Alguna vez alguien se da cuenta de nuestra genialidad y nos sentimos elogiados, pero la mayor parte del tiempo no somos genios, solo extraños personajes que duermen mal, que no tienen amigos y que se odian a si mismos. Sí, es cierto, hacemos cosas que la mayor parte de gente no podría, pensamos distinto, pero en el fondo nos sentimos solos por que la gente no nos entiende. Dudamos profundamente de si somos mejores a la gente que nos rodea o si, simplemente, este mundo no es para nosotros.



9. Nos horroriza que el sexo sea un tema tabú.
Somos tan raros que lo más probable es que jamás encontremos a alguien que nos complete intelectual y emocionalmente, a causa de eso, nos vemos obligados a evitar el sexo. No es que no queramos desahogarnos, lo necesitamos, somos personas, pero parece que tengas que casarte con alguien por un orgasmo, o que, por lo contrario, la única forma de hacerlo sin compromiso sea teniendo relaciones con completos desconocidos. Si la gente fuese un poco más abierta todo nos iría mejor. Por suerte podemos masturbarnos y eso es algo que nadie nos puede arrebatar.



10. Odiamos los roles.
Ya sean de género o de cualquier otra cosa. La gente es superficial y prejuiciosa, su primera impresión lo es todo, y esa primera impresión se basa en la imagen que tenemos, nunca en nuestras palabras o nuestros actos. Las personas que sabemos ver más allá siempre le damos una oportunidad a todo el mundo antes de juzgar su imagen, no entendemos porqué debería ser distinto.


Si estás de acuerdo con los 10 puntos anteriores, tengo que darte una mala noticia: eres un genio. Tu vida, ni es, ni jamás va ha ser fácil, siempre vas a tener mucha más gente en contra que a favor, y a diferencia de las personas ignorantes, tu siempre dudarás de si llevas la verdad, pues nada te aterroriza más que vivir en la mentira. Pero escúchame: jamás te rindas, no tienes por que vivir [email protected] a un mundo que solo te quiere si estás [email protected] y [email protected]
Un nuevo mundo se desplegará si luchamos por crearlo, jamás olvides que este es tu cometido en la vida y que de ti dependemos todos. Prométeme que jamás te rendirás y lucharás con todas tus fuerzas para hacer de esa "utopía" una realidad.