Canales populares

10 Mitos sobre el Veganismo




1. La Comida Vegana es Cara.


Habría primero que preguntarse en comparación a qué. Si hablamos de comida chatarra, posiblemente un pancho de cinco pesos sea más barato en apariencia. El costo a la salud, sin embargo, es distinto. Con el continuo consumo de carne chatarra se desperdiciará tiempo y dinero en doctores, estudios médicos, escarbando en las farmacias en busca de remedios para la indigestión y el colesterol...

La segunda pregunta que surge es si la comida vegana es realmente mas costosa al compararla con el consumo de productos animales. Simplemente, no, especialmente en la Argentina. Basta con comparar el gasto de carnes y el de verduras y frutas.

Y no vamos a hablar sobre los gastos ambientales de la producción de productos de origen animal (Ver-La Verdad sobre el Vegetarianismo)




2. Si se ocupan de los animales, no se ocupan de las personas.

Ésta es una dicotomía falsa que surge de una perspectiva absolutista. Si pensamos en términos de "esto" o "aquello", entonces es natural llegar a la conclusión de que, si nos ocupamos de unos nos desentendemos de los otros. Personas compasivas son personas compasivas. ¿Una persona que patea a su perro es más compasiva hacia otros seres humanos que una persona que no lo patea? No prendemos y apagamos nuestra empatía y no nacemos con una capacidad limitada a sentir compasión. ¿Como puede pensarse que la compasión y la empatía deben ser medidas y fraccionadas? ¿Como puede considerarse negativa la predisposición de una persona a actuar en defensa de otros?





4. Si no sos un "hippie" tu punto es inválido.

El mundo no es perfecto. La vida se mantiene en un sistema violento en el que los unos explotan a los otros. Hay ácidos derivados de animales en las ruedas de los autos. Si no conducís, lo vas a encontrar también en las ruedas de las bicicletas. La gelatina se utiliza en las películas no digitalizadas que muchas personas todavía ven. ¿Los hermosos libros sobre veganismo? Posiblemente sus hojas contengan pegamento.

Todos vivimos en un mundo al cual no creamos y depende de cada uno de nosotros el convertirlo en algo diferente. La razón por la que hay componentes derivados de animales en tantos objetos de uso cotidiano se debe a la noción de que los animales son nuestros para hacer con ellos lo que nos parezca. Y, como la gente se los come, lo mejor es vender hasta el ultimo pedazo de sus cuerpos para hacer plata.

El veganismo es un primer paso para crear un mundo donde unos no sean explotados en beneficio de otros.




5. Nunca ha habido una cultura vegana.


Nunca existió el cristianismo antes de la Cristiandad. Nunca existió el feminismo hasta que determinadas pioneras lo crearon. Nunca hubo un movimiento ecologista hasta que las personas lo iniciaron. No estamos limitados por el pasado. Por suerte, nos definimos a nosotros mismos. Mientras que aquellos atados al pasado continúan sacando excusas ilógicas, los veganos están creando activamente una nueva cultura de cuyos beneficios puedan beneficiarse futuras generaciones.



6. Si el mundo se hace vegano ¿que hacemos con todos los animales que no se usarán para consumo?


El mundo no se hará vegano de un día para otro. Es un cambio que, de lograrse, será gradual. Podemos suponer que sin inseminación artificial, hormonas y respetando los ciclos reproductivos de los animales la densidad demográfica disminuirá. Muchos de los animales cautivos en corrales, jaulas y fábricas serán liberados y entraran en el ciclo natural vida/muerte (sea por depredación o enfermedad). Debería considerarse los mismos factores de control poblacional implementados en otros animales domésticos como perros y gatos (castraciones, por ej.)



7. Los veganos demandan producción de Soya, la cual destruye el ambiente!


¿Saben quien es en realidad el responsable de los monocultivos de soja? Los omnívoros que consumen los billones de animales criados por la Industria Cárnica que son alimentados con los granos de soja. Si estas realmente preocupado por las implicaciones ambientales de la producción sojera, simplemente convertite al veganismo. Además, al contrario de la opinión popular, los veganos no vivimos de milanesas de soja y tofu.



8. La vida de una vaca y un tomate valen lo mismo.


Un animal tiene venas y arterias. Los vegetales no. Los animales tienen sistema nervioso. Los vegetales no. Los animales tienen espina dorsal con millones de terminaciones nerviosas. Los vegetales no. Los animales tienen un cuerpo diseñado por la selección natural para evitar el dolor y el sufrimiento. Los vegetales no (¿cual sería el punto de sufrir si no pueden moverse para evitarlo?) Los animales tienen cerebro. Los vegetales no.

Los animales de granja son inseminados forzosamente. Las plantas de cultivo no. Los animales tienen crías que les son arrebatas, una acción que conlleva un gran sufrimiento por ambas partes. Las plantas no. Los animales son mutilados, sin anestesia a pesar de sentir dolor. Las plantas no. Los animales han demostrado capacidad de entablar lazos emocionales entre ellos, las plantas no. Uno demuestra capacidad de sentir dolor físico, el otro no....

Los animales sangran, gritan, se retuercen de dolor. Igualar a los animales y los vegetales en relación a su capacidad de sufrir demuestra lo irracional y condescendientes que pueden ser algunas personas para justificar sus hábitos alimenticios.



9. Nuestros cuerpos evolucionaron para consumir carne.


Hay mucha evidencia que lo contradice. Nuestros dientes están diseñados para masticar en lugar de desgarrar, nuestras bocas y quijadas son pequeñas y sin colmillos, no tenemos garras y nuestros intestinos son mas similares a otros simios herbívoros. Evitemos un debate innecesario, sin embargo. Se ha comprobado que somos capaces de mantener una vida saludable sin consumir productos de origen animal. No estamos atados a los procesos evolutivos.



10. Los pueblos originarios mostraban su respeto y gratitud al consumir carne. Hay que hacer lo mismo.


Algunas tribus originarias también abandonaban a una muerte segura a sus enfermos, heridos y discapacitados. Los hacían pasar hambre cuando no había suficiente comida. Hacían sus necesidades en agujeros, vivían en cuevas o chozas y se partían la cabeza unos a los otros en la guerra. ¿Cuantos hábitos que suponemos exclusivos y propios de "pueblos originarios" vamos a mantener? ¿Mantenemos solo aquellos que sirven para justificar hábitos autocomplacientes?

Hay que demostrar respeto y gratitud sin matar de manera injustificada. Vivimos en tiempos distintos y las costumbres y muestras de respeto deben ser acordes al tiempo en que vivimos.


Nota Original: Vegan Feminist Agitator
Vegan Review


Otras Notas de Interés: La Verdad sobre el Vegetarianismo
Porqué ser vegetariano puede matar más Animales que no Serlo
0No hay comentarios