Popular channels

Algunas verdades y mentiras sobre el consumo de mate.



Para muchos uruguayos, el mate es mucho más que una bebida. Es un compañero de ruta inseparable, motivo de reunión entre amigos o compañeros de trabajo y símbolo cultural. Nuestro país ostenta el récord mundial en el consumo de esta infusión con 119 litros de mate per cápita al año, seguido de cerca por Argentina con 100 litros por persona anuales. Mucho se dice sobre los beneficios y daños que puede causar la ingesta de esta tradicional infusión. ¿Qué hay de cierto en ellos? Para ayudarte a descubrirlo, te presento algunos mitos y verdades sobre el consumo de mate.







Hace bien: VERDAD.
Tampoco se sabe con detalle las propiedades del mate y los beneficios que le puede aportar al cuerpo.
Es de popular conocimiento que es un gran aliado de las dietas pero lo que no se sabe es que facilita la diuresis; es antioxidante; ayuda a reducir el colesterol -baja el colesterol LDL o colesterol “malo”, a la vez que promueve el aumento de colesterol HDL o colesterol “bueno”; y es un energizante natural, característica por la cual es muy tenido en cuenta en el mundo.

Todas las yerbas mate son iguales: FALSO.
“Elaborar yerba mate es un verdadero arte, es como elaborar un buen vino”, explicó Trapaga.
Cada vez hay más investigaciones y se genera más conocimiento en torno al mate por lo que con el pasar de los años, lejos de quedar en el olvido, se diversificaron las variedades de yerbas según los gustos y necesidades del consumidor. Ahora, se pueden encontrar variedad de propuestas: mate con prebióticos, que ayudan a mejorar la salud del sistema digestivo; “relajante” con menor cantidad de mateína, que actúa como estimulante o, al revés, con mayor cantidad del compuesto, lo que se le dice una yerba “energizante”.

El mate se cura dejando la yerba húmeda en su interior por tres días: FALSO.
En realidad el correcto proceso de curación dura como mínimo dos semanas y el mejor recipiente es el que está hecho con calabaza.
Se debe llenar con yerba ¾ partes de su capacidad, agregarle agua a temperatura correcta (no debe superar los 85 grados de temperatura) y una vez humedecida la yerba, dejarlo estacionar unas 12 horas.
Luego, se saca con una cuchara y se raspa para retirar los restos de calabaza. El mismo proceso se hace durante quince días, ya que un mate mal curado provoca un sabor amargo en la infusión.

Las bombillas no hay que curarlas: FALSO.
Cuando se compra una bombilla lo ideal es “desinfectarla” colocándola en una olla con agua hirviendo y una cucharada de bicarbonato de sodio durante unos 20 a 30 minutos.
Luego, se enjuaga en un chorro de agua fría. Este proceso es ideal para mantenerla higiénica ya que gracias a este proceso, se desprenden los restos que quedan en el interior. Se aconseja hacerlo cada 15 días.

El agua de mate no se debe hervir: VERDAD.
Si se deja hervir pierde oxígeno por lo que pierde las propiedades que hacen que se sienta el sabor a la yerba y, además, la quema. Si se superó el punto de ebullición lo ideal es cambiar el agua.

El verdadero mate se bebe amargo: VERDAD.
En realidad es la mejor forma de sentir el sabor a la yerba. Tanto el azúcar como el edulcorante tapan sus componentes; lo mismo ocurre con el café. En cambio, sí se lo puede acompañar con cascaritas pero deben ser colocadas en el momento.

El mate no tiene propiedades nutritivas: FALSO.
Este mito es falso, ya que son varios los estudios que han demostrado que el mate aporta vitaminas B1, B2, más de diez tipos de aminoácidos, hierro, magnesio, sodio y potasio.

El mate contribuye a la pérdida de peso: FALSO.
Si bien existe la creencia de que el mate sirve para adelgazar, este mito es falso. No obstante, es útil para incluirlo como infusión que forme parte del desayuno o la merienda.

El mate es suficiente desayuno: FALSO.
Sea cual sea la bebida que elijas como parte de tu desayuno, siempre debes complementarla con alimentos más sustanciales como cereales, tostadas, pan, galletas o frutas.

El mate suple los dos litros de agua que debemos consumir al día: FALSO.
Debido a su efecto diurético, el mate no sirve para alcanzar los dos litros de agua que debemos consumir diariamente, según recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No debe consumirse de noche: FALSO.
Si bien la mateína posee propiedades similares a la cafeína que incrementan la actividad mental, el mate no interfiere directamente con los procesos del sueño, como suele creerse.

El mate causa celulitis: FALSO.
Aunque el café sí contribuye a la aparición de la piel de naranja, este no es el caso del mate.

Es saludable consumir grandes cantidades de mate: FALSO.
Consumir mate en grandes cantidades puede inflamar el hígado y el bazo. Además, no es aconsejable su ingesta en caso de sufrir problemas articulares, como artritis, artrosis, dolores óseos o reuma.

El mate funciona como laxante: VERDADERO.
En este caso el mito es verdadero y la infusión es ampliamente utilizada en tratamientos agudos o crónicos de estreñimiento.

Es más saludable tomarlo amargo: VERDADERO.
Esto también es verdadero, ya que al tomar el mate amargo se evita un alto consumo de azúcar innecesario.

El mate produce acidez: VERDADERO.
Esto es verdadero y en caso de comenzar a sufrir este problema, se recomienda suspender su consumo.


Cómo preparar un buen mate (Pal que no sepa).

Se coloca la yerba en ¾ partes de la capacidad del mate, se lo agita tapándolo con la palma de la mano para acomodar sus ingredientes y, luego, se lo ubica en su posición normal lentamente para que la yerba quede levemente hacia un costado.
Allí va a quedar un hueco en el que se le va a colocar un chorro de agua fría o tibia (nunca caliente) y se lo va a dejar reposar unos segundos para que se absorba.

Luego, se coloca la bombilla en ese espacio húmedo. Finalmente, el mate debe ser cebado en forma pausada y cerca de la bombilla.
A medida que va perdiendo sabor la yerba, se puede ir avanzando hacia el centro del mate para mantener su gusto.




0
0
0
0No comments yet