Canales populares

Amor sin Dolor - solo lleva segundos para escuchar













abre los ojos
eterno soñador
mira a tu alrededor
encanta con tu magia
a mi sombrío alrededor
apaga aquella extraña
luz de mi mirada
enciende e fuego en mi interior
revive lo que ya se murió
amor, amor
porque es tan cruel amor?
déjame mirarte
y calla el fuego
en mi interior
no dejes que me enamore, no
no dejes que me consuma
el dolor en mi interior
amor, amor
porque eres tan cruel amor?
tu que enciendes
la llama en mi interior
borra, todo rastro de dolor
calla con el silencio
estas lagrimas de aquel amor
amor, amor
que estas haciendo amor?
que es el amor
si no existe fuego entre dos?
que es el amor si no hay dolor?










 

Hay que pensar para hablar, y no hablar para después pensar





Hay veces que : todos hemos caído en el error de decir algo, que puede herir, ofender o causar un gran problema, no solo a otras personas, sino que se convierte en problema para nosotros mismos, por no tener la madurez necesaria para pensar antes de decir algo que pueda ser ofensivo y que le cause a otra u otras personas un enojo en contra de nosotros y con toda razón.
Es muy importante que como personas adultas pensemos antes de decir algo hiriente porque cuando recapacitemos será demasiado tarde. Creo que si no podemos decir algo bueno de alguien es mejor no decir nada; y si tenemos la confianza de hacerlo es decir primero lo bueno, las virtudes que tienen y luego con toda madurez decir los defectos o el error que ha cometido.




En ocasiones por rencor ensuciamos el nombre de otras personas, esto es aún más asqueroso, porque simple y sencillamente nos impulsa ese sentimiento. Es más importante reconocer aunque nos moleste, que ese alguien tiene virtudes las cuales en lugar de atacar nos puede servir para ser mejores seres humanos.
Siempre he dicho que lo malo de otras personas debe servirnos de ejemplo para no hacerlo. En cambio, hay tantas personas con virtudes que pueden sernos útiles para mejorar nuestras relaciones humanas.
En ocasiones reprendemos a nuestros hijos por decir algo en un momento inoportuno, pero no pensamos que son lecciones que han recibido de nosotros.
Es importante que si no podemos hacer un bien a alguien, no cometamos el error de hablar mal, acusarlo; primero hay que ponerse en los zapatos de nuestros semejantes.
No olvides: Hay que pensar para hablar, y no hablar para después pensar





" No es tan dificil ponerse a pensar un rato , segundos , en lo que vas a decir " , No te parece?















0No hay comentarios