About Taringa!

Popular channels

Aprende a prevenir y corregir una mala postura corporal








Aprende a prevenir y corregir una mala postura corporal



Las malas posturas corporales pueden ser causadas por un trabajo que nos exige mantener cierta postura durante el tiempo en el que estemos en actividad o por problemas en nuestra columna vertebral. Cualquiera sea el caso, es perjudicial para tu salud y, mientras más tiempo la tengas, más difícil será remediarla.
En primer lugar, las malas posturas generan molestas en principio y, a la larga, se convierten en dolores crónicos que nada puede calmar. Por eso, es importante prestarle atención a cómo nos sentamos, cómo caminamos, cómo estamos de pié y comenzar de inmediato un tratamiento médico, que nos permita remediar esta situación.




1- Mala postura al sentarnos



Cuando, nos sentamos a comer, en un bar, en el sofá de la casa de un amigo en cualquier situación, debemos mantener una postura recta, sin exagerar. La postura recta se refiere a una espalda derecha y a unos hombros relajados, nada de sentarse como soldado, sacando pecho.



2- Mala postura al estar de pie



Como vemos en la imagen anterior, las posturas que se pueden adquirir estando de pie son varias, pero sólo una es la correcta y la que no perjudica nuestra salud física. Lo recomendable es imaginar que una línea recta traspasa nuestro cuerpo, sosteniéndolo de forma correcta.



3- Malas posturas al llevar mochilas



Los niños son los que más se perjudican, sobre todo, porque a diario deben llevar al colegio diversos materiales de estudio que hacen de la mochila un elemento pesado. La mejor forma de llevarla es no inclinando el pecho hacia adelante. Algunas mochilas vienen con un cinto, que se coloca en la cintura y no permite que el cuerpo se incline.



4- Malas posturas al levantar diferentes elementos



Cuando nos agachamos a levantar ciertas cosas que están en el suelo, solemos hacerlo de manera incorrecta y le causamos al cuerpo diversas dolencias. La mejor forma de juntar cosas del piso es flexionando las rodillas.

Las malas posturas, un movimiento imprudente o la tensión acumulada causan dolorosas contracturas musculares y de las articulaciones que se resienten, especialmente, en la espalda.
  

La posición ideal para dormir es acostado con las rodillas flexionadas, o boca arriba con un cojín bajo las piernas. No es aconsejable dormir boca abajo, porque aumenta la curvatura lumbar.
 
En cuanto a la almohada, en ningún caso debe ser muy alta, ni demasiado dura porque produce hiperflexión y rigidez del cuello.
 
Lo ideal es una base más bien baja y lo suficientemente maleable para que se adapte a la forma de la nuca, o adquirir una almohada cervical.
 
Siempre se debe mantener la espalda recta, en contacto con el respaldo de la silla o el asiento del coche y los pies apoyados en el suelo.
 
Cuando trabajamos y estamos sentados por mucho tiempo, es necesario que hagas diversas pausas y te levantes al menos, una vez cada hora; caminar un poco y hacer movimientos suaves y lentos de hombros y cabeza.
 
Hay numerosas actividades que realizamos estando parados y que, sin soportes adecuados, pueden causar dolor e incomodidad. 
 
Al usar la computadora hay que hacerlo sin una flexión excesiva del tronco. Reeducar nuestras posturas es la clave para sentirnos bien y movernos mejor.































Fatiga visual


Hay muchos factores que atentan contra la salud de nuestros ojos: las prolongadas horas ante la computadora, televisión, tablet o smartphone,  las extensas lecturas con mala iluminación, algunas tensiones nerviosas, el estrés, etcétera.  Todo ello provoca en nuestros ojos cansancio, dolor de cabeza, pérdida de visión, malestar, ceño fruncido y vista nublada.

¿Por qué ocurre? La respuesta es simple: por contractura y fatiga de los músculos oculares, pero la solución es aún más simple: constancia y diez minutitos de nuestro tiempo para realizar unos sencillos masajes y ejercicios oculares alternadamente.
Los ojos están rodeados de pequeños músculos que debemos trabajar para fortalecerlos, haciendolos más flexibles y resistentes a la fatiga, por lo que les traemos algunos para iniciar nuestra rutina.


Ejercicios:


-Con la cabeza erguida y fija, levantar al máximo los ojos mirando hacia arriba y luego bajarlos tanto como puedas.

-Sin mover la cabeza girar los ojos a la izquierda tanto como puedas y luego igual a la derecha.

-Mover los ojos en forma circular, arriba, a la derecha, abajo y a la izquierda sin mover la cabeza, forzando siempre para hacer el circulo tan amplio y tan deprisa como puedas.

-Abrir los ojos tanto como puedas y luego cerrarlos fuertemente.

-Mira lejos al horizonte y súbitamente mira cerca, este ayudará principalmente a que enfoques.

-Mirar la luz del día (no directamente al sol), la cual puede ser una buena excusa para salir de la oficina unos minutos.

-Levantar el pulgar a la altura de la nariz y alejarlo tanto como se pueda, mirándolo fijamente mientras se acerca hasta que toque a la nariz. Concentrando la mente, el esfuerzo y la vista.

-Colocar ambos dedos índices a unos 10cm de ambos ojos. Una vez en esta posición moverlos de izquierda a derecha lentamente, mirando a un punto alejado con los dos ojos, con esto la imagen del dedo se duplicará enmarcando el objeto lejano.

-Haz con las dos manos un suave masaje por la frente y ambos ojos, mientras practicáis respiraciones profundas por la nariz con la boca cerrada. Este masaje es bueno hacerlo después de cada ejercicio. Cada uno debería repetirse de diez a veinte veces, empezando por unos pocos y aumentando cada día en la medida en que se gane fuerza.

-Después de hacer esta gimnasia ocular, relajarse y descansar en la cama o sofá, aplicándose una compresa fría en la frente y ojos durante cinco o diez minutos.




0No comments yet
      GIF