About Taringa!

Popular channels

Ataques de pánico, mi experiencia...

Bien, hoy he decidido contar esto con lo que he vivido muchos años, y que he tenido guardado como un secreto vergonzoso.

Para quienes se pregunten porqué lo hago, es con la intensión de que si alguien está pasando por esto, vea mi caso, y tome lo que le sirva de mi lamentablemente amplia experiencia.

Ayer vino una persona a mi negocio, a pedir que le imprimiera información sobre un medicamento que le recetaron. Lo ví y supe que estaba pasando por lo mismo que yo pasé.

Vi a la señora y me reflejé, hace años, con miedo e ignorante. Tristeza y decepción. Todo junto!
Y sentí tristeza, por ella, por mí y por todos los que pasan por esto.

Hice lo que me pidió y le imprimí la información.
Hablé con ella de mi experiencia y vi cómo se disminuyó un poco el miedo, y le dio esperanzas… me sentí bien por ella. Cómo hubiera deseado que alguien hablara conmigo, que me aconsejara…



Pero si mi experiencia sirve de algo, aquí se las dejo:


Mi primer ataque de pánico sucedió a los 18 años, en la universidad.
Era una época difícil para mí. Mi abuela acababa de morir, una amiga dejó la carrera y mi mejor amiga fue diagnosticada con Lupus y también desertó. Así que después de muchos días con nervios, ansiedad, soledad, y muchas tareas y exámenes, vino mi primer ataque de pánico.
Cuando no tienes idea de lo que es esto, el primero es terror. Juro que pensé que iba a morir.

Mi boca se secó, comencé a sentir dificultad para respirar, falta de aire, presión en el pecho (que hace pensar que te está dando un infarto), adormecimiento de manos, taquicardia, mareo, nauseas, y la sensación de que algo muy malo iba a pasar.
Corrí al baño de la escuela, se me nubló la vista, grité pidiendo ayuda y no había nadie (lo cual hizo que todo fuera peor).



Esto es un ataque de pánico, y con esto he vivido más de la mitad de mi vida. Pues a partir de ahí, han estado conmigo siempre, como una sombra que me sigue, y siempre me recuerda que es parte de mí.

De aquí siguió dejar la carrera, y empezar un camino largo con distintos psiquiatras y todas las drogas legales habidas y por haber.
Valium, rivotril, lexotan, prozac, lorazepam y no sé cuantos mas.



Si padeces de lo mismo te lo digo por mi experiencia… Nada de esto sirve de nada!!
Solo te anestesia de sentimientos, de emociones y vives la vida como un robot, sin alma.

Como pude regresé a la universidad y terminé mi carrera. Fue un esfuerzo más grande que el de cualquier persona, en verdad lo digo, desarrollé terror a manejar, a subirme en el transporte público, a estar entre muchas personas y a estar sola (aún me pasa).

Duré años en estos tratamientos, desarrollé agorafobia y duré más de un año sin salir de mi casa.



Hasta que mi psiquiatra me dijo que su perrita había tenido cachorros, y me regaló uno

Siempre había tenido perros, pero este era especial, este llegó justo en el momento correcto, era un cachorro juguetón y hermoso, ojos de amor y pelo de algodón. Me reflejaba en sus ojos, y ese amor que había ahí, era suficiente para levantarme temprano bañarme e intentar salir y que él conociera el exterior. Decidí dejar los medicamentos (es lo más difícil y horrible que se puedan imaginar, pero vale la pena). Fui dando pasos pequeños pero firmes, podía salir, podía llevar a “Peluche” al parque, podía reír, podía jugar con él, podía reflejarme en sus ojos feliz.
El día que fui consciente de ello, que me di cuenta que estaba mucho mejor, decidí ir a la iglesia (la verdad nunca voy, pero sentí una gran necesidad de agradecerlo), íbamos mi perro y yo, todo fue perfecto, llore y agradecí a Dios, al universo a quien sea que me haya ayudado a dar un paso más en esto. Al otro día a “peluche” le dio una embolia y murió a los 5 días.



Aún me acuerdo y lloro… me di cuenta como ese perrito traía una misión, la cumplió y se fue. Y agradezco tanto haber sido su madre humana, y saber que tengo mi angelito de 4 patas cuidándome es lo que no deja que en los días más difíciles me rinda. (Para los que han visto mis otros post, será fácil saber que a partir de aquí inició mi defensa y rescate por los animalitos).



Hasta aquí una parte de mi historia para que se dieran idea… Ahora les daré mis tips, para intentar superarlo:



Terapia psicológica



Definitivamente es el primer paso que debes dar. Siempre hay un trasfondo, un porqué, un origen… siempre. Aquí es importante encontrar al terapeuta correcto, alguien que te inspire confianza. Y no dejar la terapia aunque creas que ya estás bien. Hay que terminar siempre lo que se comienza.



Ocupar la mente



En mi caso me funciona crear cosas, pintar, dibujar, armar y desarmar, leer mucho, etc. Aquí depende de cada quien, y encontrar algo que te guste mucho, y aferrarte a ello.



Procura no evadir



Una de mis reglas es, antes de hacer algo que me genere ansiedad, preguntarme: -No lo quiero hacer porque me da miedo, o es solo que no me interesa hacerlo? Entonces, si solo es porque me da miedo, lo intento, y si todo sale bien, es muy satisfactorio. Si no, pues en otro momento se podrá. Y si solo no quiero hacerlo, pues no lo hago. (sé que se lee muy obvio pero habemos personas que nos auto-bulleamos y nos obligamos por “cumplir”a hacer cosas que no deseamos).



Familia, amigos y mascotas



Rodéate de personas que te amen, en mi caso, funcionó evitar a algunas personas aunque fueran de mi familia, pero que para mí son negativas. Selecciona a tus amistades, hay muchas garrapatitas energéticas. Es fácil hacerlo, si estás con alguien y puedes ser tú mismo, relajado y feliz, estás con la persona correcta. Recuerda que las buenas amistades son pocas, valóralas. Yo perdí a la mayoría de mis amigos por esto, y ahora cuento a mis verdaderas amigas con una mano, y me sobran dedos, y estoy feliz por esto… Y si te es posible y tienes el amor suficiente, adopta una mascota.



Ejercítate



Caminar, trotar, andar en bicicleta son cosas que yo dejé de hacer por miedo a salir. Y un día pasé por un gimnasio de box, entré y sin pensarlo dos veces me inscribí. Esta ha sido la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo. Me ha servido en todo, tengo confianza al salir a la calle, me siento menos insegura, me siento fuerte por dentro y por fuera. Y la verdad, soy buena en esto Ejercitarme ha sido en gran parte lo que más me ha ayudado para avanzar hacia mi recuperación. Así que debes buscar alguna actividad o deporte que puedas practicar y hazlo, no te permitas auto-sabotearte.




Cuéntaselo a tus personas favoritas



A mí siempre me ha dado pena decir lo que tengo, siento que me verán como alguien débil, o loca. Y probablemente si soy jajaj, así que decidí decírselos solo a mis personas favoritas, y esto ayuda mucho, ya que no temes que te pase cuando estés con ellas, porque ya saben de qué se trata, y esto hace que las crisis se den menos cuando estás con estas personas.



Créate un buen ambiente



Todos tenemos nuestro pedacito de mundo, nuestros espacios. Pues este punto se trata de que te esfuerces en esos espacios que son tuyos, en los que estás la mayor parte del tiempo (tu recamara, tu oficina, tu sala, etc.). Hay que reacomodar, tirar lo que no sirve, regalar lo que ya no usas, cambiar lo rutinario. Mi recamara se ha convertido en mi zona de confort, está siempre limpia, pintada con colores relajantes, grandes ventanas y mucho aire. El punto es crearte un área en la cual te sientas relajado, cómodo y seguro.


Creo que estos son los puntos básicos que he seguido y me han funcionado.

No puedo decirles que estoy 100% recuperada, pues no es así, pero me siento bien, y con ánimos para seguir adelante, tengo rutinas diarias con un toquecito de TOC (transtorno obsesivo compulsivo), pero nada fuera de control.

Tengo a mi mamá, mi mejor amiga del mundo, mis perros, los suyos, y en este momento para mí, son lo más importante. Los amo.



Y para finalizar…


Seguro recuerdan a Dory, la pececita amiga de Nemo…
en lo personal me encanta, me hace reír su falta de memoria, me recuerda mucho a mi mamá … pero lo que más me gustó es esa frase que dice: just keep swimming





es tan simple, que se nos olvida que vivir no es tan complicado; que cuando todo parece perdido, tan solo hay que seguir nadando…


Pero aquí el punto importante es que no solo es nadar, sino disfrutar el “paisaje”…
Y es aquí donde las cosas se complican, porque nos acostumbramos a vivir llevados por la corriente…


La vida está llena de cosas fastidiosas… el tráfico, hacer filas, tomar un curso que no te interesa, convivir con personas intolerables, el clima, la vecina, Peña Nieto… etc…
y la respuesta automática de la mayoría es nadar con mala actitud… odio el tráfico, odio tener que hacer fila, maldita sea porque tengo que hacer esto….

Todos tenemos distintas reacciones a las cosas que nos sacan de balance, unos explotan, otros se reprimen, unos lloran, otros gritan, otros se desquitan con quien se deje, otros tienen ataques de pánico, otros se frustran y viven amargados… por pequeñeces…

Pero… y que pasa si cambiamos la actitud con la que nos enfrentamos a estas “pequeñeces”?... y si durante el fastidioso trafico nos detenemos a observar lo que pocos hacemos, el paisaje, el cielo, la gente… observarlos con actitud positiva, saludar a un desconocido… no sé... el punto es intentar hacer algo distinto a lo que siempre hacemos… Einstein dijo: (y no puede estar más acertado) si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.


Quieres ser feliz? Por si no te has dado cuenta la felicidad no es algo eterno, no es una meta a la que llegas y ahí te mantienes, la felicidad son momentos, a veces instantes, y después de mucho nadar por la vida, he aprendido algo… esos momentos, esos instantes los fabrico yo… mi felicidad no es el resultado de la actitud, o buenos deseos de otra persona… mi felicidad es el resultado de MI actitud, de MI manera de ver las cosas… este es el verdadero secreto de la felicidad y yo solita lo descubrí… ahora viene la mala noticia… la mala noticia es que no siempre me salen las cosas como quiero jaja, no siempre puedo verle el lado positivo a las cosas, no siempre puedo afrontar lo malo con una sonrisa, no siempre puedo evitar un ataque de pánico, no siempre puedo disfrutar los pequeños detalles…



La ventaja que tengo ahora, es que cuando si puedo, puedo admirar los pequeños detalles que todos pasan por alto, puedo observar la belleza de una flor, y saber que observarla es mucho más bello que cortarla, puedo ver a los ojos a mis perros, y saber que la respuesta a todos los problemas, es el amor… puedo ver caer una tormenta y pensar en todas las plantas que se están nutriendo y reforzando gracias a la tempestad que nos cae encima… puedo abrir los ojos en la mañana y sonreír, solo de darme cuenta que hoy estoy viva, y que este día, es una oportunidad más, para ser feliz y seguir nadando…



Espero de verdad que mi experiencia le sirva a alguien, y si puedo ayudar en algo, con confianza aquí estoy...



0No comments yet
      GIF