Colesterol "Bueno": ¿Cómo se aumenta?

El país del colesterol elevado

Según la Asociación Americana del Corazón (AHA), más de 105 millones de adultos estadounidenses —aproximadamente la mitad de los adultos en los Estados Unidos— tienen niveles de colesterol de 200 mg/dl o más. De esas personas, alrededor de 36 millones tienen niveles de colesterol de 240 mg/dl o más. Los niveles son generalmente más elevados en mujeres menstruantes porque la hormona estrógeno aumenta los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL), el «colesterol bueno».

El riesgo de colesterol elevado, o hipercolesterolemia, suele aumentar con la edad, y el trastorno es más común en las mujeres que en los hombres. La obesidad de cualquier tipo, la falta de actividad física y la diabetes son otros factores de riesgo importantes.



El colesterol bueno (HDL) y el colesterol malo (LDL), el mejor amigo de nuestro corazón y su enemigo más reconocido. Y es que, a pesar de ser asociado inmediatamente con algo negativo, el colesterol en sí mismo no es del todo malo, ya que cumple importantes funciones en el organismo.

Por un lado, está el colesterol bueno o HDL (lipoproteínas de alta densidad) y, por otro lado, el colesterol malo o LDL (lipoproteínas de baja densidad), cuyos niveles pueden convertirse en un enemigo silencioso de nuestra salud cardiovascular. Por suerte, pueden seguirse varias recomendaciones para bajar el colesterol malo y subir el colesterol bueno.



El colesterol HDL o “Bueno” es la partícula que protege las arterias y ayuda a prevenir la enfermedad cardiovascular. ¿Cómo podemos subirlo?



El colesterol es una grasa. Para poder ser transportado en la sangre, que es un medio acuoso, necesita estar incluido en partículas complejas conocidas como lipoproteínas. Hay dos tipos:

  • * Las LDL (de baja densidad o "colesterol malo") : transportan el colesterol hacia las arterias.

  • * Las HDL (de alta densidad o "colesterol bueno") : remueven el colesterol de las paredes de las arterias.

Las lipoproteínas pueden ser modificadas si cambiamos los hábitos alimenticios, hacemos ejercicio físico o tomamos medicamentos.

Un trabajo publicado en el ‘Journal of the American Heart Association’ subraya que en el estudio de estos dos nuevos medicamentos (dalcetrapib y anacetrapib) diseñados para incrementar el colesterol 'Bueno', además, se ha visto que también pueden ayudar en el control del azúcar en personas con diabetes. Según los resultados, después de tres meses de tratamiento, los pacientes de la investigación tenían 0,34 miligramos por litro menos de azúcar en sangre que aquellos diabéticos que no tomaban dichas medicinas.



¿Es "Bueno" de verdad?

La palabra colesterol suele tener una connotación negativa porque cuando se utiliza se hace para referirse a las lipoproteínas de baja densidad (LDL), que son las encargadas de que el colesterol llegue hasta las células a través del riego sanguíneo. Así, cuando existe un exceso de lipoproteínas de baja densidad (LDL) el colesterol puede acumularse en las arterias dificultando el tránsito de oxígeno a través de la sangre, lo que aumenta riego de problemas cardiacos y cerebrales.

Por otro lado están las lipoproteínas de alta densidad (HDL), que son aquellas lipoproteínas que transportan el colesterol desde los tejidos del cuerpo hasta el hígado y que pueden retirar el colesterol de las arterias y transportarlo de vuelta al hígado para su excreción.

Mantener los niveles equilibrados

Mantener los niveles equilibrados es imprescindible para proteger tu salud y, especialmente, la salud cardiovascular. ¿Cómo lograrlo? Principalmente con una buena alimentación, es decir, seguir una dieta sana, variada y equilibrada.



La HDL es la encargada de remover el colesterol que se encuentra en las placas de aterosclerosis. El proceso consiste en llevar el colesterol desde la arteria hasta el hígado para su eliminación o reutilización.

Estudios hechos en grandes poblaciones demostraron una relación inversa entre el nivel de HDL y presencia de enfermedad en los vasos sanguíneos. Se estima que por cada disminución en 1 mg/dl de HDL se incrementa el riesgo de enfermedad coronaria en un 2-3%.

Con frecuencia los niveles bajos de esta lipoproteína están vinculados a otros factores de riesgo, como sedentarismo, tabaquismo, obesidad o niveles altos de triglicéridos.

¿Cómo aumentarlo?

Los médicos cuentan con medidas para incrementar el colesterol "Bueno":

  • * Practicar ejercicio físico.

  • * Suspender el tabaquismo.

  • * Bajar de peso.

  • * Consumir fármacos conocidos como “fibratos”, en especial la “niacina”.

El valor considerado normal es de entre 40 mg/dL y 60 mg/dl. En las personas con valores mayores se considera que el HDL ejerce un factor protector.

“Lo más importante es que todos deben tomar conciencia de la importancia de realizarse análisis de sangre para determinar los niveles en sangre de estos lípidos y consultar a quien podrá brindar el mejor consejo de cómo afrontar el problema”, opina el doctor Ricardo Rey, jefe del servicio de epidemiología y prevención cardiovascular del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires.



Alimentos que deben estar presentes en la dieta

Para mantener equilibrados los niveles de colesterol, deberás incluir en tu dieta el pescado, sobre todo el pescado azul; los frutos secos; como las nueces; las frutas, como las manzanas; y los alimentos ricos en fibra (verduras, legumbres, frutas y cereales integrales). Por el contrario, es importante moderar el consumo de los alimentos con un contenido elevado en grasas saturadas, bebidas alcohólicas y los dulces con alto contenido de azúcares de rápida absorción, Además, es importante la práctica de ejercicio físico.



La cerveza aumenta el colesterol "Bueno"

Tanto la cerveza como el vino pueden aumentar el nivel de lipoproteínas de alta densidad, que ayudan a eliminar colesterol de las arterias y transportarlo de vuelta al hígado para su excreción, lo evitando enfermedades como la arteriosclerosis, según un informe elaborado por la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial y el Centro de Información Cerveza y Salud.



En cantidades moderadas, la cerveza no sólo ayuda a bajar la tensión arterial, sino que también favorece la concentración del denominado colesterol “bueno”.

Por si fuera poco, recientes estudios señalan que la cerveza abre el apetito, cuando se toma en el aperitivo, y que facilita la digestión de las grasas.