Como actuar ante una (posible) infidelidad

VERDAD O FELICIDAD. NO AMBAS



Esta es la primer premisa a tener en cuenta cuando tu, seas hombre o mujer, descubres que te han puesto los de vikingo (o al menos lo sospechas).

Y haré hincapie mucho en esto porque últimamente, e ignorando si es por la fuga radiactiva de Japón, el accidente de Chernobil o porque es la manifestación de uno de los jinetes del apocalipsis, he encontrado en la calle, en la escuela, en el trabajo y por desgracia hasta en internet y redes sociales, un aumento tanto de hombres como de mujeres que lloran amargamente cuando descubren la infidelidad de su pareja. Esto hasta aquí es normal, igual que pasar por el enojo, rabia, desprecio, aventar 'dimes y diretes' entre otras cosas. Lo realmente horripilante del asunto es que lo primero que quieren hacer (o lo segundo) es suplicarle a la pareja para que no los abandone y que todo siga 'como si nada'. Algunos son simplemente más sutiles y pretenden "superarlo juntos y olvidarlo" JAJAJAJAJAJAJAJAJA

Y pongamos los pies en la tierra ante eso. ¿Quién en su sano juicio quiere estar con alguien que le hizo daño? La neta yo no, ni a chingadazos; pero pareciera que algunos si se toman muy en serio eso de: "Sin ti la vida se me va". Es el primer auto-engaño que hay que superar: si no naciste pegado a esa persona, no vale la pena sufrir por alguien que te ha decepcionado.


Entonces ¿vale la pena torturarse?

Al margen de esto, una pregunta que todos aquellos quienes sospechan (o descubren) una infidelidad deben hacerse es ¿que es lo que quiero hacer/obtener después de...?

Y es que existen muchos y muchas que, tras descubrir o sospechar de infidelidad terminan como empezaron. Por citar un ejemplo:

Luis es pareja de Mariana. Y su relación es de esas melosas que parecen mas mueganos que personas. Uno no puede distinguir donde termina uno y comienza el otro.

Llegaron las vacaciones pero en vez de que Luis las pasara con Mariana como venian planeando desde ya tiempo,Luis tuvo que ir a visitar a un tío suyo que vivía lejos de donde el y que se encontraba en mal estado de salud. Así pasó un mes y cuando regresó, lo primero que escucho de sus amigos más allegados fue que ella le había sido infiel con un tal Felipe, que vivía en la casa contigua a la de Mariana.

Indignado, partió hacia ella, pero quería que ella fuera quien le contará la realidad de las cosas. "Tal vez son chismes de mala leche" - era uno de esos pensamientos "tranquilizadores" que le venían a la mente, rezando por dentro todo fuera mentira. Llegó con su amada, se recibieron como si nada, y tras 5 minutos fue cuando se le ocurrió preguntar sobre si le había sido infiel.

La respuesta inicial de ella fue un rápido y seco, aunque titubeante 'No'. Pero algo dentro de Luis no lo dejaba quieto. Insistió 3 ó 4 veces más y después su insistencia rindió frutos. Ella confesó que durante su ausencia, había salido con un tal Ricardo, su compañero de clases. No cuadraba lo que le habían dicho. Así que se limitaba a decir que no le habían dicho eso, pero quería saber mas al respecto.

El interrogatorio siguió y salieron un tal Jorge y un Pablo. Pero nada del mentado Felipe. Tras ya no haberse encontrado nada, ella le replico que era lo que le habían dicho, y Luis respondió sobre que la habían visto con el dichoso Felipe. Ella respondió con un frío y seco "No, te han mentido"

Luis lo único que hizo fue decirle que la perdonaba y que todo siguiera como antes

MORALEJA


VERDAD O FELICIDAD. NO AMBAS

Si optas por la verdad, y si estuvieras en el caso de Luis (seas hombre o mujer) tu único y lógico camino es terminar esa relación, porque no vas a obtener nada bueno de esa relación, ni a corto ni a mediano ni a largo plazo. Lo único que obtendras será terminar de decepcionarte de esa persona, cosa que no lo vale. Para ese caso es mejor estar [email protected] que mal acompañ[email protected], ya llegará el tiempo en que alguien más te trate mejor.

Si optas por la felicidad, entonces ¿para que armar tanto rollo? No tiene ningún sentido alborotar el panal si no vas a actuar para tu propio beneficio. Para este ejemplo (y similares) terminar como empezaron y no hacer nada es EXACTAMENTE lo mismo.


ENCUENTRO CON LA UNIDAD

Hay que tener en consideración lo anterior porque, como lo dije al principio de este artículo, son muchos quienes, ante una infidelidad o sospecha de esta, simplemente amenazan y no estan dispuestos a cumplir la promesa de terminar esa relación. Esto es un punto en contra, porque entre lineas se le esta diciendo a la otra parte que, no importa lo que haga, uno esta finalmente dispuesto a aceptar tal conducta, y que no se le olvide darle su dosis de amor (que cada vez va a ser menos)

El 'ser especial' de las personas esta sobrevalorado. Hablando de parejas, nadie es mejor que otra persona, y clases sociales, estatus económicos y hasta antecedentes penales o ser hijo de 'El Padrino' son irrelevantes. Se debe tener esto en cuenta porque como personas en una relación, somos nosotros quienes idealizamos a la otra parte y para cuando esta persona nos muestra quien es realmente y en lo que nosotros nos quitamos el velo de la cabeza, la decepción es enorme y el precio a pagar alto.

Pero lo anterior no significa tampoco que hay que menospreciar a las personas, sino aceptar a las personas tal como son, y dejar que ellas nos vean de igual forma. Solo así se ganará en dignidad, cosa que requiere demasiado una persona para decidir dejar a quien le ha engañado.


Tras la tormenta

Para aquellos que hayan vivido o no este capitulo oscuro de las relaciones de pareja, en mayor o menor medida reiniciar una nueva relación es difícil, para algunos el doble o triple de lo que normalmente sería, porque van predispuestos.

No se les puede culpar a estas personas, porque en el fondo tienen razón. Confiaron en alguien que se los pidió y dicha confianza fue traicionada. Para solucionar este problema no se requiere desconfianza o tratar de controlar a la otra parte, ni siquiera serle infiel a alguien que te ha hecho daño. Paradojicamente la respuesta esta en confiar todavía mas. Se trata no solo de confiar hacia la otra parte, sino hacia uno mismo y estar conscientes que si una situación igual o parecida surge, no es culpa de quien lo padece.

Cabe aclarar que confiar no significa ser ingenuo, por aquellos que no confien en mis palabras . Este paso es muy difícil de superar, y de no superarse existen quienes padecen el mal crónico de 'me es infiel mi pareja'. Porque siempre atraen aquello a lo que temen.

Pero para quienes sus sospechas fueron erradas y fue su temor y desconfianza el origen de su ruptura, también ellos tienen que aprender a confiar mas en la pareja. Es cierto que las cosas duelen y todos quisieramos evitar el dolor, pero así como el artemarcialista se preparar física y mentalmente para seguir la senda del guerrero y recibir y dar palizas; quien ama debe tener claro que no siempre recibe dolor en su corazón, también lo propicia. La cuestión es aprender a ver todo aquello que nos enseña y nos deja de experiencia aquel dolor y, sin importar si es buena o mala, saber rescatarla para nuestro mayor beneficio.


Solo cuando uno trabaja la propia dignidad y estima es cuando nos podemos mantener inmutables ante las adversidades que nos presente la vida. Después podremos liberarnos de las cadenas que nos atan a nuestras viejas formas y a nuestro sufrimiento