Check the new version here

Popular channels

Como darte cuenta si tenes higado graso






Cómo darte cuenta si tenés hígado graso



El hígado graso en el adulto es una enfermedad de origen metabólico que consiste en la acumulación de grasa en la célula hepática. Médicamente se la denomina "esteatosis" y engloba un conjunto de condiciones clínicas que van desde la simple presencia de grasa en el tejido hasta el desarrollo de inflamación, llamada "esteatohepatitis" y fibrosis hepática.

Se produce cuando hay altos niveles de ácidos grasos y triglicéridos

Existe otro tipo de hígado graso, que esta dado por la ingesta de alcohol. A este tipo se le conoce como esteatosis alcoholica.

En la actualidad la prevalencia de hígado graso no alcohólico alcanza proporciones epidémicas y aproximadamente entre el 20 y 30% de los adultos de la población general la padecen. Esta cifra aumenta entre un 70 y 90% en aquellos individuos con obesidad o diabetes.

El tratamiento del hígado graso consiste fundamentalmente en bajar de peso y aumentar la actividad física. La obesidad y el sobrepeso, los principales factores de riesgo, son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Otras recomendaciones incluyen evitar el consumo de alcohol y el consumo de medicamentos innecesarios.

Para el manejo y control del padecimiento se recomienda: evitar el consumo de alcohol y la ingesta de medicamentos dañinos al hígado: analgésicos (paracetamol), antiinflamatorios, hormonas femeninas (estrógenos), tetraciclinas IV, Valproato sódico, Metotrexato, salicilatos, etc. Reducción gradual de peso, evitar la rápida pérdida de peso porque empeoran el cuadro. Vacunarse contra la hepatitis A y B y aumentar la ingesta de antioxidantes, vitamina E y silimarina (cardo mariano).

Hay que tratar las enfermedades asociadas como la diabetes y las hiperlipidemias.



Síntomas del hígado graso



Son diversos los síntomas del hígado graso, aunque también es cierto que no todos los pacientes presentan síntomas.


Dolor en la parte superior derecha del abdomen.


Malestar general.


Cansancio.


Fatiga crónica.


Sensación de pesadez.


En algunas ocasiones, ictericia.



Cómo cuidar el hígado



No tomes alcohol. Es uno de los mayores enemigos para la correcta salud del hígado, dado que puede causar una de las enfermedades más comunes: el hígado graso alcohólico.


Evita el sobrepeso y la obesidad: son perjudiciales no solo para el hígado, sino también para nuestra salud. Además, pueden causar la aparición del hígado graso, una enfermedad que no tratada convenientemente, puede evolucionar a cirrosis y cáncer de hígado. Si tienes hígado graso, te podrán ayudar los consejos para eliminar la grasa en el hígado.


Come siempre alimentos frescos, sanos y naturales. Tanto las frutas como las verduras frescas te ayudarán muchísimo.
Comar mucha fruta, pero evitando aquellas con gran contenido de ácidos orgánicos, como el melón, la sandía y las fresas.


Toma entre 1,5 a 2 litros diarios de agua. Ayuda a tu organismo a eliminar las toxinas que no necesita, y al hígado a realizar bien sus funciones (entre ellas, la correcta depuración de las grasas).


Los tés, especialmente el té verde, ayuda al hígado, sobretodo al hígado graso, ya que ayuda a digerir y a eliminar la grasa acumulada.



Alimentos ideales para el hígado



Alcauciles: son alimentos ideales para el hígado, gracias a que aumentan la secreción de bilis por un lado, y ayudan en la metabolización de las grasas, por otro.


Cardo mariano: es una planta muy beneficiosa a la hora de proteger el hígado, ya que ayuda en la regeneración de las células hepáticas.


Ajo: es un alimento capaz de activar las diferentes enzimas del hígado, las cuales ayudan en la eliminación de toxinas por parte de nuestro organismo. También contiene alicina y selenio, que ayudan en su limpieza natural.


Zanahorias: estimula y mejora las diferentes funciones hepáticas.


Remolacha: es rica en flavonoides y beta-caroteno, lo que significa que es útil para mejorar las diversas funciones del hígado.


Pomelo: es una fruta rica en vitamina C y antioxidantes, los cuales ayudan en la limpieza natural del hígado, además de desintoxicarlo.


Paltas: ayudan a que el organismo produzca glutatión, un nutriente útil para que el hígado elimine toxinas dañinas que se acumulan en él.


Manzanas: son ricas en pectinas y componentes químicos útiles para que al hígado le sea más sencillo depurarse.


Crucíferas: destacan sobretodo el brócoli y la coliflor, las cuales aumentan la producción de enzimas en el hígado.



Fundamentalmente para el cuidado del hígado se hace imprescindible eliminar todos aquellos hábitos que son claros enemigos de su buen funcionamiento y su correcta salud, como pueden ser:


Comer en exceso y en abundancia.


Platos demasiado grasos o condimentados.


Tomar alcohol.


Beber poca agua.



+1
0
0
6
0No comments yet