debes tener presente estos trucos alimenticios

http://i887.photobucket.com/albums/ac74/xvalxmeamo/BienvenidosHouse.png?t=1304644020



7 bebidas que te ayudan a quemar grasa



Siempre hemos sabido que la mejor forma de depurar al organismo de las toxinas que consumimos todos los días es consumiendo muchos líquidos y aunque el agua simple sirve perfectamente, existen otro tipo de bebidas que contienen propiedades depurativas que aceleran la digestión y la quema de grasa de forma natural.





Agua de coco. Es excelente para hidratar después del ejercicio, y una opción saludable que contiene una gran cantidad de nutrientes, rica en potasio y vitamina C, indica la American Institute for Cancer Research. Gracias a que contiene pocas calorías no te aumentará de peso.





Según un estudio publicado en el International Journal of Obesity, con el simple hecho de sustituir una taza de refresco por una de agua simple el organismo funcionaría mejor y se regularía conforme la ingesta fuera constante y prolongada.




Esto comprueba los grandes beneficios del agua natural, pero además de ésta hay otras 7 bebidas que son buenas para ayudarte a quemar grasa, que queremos compartirte para que las comiences a consumir, sobre todo si eres amante de los sabores.



Agua con menta. Aunque no quema grasa de manera directa, la menta ayuda a mejorar la digestión afirma la University of Maryland Medical Center. Una mejor salud digestiva te ayudará a deshacerte de las toxinas, a mantenerte en movimiento y quemar calorías.



Café. Judith J. Wurtman, psicóloga y autora de “The Serotonin Power Diet”, afirma que la cafeína es un diurético suave, que hará que pierdas agua y a su vez adelgaces. Pero un efecto más potente sobre la pérdida de peso es su capacidad para aumentar el uso de energía en el ejercicio.



Vino. Lu Wang, profesora asistente de medicina del Brigham and Women's Hospital, afirma que el alcohol aumenta la quema de calorías debido a la termogénesis. Así que además de sus antioxidantes, al beber una copa al día tu temperatura corporal aumentará y quemarás grasa.



Té azul. Gracias a un estudio, el investigador japonés LK Han, afirma que esta bebida tiene efectos anti-obesidad, en parte a la cafeína que contiene, y a que inhibe la actividad de lipasa pancreática, enzima que beneficia a la digestión y absorción de grasas en el intestino delgado.



Jugo de pera, piña y arándanos. Estos tres elementos juntos conjugan los beneficios de la piña, que de acuerdo con el Clayton College of Natural Health su jugo puede adelgazar gracias a su compuesto bromelina, que ayuda a digerir mejor las grasas y a quemarlas.



Té de jengibre. De igual manera LK Han indica que el jengibre tiene la capacidad de crear un efecto termogénico en el organismo, lo que impulsa al metabolismo a trabajar para quemar mayor cantidad de calorías.


10 alimentos para planchar tu abdomen





Brócoli: es bajo en calorías y fortalece el sistema inmunológico. Contiene importantes cantidades de calcio, fibra y vitamina C, que ayudan a que los intestinos absorban menos grasa y no se acumule en las arterias. Además optimizan el funcionamiento del aparato digestivo.



Manzanas: come manzanas para que la pectina que contienen pueda prevenir que tu cuerpo absorba la grasa. Esta sustancia ayuda a que tu cuerpo libere grasa y también es un supresor fuerte del apetito que te mantiene satisfecha durante largos períodos de tiempo. Un estudio realizado en el año 2003 y publicado por la revista Nutrition relacionó esta fruta con la mejora del control de azúcar en sangre, además, otros estudios recientes han relacionado la manzana con la regulación intestinal y la reducción de posibilidades de tener problemas de corazón.



Brócoli: es bajo en calorías y fortalece el sistema inmunológico. Contiene importantes cantidades de calcio, fibra y vitamina C, que ayudan a que los intestinos absorban menos grasa y no se acumule en las arterias. Además optimizan el funcionamiento del aparato digestivo.
Manzanas: come manzanas para que la pectina que contienen pueda prevenir que tu cuerpo absorba la grasa. Esta sustancia ayuda a que tu cuerpo libere grasa y también es un supresor fuerte del apetito que te mantiene satisfecha durante largos períodos de tiempo. Un estudio realizado en el año 2003 y publicado por la revista Nutrition relacionó esta fruta con la mejora del control de azúcar en sangre, además, otros estudios recientes han relacionado la manzana con la regulación intestinal y la reducción de posibilidades de tener problemas de corazón.
menos
Apio: por su alto contenido de fibra soluble, te ayuda a que te sientes satisfecha más tiempo y a quemar más grasa. La fibra insoluble se mueve rápidamente a través del tracto digestivo y ayuda a eliminar toxinas. Las toxinas se liberan en cualquier sistema de pérdida de peso cuando se quema la grasa.



Nueces, almendras y cacahuates: debido a que estos frutos contienen Omega 3, ayudan a reducir los niveles de hormonas del estrés como el cortisol, el cual contribuye al aumento de peso. Controlan los niveles de azúcar en sangre y ayudan a activar el metabolismo. Ricas en proteínas, calcio y fibra.



Avena: alimento que te mantiene satisfecha por más tiempo. Contiene altos niveles de fibras y proteínas, lo que favorece la disminución de los niveles de colesterol. Este cereal es un purificador de la sangre debido a las sustancias que posee, permitiendo encapsular las grasas y toxinas, para luego expulsarlas del organismo.



Frambuesas: contienen una alta cantidad de fibra y agua. Poseen flavonoides que ayudan a regular los niveles de sodio; y contienen antocianinas que inhiben la asimilación de grasas y azúcares. Se recomienda comerlas entre las comidas, ya que tienen pocas calorías.



Salmón: es alta fuente de Omega 3 que posee proteínas. Su consumo contribuye a la formación del colesterol bueno (HDL), activando el metabolismo y favoreciendo el gasto de los excesos de grasa abdominal. Sus ácidos grasos detienen la acumulación de grasa en el organismo. Se recomienda no comerlo frito. En un estudio de Public Health Nutrition que analizó las dietas de 35 mil mujeres que comieron el pescado dos a cuatro veces por semana, tuvieron los índices metabólicos basales más bajos, una medida común de la grasa corporal.



Productos lácteos light: la leche, el yogurt y los quesos bajos en grasas, son altos en contenido de calcio. Recordemos que este elemento ayuda a romper las células de grasa.



Legumbres: son fuente para la construcción de los músculos y ayudan a agilizar el proceso de digestión y a que el organismo actué más rápido y se enfoque en la quema de grasa.



Pavo: este alimento aumenta las calorías necesarias para completar la digestión y proporciona una sensación de satisfacción más completa sin grasa adicional. También pueden ayudar a elevar el estado de ánimo, sin las calorías adicionales de los carbohidratos, ya que contienen triptófano.



9 plantas que debes conocer





Lo bueno se hace esperar. Las orquídeas, esas plantas misteriosas, bellas y tan retratadas son especiales y muy variadas, ya que pueden florecer por tan solo un par de horas o por seis meses, según la especie, y pueden pasar años antes de que una planta florezca. Por ejemplo, según un artículo publicado en el sitio Mother Nature Network, las orquídeas del género Stanhopea solo florecen tres días. Eso sí, para cuidarlas hay que tener paciencia.



Inmensa y con olor a muerto. Una de las flores más grandes del mundo presenta una forma fálica y despide un olor a cadáver difícil de olvidar, de acuerdo con un artículo del periódico español El Mundo. “Amorphophallus titanum” es una planta tropical que demora casi dos décadas en florecer y cuyo tallo llega a pesar más de 10 kilogramos (22,7 lb). ¡Impresionante!



¿Y la más pequeña? Según el portal WebEcoist, la flor más pequeña del mundo es la “Wolffia angusta”, que crece sobre el agua. No tiene hojas, tallos, ni raíz y cada flor pesa lo mismo que dos granos de arena. Flota libre y silenciosamente en lagos de agua fresca y pantanos. Es nutritiva y sirve de comida para pescados, y en algunos países como Birmania, Laos o Tailandia es incluida en los platillos.



Ojos que no ven... Si estás en el bosque y sientes que alguien te está observando, quizás te encuentres cerca de la “Actaea pachypoda”, u Ojos de Muñeca. Esta planta toma su nombre de su fruta, similar a los ojos de una muñeca china. Tal como recopila el portal de la señal The Weather Channel, esta planta es tóxica y podría ser letal si se consume en grandes cantidades.



La mimosa. La “Mimosa Púdica” es una planta originaria de Brasil, que se caracteriza porque, por la noche, sus hojas se doblan en sí mismas y decaen hasta el amanecer. Y, si tocas la hoja o mueves la planta, hace exactamente lo mismo, afirma el Dr. Tom Ombrello en el sitio del Departamento de Biología de la Universidad de Union County. Cuenta la leyenda que los hombres plantaban esta especie justo en las puertas de sus casas en África, para saber si la mujer había salido o si alguien más había entrado mientras ellos no estaban. Mimosa y ¿celosa?



El imponente Baobab. El “Adansonia” o “árbol Baobab” es una especie que puede vivir miles de años, alcanzar los 30 metros de altura (98 pies) y 10 metros (32 pies) de diámetro, según el blog Extinction Countdown, de la revista Scientific American. Por su antigüedad y su porte, muchas culturas lo consideran sagrado, y otras se alimentan de sus frutos y de sus hojas comestibles.



Hablando de árboles. Según el sitio web de los Récords Guinness, el árbol más grande es el “General Sherman”, la secuoya gigante que crece en el Parque Nacional de las Secuoyas en California, Estados Unidos. Mide 82,6 metros (271 pies) de alto, 8,2 metros (27,2 pies) de diámetro y una circunferencia de alrededor de 25,9 metros (85 pies). ¿Puedes imaginártelo? ¡Es realmente inmenso!



Del Amazonas. Seguramente conozcas los típicos nenúfares que flotan en los lagos. ¡Pero este te sorprenderá! La “Victoria amazónica” es un tipo de lirio de agua que tiene hojas inmensas, de hasta 2,5 metros de diámetro (8 pies), según el portal del Real Jardín Botánico de Kew. Además, por su estructura, ¡pueden soportar el peso de un niño pequeño!




Romanesco. Nuestra última planta se trata de una “prima” de la coliflor, el “Romanesco”, descubierto en el siglo XVI en Italia. Según un artículo en la revista Wired, por alguna extraña razón, esta especie crece sobre sí misma en un patrón que es una representación natural de la sucesión Fibonacci o “espiral dorada”, una fórmula logarítmica. ¡Intrigante! ¿Qué otra planta exótica sumarías a esta lista?



10 cosas que funcionan para engañar al hambre





Oler algo “fuerte” o “familiar”
¿Sabías que cuando tenemos hambre agudizamos el olfato? Ancestralmente, era necesario para detectar comida. Hoy, podemos usar ese sentido a la inversa porque se sabe que si nos mantenemos en la cocina mientras en el fuego hay un guiso que desprende mucho olor nuestro cerebro “se sacia” y dejamos de sentir tanto apetito. Que ese olor nos recuerde a un entorno familiar –el mismo guiso que hacía la madre o la abuela pero más dietético porque hoy “gastamos” menos– contribuye a darnos seguridad y a que no nos refugiemos tan fácilmente en la comida cuando tenemos un bajón anímico.



Imaginar que masticas con la boca totalmente llena
Como ya hemos dicho, en ocasiones comemos de más porque eso nos hace sentir seguridad. Es lógico, por tanto, que si te imaginas comiendo algo muy denso (que ocupe por completo tu boca) se acabe esa insatisfacción momentánea. Pruébalo poniendo la mejor intención y comprobarás que funciona. Ésa es la magia de la visualización, y por eso es una de las grandes armas de psicólogos y psicoterapeutas.



Esperar un poco… pero no mucho
Cuando sientas necesidad de comer fuera de las horas de comida espera unos 20 minutos. Si luego no sientes hambre, es que se trataba de un simple antojo pasajero. Sin embargo, si sigues sintiendo apetito y todavía no es la hora de sentarte a la mesa come algo –una manzana, un zumo natural, etc.– porque si decides esperar a toda costa es muy probable que llegues a esa comida con mucha ansiedad e ingieras el doble de alimento.



El truco de los pepinillos en vinagre
Diferentes estudios han comprobado que los platos preparados con vinagre dejan más saciados que aquellos otros que no llevan este aditivo natural. Un buen truco para anular el apetito entre horas puede ser comer 2 o 3 pepinillos en vinagre. Su ácido acético, además, ayuda a regular los niveles de glucosa y a evitar ataques de hambre posteriores. Pero no abuses si eres hipertensa porque suelen llevar bastante sal.



Saborear, saborear y saborear
La técnica del Mindfulness se aplica desde hace tiempo a la alimentación y consigue reducir el volumen de calorías que se ingiere. Consiste en ser consciente de lo que se está comiendo y, para ello, conviene no tener elementos externos que distraigan (música muy fuerte, televisión, ordenador, etc.), masticar muy lentamente saboreando el alimento y notando las sensaciones que produce (está crujiente, está sabroso, su textura es suave; su color es intenso…). Así evitamos engullir o tragar sin masticar y comer solo cuando de verdad el cuerpo lo necesita.



Ingerir… y esperar
La ansiedad genera ansiedad y eso, trasladado a la comida, significa que ingerirás el doble de alimento en un tiempo más corto. Para acallar esa necesidad imperiosa de comer (insistimos que no suele ser hambre real sino ansiedad) prueba a espaciar los bocados esperando 3 o 4 minutos entre cada uno. Y en ese tiempo intenta no pensar en la comida sino en algo agradable (un paseo por la playa, un masaje, un comentario divertido, etc). Verás cómo el apetito se marcha.



Beber agua, y en vaso alto
Tomar un líquido –y mejor si es no calórico, como el agua– produce una distensión del abdomen y, cuando eso ocurre, los receptores del estómago envían señales al cerebro para avisarle de que ya está lleno. Es, pues, un buen recurso para poner en práctica justo antes de comer y no sentarse a la mesa con tanto apetito. Y todavía funciona más si bebes es un vaso estrecho y alargado porque engañamos al cerebro y al estómago, que consideran que la cantidad ingerida es mayor.



No comer cosas saladas
Si sobreexcitas las papilas gustativas de forma frecuente comiendo alimentos o preparaciones saladas, será muy difícil controlar tu apetencia por comer. Y ocurre porque la sal activa los genes que nos inclinan a tener una adicción, en este caso la comida. Siempre que puedas añade poca o ninguna sal a tus comidas (emplea las hierbas aromáticas) y lee las etiquetas de los alimentos para elegir los más moderados en sodio.



Clara de huevo: la proteína que más sacia
Tiene la proteína de mayor valor biológico, y precisamente por esto es uno de los alimentos más saciantes que existen. Lógicamente no se trata de consumirla cruda sino de cocinarla y añadirla a tus platos o de elaborar con ella preparaciones. Puedes, por ejemplo, batir las claras (previamente habrás separado y guardado la yema), trocear diferentes frutas, mezclarlo todo y hacer en el microondas para obtener un merengue dietético.



La onza de chocolate negro
¿Sabes que los consumidores habituales de chocolate negro están más delgados que las personas que se reprimen y no lo comen? En esto no hay magia; hay reacciones fisiológicas. Una onza de chocolate negro (100% de cacao), ingerida poco a poco, es suficiente para acabar con la pulsión por comer porque hace descender los niveles de la hormona del hambre, la grelina.