Check the new version here

Popular channels

Desventajas de las PCs!

CUANDO LA OFICINA NOS ENFERMA
Karina Galarza Vásquez



Si con frecuencia sufre dolor en espalda, cuello y muñecas, su vista ya no es la de antes y siente que el estrés lo está matando, seguramente su lugar de trabajo es el responsable.

Hay quien piensa que trabajar en una oficina es de lo más cómodo porque no implica gran esfuerzo físico ni riesgo. Incluso, no falta la persona que afirme que no hay razón para enfermarse por laborar ahí. Lo más grave es que, “tan es así, que los problemas de salud asociados a estos lugares no son reconocidos por la Ley Federal del Trabajo”, comenta el Dr. Rodolfo Nava Hernández, jefe del Área de Salud en el Trabajo de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la capital del país.

Si bien un puesto denominado “de oficina” no causa extenuación física ni expone a sustancias químicas, lo cierto es que permanecer sentado ocho o más horas al día en una mala silla y frente a la computadora, usar escritorio inadecuado y tener mala iluminación, con el paso del tiempo deriva en numerosas alteraciones que vale la pena conocer para tomar las precauciones correspondientes.

Ocho horas en la silla
El sedentarismo y movilidad restringida por varias horas seguidas, de acuerdo con el entrevistado, pueden ocasionar las siguientes afecciones:
Hemorroides. Son dilataciones dolorosas de las venas en la porción baja del recto o ano; aunque distintos factores se involucran en su desarrollo, permanecer sentado por mucho tiempo incrementa la posibilidad de padecerlas. Si bien no ponen en riesgo la vida, las molestias llegan a ser insoportables y muchas veces se requiere tratamiento quirúrgico.



Lesiones en columna vertebral. Estar mucho tiempo en una silla favorece la adopción de posturas “viciosas”. Quizá se siente de lado, cruce las piernas o casi se acueste en el asiento; en consecuencia, se presentan dolencias y deformidades en columna que llegan a alterar los discos intervertebrales.

Problemas de circulación. Si no fuera suficiente con lo anterior, también se ve afectado el flujo sanguíneo, lo cual se manifiesta con insuficiencia que dificulta el retorno de la sangre desde los pies al sistema venoso. Ello se debe a la presión generada entre la parte posterior de los muslos y el asiento.

Es posible prevenir los problemas anteriores si cada dos horas camina y se levanta de su asiento por 10 minutos. Asimismo, resulta ideal el uso de sillas ergonómicas, las cuales están adaptadas a nuestras características físicas. Si no hay posibilidad de que la empresa proporcione alguna, procure sentarse en posición recta con los pies apoyados en el piso.

Dolencias musculares y articulares
Los dolores de espalda, cuello y cabeza muchas veces son resultado de posturas incorrectas. “A ello se suma el uso constante del teclado de la computadora y el ratón (mouse), ya que producen contracciones y tensiones musculares en manos, muñecas y brazos”, advierte el Dr. Nava Hernández, y agrega que en ocasiones estas circunstancias dan lugar al síndrome del túnel carpiano.

Dicho padecimiento ha recibido en los últimos años el nombre coloquial de “codo de ratón” debido a que una de sus causas es el sobreesfuerzo o ejercicio excesivo al operar el mouse de la computadora. El túnel carpiano se localiza en la cara anterior de la muñeca y semeja una especie de corredor; ahí se alojan estructuras muy importantes para la movilización y sensibilidad de la mano, siendo el más relevante el nervio mediano, que pasa por el centro.

Son tantos los tendones que atraviesan dicho túnel que el nervio mediano dispone de ajustado espacio, mismo que puede verse aún más reducido por la inflamación derivada del uso desmedido del mouse de la computadora y sus botones, ya que tales movimientos comprimen al nervio. En consecuencia, hay dolor, debilidad, entumecimiento y calambres en mano y muñeca, mismos que pueden extenderse hasta el brazo.

¿Qué hacer? Puede practicar ejercicios de estiramiento de manos y muñecas, procurar periodos breves de descanso, así como usar teclado y ratón ergonómicos.

Daño en ojos
La lectura de documentos y su captura mediante el teclado son tareas que exigen altos requerimientos visuales. Es muy probable que, tras largos periodos de trabajo, haya sentido ardor de ojos, lagrimeo, vista borrosa, resequedad ocular y hasta visión doble. El Dr. Nava Hernández explica que tales molestias se asocian con:
Computadora. Es un hecho que la vista se fatiga y lastima por las radiaciones luminosas que emite el monitor, máxime si permanece frente a él muchas horas seguidas. Y si tiene astigmatismo o miopía, la situación se complica. Ante ello, el especialista recomienda:

Colocar un filtro de pantalla en el monitor y utilizar lentes especiales. Si usa anteojos o lentes de contacto, no los sustituya.
Revisar que el monitor esté a la altura de la vista y a una distancia de 50 centímetros de los ojos.
Descansar de la computadora 10 minutos por cada hora o 20 minutos después de tres horas.
Parpadear con frecuencia para lubricar los ojos.
Si hay reflejos de luz natural sobre la pantalla, cerrar persianas o cortinas. De no hacerlo, tendería inconscientemente a buscar una posición incómoda para evitar la luminosidad, pero que podría acarrearle otros problemas.
Iluminación. Cuando es insuficiente induce grandes esfuerzos visuales, y si es muy intensa puede deslumbrar.

Es necesario que la luz sea homogénea y en un rango medio, lo más parecido a la natural. Si tiene que escribir a mano y es diestro, la luz tiene que llegar de izquierda a derecha; si es zurdo, de derecha a izquierda.

Trastornos respiratorios
Este tipo de padecimientos se presentan con mayor frecuencia en la temporada fría; sin embargo, distintos factores pueden desencadenarlos, por ejemplo, los sistemas de aire acondicionado. “Los equipos modernos generan menos problemas de salud, pero es fundamental que se les dé mantenimiento, ya que suelen alojar bacterias y hongos capaces de alterar las vías respiratorias”, explica el entrevistado.

Los problemas respiratorios más comunes en las oficinas son:
Fiebre de los aires acondicionados. Es una afección que ocasiona temperatura alta, escalofríos, malestar general y dolor de cabeza.

Rinitis alérgica. Inflama las membranas mucosas de las fosas nasales y senos paranasales; se asocia en 50% con el desarrollo de asma. Ocasiona irritación de ojos, mucosidad y estornudos, y se presenta por exposición a microorganismos llamados ácaros del polvo, los cuales se encuentran en alfombras, cortinas y persianas que no se lavan con frecuencia.

Daños por humo de tabaco. Aunque en muchos centros laborales ya no se permite fumar, todavía hay oficinas sin esta restricción. Está comprobado que inhalar humo del cigarro trae graves consecuencias, siendo una de las más peligrosas el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón hasta en 50%.

Aunque sabemos que no está directamente en sus manos controlar los factores de riesgo citados, puede hablar con sus superiores sobre la necesidad de mantener limpios los sistemas de aire acondicionado, alfombras y cortinas. En cuanto al humo que emiten los cigarrillos, si en su empresa no existe prohibición o reglamento al respecto, pida a la gente que tiene el hábito de fumar que no lo haga cerca de usted.

Salud mental
Las exigencias en los centros de trabajo y problemas diarios dan lugar a dolencias físicas y psicológicas; estas últimas generan bajo desempeño, ausentismo y hasta incapacidad permanente. De acuerdo con el Dr. Nava Hernández, las principales son:
Estrés. Suele aparecer a causa de:

Presiones y largas jornadas laborales.
Cumplir con un trabajo que no cubre las expectativas económicas, profesionales y de estatus.
Escasa comunicación con jefes.
Falta de autorización para tener iniciativa.
Malas relaciones interpersonales.
Imposibilidad de desarrollo.
Realizar demasiadas funciones.
Lo anterior ocasiona dolor de cabeza, dificultad para descansar, falta de concentración, alteraciones digestivas y descontento. Además, cuando el estrés se torna excesivo puede predisponer a hipertensión arterial, infarto cardiaco, depresión, gastritis, úlcera gástrica y trastornos del sueño.

Síndrome de burnout. También se le conoce como síndrome de desgaste profesional, y se caracteriza por agotamiento físico y mental extremo, bajo rendimiento laboral y pérdida de interés hacia el trabajo.

Síndrome de acoso (mobbing). Es tan común que quizá ya fue víctima. Tiene lugar cuando a una persona se le hostiga de manera psicológica a fin de que renuncie a su empleo, y llega a ser tanta la presión que se ejerce, que el afectado sufre depresión y ansiedad. En casos graves puede llegarse al suicidio.




Adicción al trabajo (workaholism). Aparece cuando no se da la oportunidad de descansar los fines de semana o en vacaciones, y vuelca toda su energía al trabajo. Es importante la realización y consecución de sus metas, pero debe recordar que ello no debe ir en contra de su propio bienestar, pues en mediano plazo podría sufrir desgaste físico importante, distintas dolencias físicas, ansiedad, bajo rendimiento y alejamiento afectivo.

El panorama parece desolador, pero existe solución. En primer lugar, conviene reconocer la existencia de un problema emocional. Posteriormente, a fin de controlar la ansiedad y el estrés, es recomendable cambiar el estilo de vida al:

Mejorar la alimentación, evitar el consumo de café y tabaco y reducir la ingesta de alcohol.
Descansar y dormir lo suficiente (entre siete y ocho horas diarias).
Aprovechar los espacios de distracción y esparcimiento.
Hacer ejercicio cuando menos 20 ó 30 minutos al día.
Organizar las actividades laborales y cotidianas.

Fuente: http://www.saludymedicinas.com.mx/nota.asp?id=2288

Comenten!!!!y no sean tan viciosos...como yo...jaja

Saludos a todos!

0
0
0
0No comments yet