Check the new version here

Popular channels

El Harén del Faraón.





...... T . A . R . I . N . G . A ......




Ramses II ...El Faraón.





Nieto de Ramsés I e hijo de Seti I, se cree que Ramsés II no había sido el primogénito del faraón, sino que tenía un hermano mayor cuyo nombre no ha perdurado.


Pero su padre quiso asegurar la sucesión en vida designándole heredero y vinculándolo al poder en calidad de corregente.


Al joven príncipe le fue otorgado entonces un palacio real y un importante harén, y debió acompañar a Seti en las campañas militares emprendidas para sofocar las rebeliones en Palestina y Siria. También lo secundó en la guerra contra los hititas que habían ocupado los territorios de Siria.



Junto a las esposas oficiales (principales y secundarias) el faraón estaba rodeado por un gran número de servidoras, esclavas y concubinas llamadas “Ornamentos reales”, así como por las “Bellezas vivas de Palacio”, que con sus cantos y bailes entretenían al rey. Todas estas mujeres tenían como fin servir y complacer al soberano.

Este conjunto de féminas junto con los descendientes del rey y sus nodrizas formaban el llamado “El harén del faraón”.

Las habitaciones que formaban el harén estaban cerca del palacio real o en su interior.
“El harén de viaje” era llamado a una delegación del harén que se trasladaba junto al rey en sus viajes. Incluso en tiempos de guerra.

Para desempeñar su papel de rey, el faraón escogía a la que se convertía en su esposa principal y sobre la que recaía el peso oficial de reina de Egipto, aunque en ocasiones varias mujeres desempeñaron este papel al mismo tiempo.

Junto a la esposa principal y residiendo en el harén real, estaban las esposas secundarias, princesas extranjeras o mujeres egipcias pertenecientes a las grandes familias del país.

Para satisfacer sus necesidades el harén estaba dotado de tierras, ganado y recursos económicos en cuya administración trabajaban una red de funcionarios varones que vivían fuera del recinto y que rendían cuentas a la Gran Esposa Real.

Durante sus primeros años los hijos de las distintas esposas reales, eran educados por nodrizas y preceptores en la “Casa de los Hijos”, dentro del harén.
Luego eran enviados a una escuela, el Kap junto a los hijos de los nobles.



De modo que cuando en 1301 llegó al trono, poseía ya una vasta experiencia militar, a pesar de su extrema juventud.


Al nacer había recibido el nombre de Ramsés -II que ha conservado la historia-, y en la ceremonia de coronación, además de recibir el cetro y el látigo (las insignias sagradas destinadas a introducirle en el rango de los grandes dioses), le fueron otorgados cuatro nombres:

«toro potente armado de la justicia», «defensor de Egipto», «rico en años y en victorias» y «elegido de Ra».


A partir de ese momento su vida fue la de un rey-dios, hijo de dioses, objeto de culto y adoración general. Fue un faraón tan absoluto como su padre y llegó a identificarse con Dios más que los gobernantes anteriores. La distancia que lo separaba del pueblo era aún mayor que la de Keops.


Pero empezó La poligamia y a conformar su Harén


fue práctica habitual entre los soberanos de Egipto. Ramsés II tuvo un
gran número de esposas y concubinas, que le dieron más de cien hijos, asegurando la continuidad dinástica.


Entre ellas figuraban varias princesas extranjeras, con las
que el faraón se casó para consolidar acuerdos de paz.
Pero el título de Gran Esposa
Real estuvo reservado a muy pocas, en especial a Nefertari, su favorita.


Ramsés II, hijo del faraón Seti I y de la Gran Esposa Real
Muttuya, fue un faraón rodeado de numerosas esposas y
concubinas.


Sus más de 90 años de vida le otorgaron más de
cien hijos e hijas.


La poligamia no estaba prohibida en el antiguo Egipto y era una práctica arraigada entre las familias
gobernantes como medio para asegurar la continuidad dinástica.



Se tiene constancia de que Ramsés II tuvo al menos ocho
esposas principales mencionadas por las fuentes.


Junto a estas esposas oficiales, el faraón estaba rodeado por un gran número de servidoras, esclavas y concubinas, las llamadas «Ornamentos
reales», así como por «Bellezas vivas de Palacio», que tenían la
misión de entretener al soberano con sus cantos y bailes.


Todas ellas formaban lo que comúnmente conocemos como el harén
del faraón.


Durante el reinado de Ramsés II el harén real se
denominaba Per Jenret y estaba formado por múltiples
estancias.


Sin embargo, no todas las mujeres que residían en el harén
tenían contacto con el soberano y probablemente muchas
pasaron allí sus días sin verlo jamás.


Durante la vida del faraón,
una mujer destacó por encima del resto:
Nefertari Meryt-en- Mut,
que no sólo ostentó el título de Gran Esposa Real, sino que
a ella y a la diosa Hathor está dedicado uno de los dos
magníficos templos que el rey ereigió en Abu Simbel.


Ramsés II también hizo construir para ella en el Valle de las Reinas una de
las tumbas más bellas que se han conservado


Más chocante resulta para nuestra mente moderna
que el faraón se casara con
sus propias hijas,
elevadas de este modo al rango de Grandes
Esposas Reales.


Además, Ramsés II contrajo matrimonio con
princesas de otros países, entre ellas Maathorneferura, una hitita
que fue la primera extranjera en ostentar el título de Gran
Esposa Real.


Hasta la actualidad siguen ambas cosas, la Poligamia,aun abundante entre nosotros y los que tienen Harén, que son los presidentes petroliferos y otros, mientras el pueblo afligido no tiene que comer.




...... T . A . R . I . N . G . A ......



Les Deseo El Mejor de sus Dias
0
0
0
1
0No comments yet