Popular channels

El masaje descontracturante

HISTORIA DEL MASAJE

Introducción

La historia del masaje corporal está muy documentada en muchos textos históricos y aunque realmente es muy difícil determinar la época concreta de su nacimiento sí se puede llegar a una conclusión clara y concisa: " el masaje es tan antiguo como el ser humano" o, dicho de otra forma, existe desde el origen del hombre prehistórico, y eso ha quedado demostrado gracias a dibujos y artilugios encontrados pertenecientes al período de la prehistoria.
Si bien el término "masaje" es bastante reciente, su práctica data de tiempos muy remotos y se le ha reconocido como la práctica curativa más antigua de la humanidad, además de ser el método más natural e instintivo para aliviar un dolor o molestia corporal. ¿Quién no ha seguido el impulso de frotarse o masajearse alguna zona del cuerpo que se siente dolorida por un golpe, por un mal gesto, por una mala posición, por cansancio o simplemente por el gusto de relajarse?
Ciertos trabajos de investigación han permitido establecer que, en casi todas las antiguas culturas, se practicaba alguna forma de masaje y que estos conocimientos se fueron expandiendo por el mundo de oriente a occidente.
Se cree que la práctica del masaje se extendió hacia Europa desde el Este y que floreció hacia el 300 A.C. Para adentrarnos más en la historia del masaje y conocer curiosidades muy interesantes del mismo los invitamos a un fantástico viaje por el mundo y el tiempo.

Grecia
Los griegos fueron los primeros en dejar constancia de la práctica del masaje y se sabe que lo utilizaban habitualmente como ritual de mantenimiento físico, sobre todo para aquellos que practicaban gimnasia. A ellos se debe la creación y promoción del gimnasio, de hecho crearon los Juegos Olímpicos. Gracias a ellos la práctica del masaje era habitual.

Es en Grecia donde se consolida la diferencia entre cosmética como utilización de adorno físico y estético y la importancia de los cuidados corporales para mejorar y curar el cuerpo, entre ellos uno de los indispensables era el masaje corporal.

Roma
La civilización romana fue fundada hacia el año 753 a. C. Poco a poco fue absorbiendo a los pueblos que habitaban la península itálica y conquistó sus dominios adueñándose de Grecia. Así la cultura griega dejó paso al Imperio Romano que se extendió por todo el sur de Europa, hasta el norte de África y Asia menor. Y, paradójicamente, son los romanos los que se dejan influenciar por Grecia adoptando así sus médicos, sus filósofos, su arte y gran parte de sus costumbres. La historia indica que los mayores intelectuales romanos fueron griegos o se educaron en la cultura griega. Refiriéndose al masaje, para los romanos era un acto paralelo al del baño y es por ello que se daban fricciones con aceites fragantes y cremas, servicios que se popularizaron gracias a los baños y termas públicas. Estos masajes eran realizados mayoritariamente por masajistas griegos o egipcios.

Edad Media
Después del Imperio Romano, desde el año 476 hasta el año 1450, aparece en la historia un período denominado Edad Media, período que significa para Europa el freno a los movimientos y avances científicos y culturales.
Desde un punto de vista religioso, la expansión del Cristianismo termina por imponer una nueva moral muy estricta y represiva. Tanto el aspecto social como el religioso tienen una influencia decisiva en los cuidados corporales y en las prácticas médicas. La enfermedad se concebía en un entorno religioso, o dicho de otra forma, era el castigo por el pecado. Por eso los baños y la práctica del masaje fueron desapareciendo de la vida cotidiana. Respecto al masaje, la iglesia consideraba que era una práctica más erótica que terapéutica y acabó practicándose solamente en casas de prostitución. Los caballeros de occidente, motivados por el espíritu de aventura y por los imperativos religiosos de la época, deciden hacer guerra santa o "cruzadas" para recuperar los Santos Lugares que se encontraban en poder del Islam. Los comerciantes italianos se fijan en nuevas posibilidades comerciales: Marco Polo llega al lejano Oriente, y al mismo tiempo se convierte en el propagador occidental de sus experiencias en Asia, que tuvieron gran influencia sobre la belleza y el cuidado corporal, ya que importa costumbres y cuidados utilizados por mujeres asiáticas. De este modo las mujeres occidentales comienzan de nuevo a disfrutar de los baños, masajes, ungüentos y demás complementos de belleza.

Renacimiento
A mediados del año 1400 finaliza la Edad Media. Surge una nueva época con anhelo de libertad de pensamiento y renace el arte, la medicina, la ciencia, las costumbres y aparecen un importante número de nuevos inventos y descubrimientos. El Renacimiento se desarrolló en Europa occidental, concretamente en los países que habían sido ocupados por el Imperio Romano: Italia, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, España e Inglaterra. Esta nueva forma de vida impulsó todo lo relacionado con la belleza corporal, que tan mal vista estaba en la Edad Media. Italia fue la capital del Renacimiento y, en concreto Venecia, fue pionera en dictar las nuevas normas de belleza.
Dado el resurgimiento de las ciencias y cuidados para la salud, el masaje empieza de nuevo a relacionarse como un medio curativo gracias a Ambroise Pare (1517-1590), cirujano y barbero francés que escribió en una de sus publicaciones los efectos positivos del masaje y su efecto curativo y también clasificó los diferentes tipos de maniobras manuales. Debido a sus conocimientos fue requerido por la corte francesa y trabajó como médico durante varios reinados. Durante la segunda mitad del siglo XV, con la invención de la imprenta, se publicaron numerosos escritos sobre arte, ciencia y salud. El avance de esta técnica y las mejoras en la distribución contribuyeron a aumentar la divulgación e interés por dichos temas, incluido la práctica del masaje.

Siglos XVI - XVII - XVIII
Entre los años 1600 y 1700, en Europa nace un nuevo movimiento denominado Barroco que se caracteriza por su importancia sobre el arte, en todas sus formas, y las letras. Situados en la Corte Francesa y en referencia a las costumbres de cuidados personales cabe destacar la poca higiene y cuidado personal que disimulaban de una forma puramente estética. Hay datos históricos que detallan el poco uso del baño, de hecho éste estaba recomendado por los médicos de una forma muy poco frecuente, y utilizaban paños empapados en lociones o alcohol para limpiarse el cuerpo de una forma muy superficial. Incluso el lavarse la cabeza era muy raro, por ello hubo tanto auge en utilizar pelucas. Por supuesto, toda esta situación empeoraba fuera de la corte. Por tanto se comprende que practicar o recibir un masaje en aquella época era muy poco frecuente o casi excepcional.
Durante el reinado de Luis XV se produce otro nuevo movimiento histórico denominado Rococó y que se caracteriza de nuevo por la influencia sobre el arte y más especialmente en la decoración de interiores y muebles. Por otro lado, la corte empieza a respirar nuevos aires influenciados por Extremo Oriente. La conocida Madame Pompadour pone de moda el baño, verdadera novedad de la época, recomendado éste por su médico que había estudiado Medicina China.
En el año 1750 aproximadamente se inicia en Europa la Revolución Industrial y, posteriormente, hacia el año 1789, finaliza la Revolución Francesa, produciéndose un cambio radical en la sociedad y costumbres de la vida cotidiana. Afortunadamente la higiene personal retoma un nuevo rumbo y esta es cada vez más popular y frecuente.
En el año 1800 aparece el Neoclasicismo, época marcada por el resurgir del arte y estilos griego y romano. Además de algunas de sus costumbres referidas al cuidado personal, se empiezan a utilizar de nuevo aceites, ungüentos, baños y masajes de origen romano, egipcio o griego.
Hacia finales de 1800 se restableció el masaje como práctica científica para el mantenimiento de la salud y tratamiento de algunas enfermedades. Se popularizaron de nuevo las termas y curas en balnearios arraigándose con el paso de los años.

Siglo XIX
A principios del siglo XIX, el filósofo y maestro de esgrima Per Henrik Ling (1776-1839), nacido en Suecia, es conocido como el padre de la Fisioterapia. En 1813, fundó el Instituto Central Real Sueco de Gimnasia. Creó su propio sistema, el Sistema Ling, que se divulgó al publicarse su obra póstuma llamada "Movimientos suecos, curación por movimiento". Esta nueva técnica fue extendida hacia el resto de Europa y la antigua Rusia. De hecho, en 1851, existieron unos treinta y ocho centros de educación con el Sistema Ling, casi todos en Alemania con un programa de estudio de 3 años y clases diarias de 6 horas.
El médico Mathias Roth estudió con Ling y en 1851 publicó el primer libro en inglés sobre Movimientos Suecos. También fundó el primer instituto en el cual se impartía "La Gimnasia" de los movimientos suecos y dio lecciones privadas a Charles Fayette Taylor, médico neoyorquino que, en 1858, dio a conocer éste método en EEUU, donde se conoció como "La Cura" mediante los movimientos suecos.
Charles Fayette Taylor médico afincado en Nueva York, estudió y aprendió la técnica sueca. Más tarde dio a conocer el método de curación sueco en su país. Su hermano George Henry Fayette publicó el primer libro estadounidense de esta técnica europea, y en 1960 fundó el primer instituto de "Curación por movimientos suecos". Ambos hermanos estudiaron y perfeccionaron la técnica, contribuyendo a su mayor aceptación entre el público en general y se dedicaron a la enseñanza hasta el año 1899 aproximadamente.
A principios del siglo XIX los alumnos de Medicina de escuelas de Alemania y de los países nórdicos tuvieron como materia de estudio el masaje, en aquel entonces recurso útil y digno dentro del campo médico.
Consecuentemente muchos médicos de dichos países recomendaban a sus pacientes masajes y baños para la recuperación y el mantenimiento de la salud, sobre todo en problemas relacionados con el reumatismo.

Siglo XX
Durante el siglo XX hay dos importantes puntos a destacar como son las: nuevas terapias manuales y el aumento indiscriminado de escuelas y terapeutas de dudosa cualificación profesional. Estos últimos han influido negativamente en la seriedad de la práctica del masaje de tal forma, que la reputación del mismo y la de otras técnicas manuales decaen de forma masiva entre la clase médica, afectando también al público en general.
Los avances de este siglo tuvieron una influencia negativa en la práctica de terapias manuales debido a la incorporación de aparatología médica, más concretamente la utilizada con corrientes específicas para la recuperación muscular, lo que hizo que disminuyera en gran medida la recomendación del masaje manual. Los médicos, en general, dejaron de interesarse por aprender técnicas de masaje y la práctica de éste se redujo a unas simples fricciones.
Por otro lado, también se crearon nuevas e importantes técnicas y terapias manuales, muchas de ellas promovidas e investigadas por médicos. Algunas de ellas parten de la filosofía oriental la cual enfatizaba al cuerpo como un todo, no sólo físico, sino también energético, y de ahí la necesidad de equilibrar al cuerpo mediante masajes y técnicas que hicieran fluir la energía o Ki por "los canales corporales energéticos", ya que según su teoría hay una influencia directa sobre nuestra armonía energética y el correcto estado físico del organismo.
Otras de estas nuevas terapias tienen su origen en el antiguo occidente y es durante el siglo XX que han sido perfeccionadas y estudiadas de una forma científica, creando un protocolo de aplicación y dándoles un nombre y apellido propio.


Actualmente se puede constatar que los masajes creados y utilizados hoy en día tienen, fundamentalmente, un origen común; por un lado de oriente tanto de China, India o Japón como de las antiguas civilizaciones romanas, griegas o egipcias y por supuesto más recientemente de Suecia. Estos nuevos masajes o técnicas han sido desarrollados o creados principalmente en Europa y América.

Hoy por hoy podríamos clasificar los masajes actuales en tres grupos: los realizados con un objetivo puramente de recuperación física local o total como es, entre otros, el masaje deportivo, los masajes o técnicas curativas energéticas, como por ejemplo el Reiki y un tercer grupo que se caracterizan por una mezcla de los anteriores como podría ser el masaje Shiatsu.

EL SENTIDO DEL MASAJE

Al revés de lo que se cree, el masaje es un arte curativo y no una técnica sexual avanzada. Sin que esto último deje de ser una de las muchas posibilidades que ofrece. El fondo profundo del masaje reside en su forma singular de establecer una comunicación sin palabras. En sí mismo, esto no es del todo extraño; a menudo, tocando o abrazando a los que nos rodean, por ejemplo, les hacemos saber que simpatizamos o que sufrimos con ellos, o que apreciamos y respetamos lo que valen. Sin embargo, el masaje puede trasmitir este mensaje en una frecuencia nueva y diferente. La persona que lo recibe participa de una experiencia física y mental difícil de describir: como si penetrara en un recinto misterioso que hasta el momento se hallaba cerrado y oculto; una región cuya existencia es probablemente conocida sólo por aquellos que practican alguna forma de meditación. Este estado, en sí mismo, es un don. Sin embargo, el que da el masaje no debe necesariamente detenerse ahí, pues mientras mejor pueda sintonizar con la agudizada conciencia de sí del sujeto, mejor podrá trasmitirle algo de su propio ser interior y de su experiencia. El más ligero contacto se convierte en una forma de comunicación: como deslizar una pluma delicada sobre un papel sensible. La confianza, la empatía y el respeto, para no mencionar una sensación de pura y mutua existencia física, pueden ser expresados con una plenitud jamás igualada por las palabras. El masaje es algo esencialmente simple. Nos hace más plenos, más nosotros mismos. Las manos tienen el poder de transmitir esta posibilidad a otros. Aprenda a confiar en él y pronto descubrirá mejor que nadie cuál es el sentido profundo del masaje


CLASIFICACIÓN DE MASAJE

El masaje se divide en los siguientes tipos:

•Masaje terapéutico de relajación: Se aplica con el objetivo de normalizar las funciones en los casos de afecciones y lesiones del organismo. Una variedad del masaje terapéutico la constituye el masaje por segmentos (masaje manual profundo). Este se estructura sobre la base de las relaciones por segmentos existentes entre los órganos internos y la piel, los músculos, el tejido conjuntivo subcutáneo, etc. Mediante la manipulación de las diferentes regiones se favorece la normalización de las funciones de los órganos internos. Fundamentalmente, el masaje manual profundo está destinado a la eliminación de las contracturas de los tejidos blandos ubicadas en los planos musculares más superficiales. En contraposición a esto, el masaje relajante utiliza las mismas técnicas que el mencionado anteriormente pero su objetivo es aliviar el stress provocados mediante maniobras más sencillas sin la necesidad de dividir al cuerpo humano por segmentos.

•Masaje estético: Se aplica con el objetivo de mejorar el estado de la piel y corregir los defectos estéticos. Este se puede dividir en: profiláctico, se utiliza para mejorar propiamente el estado de la piel (fundamentalmente de la cara y el cuello) y fortalecer el cabello; terapéutico, para corregir los defectos estéticos (cicatrices, equimosis, etc.)

•Masaje deportivo: Forma parte integral del sistema de entrenamiento deportivo y se aplica con el objetivo de lograr el perfeccionamiento físico del deportista, elevar su capacidad de trabajo, alcanzar más rápido y conservar por más tiempo la forma deportiva, hacer más eficaz la preparación con vistas a la actuación en las competencias, así como también, para luchar contra la fatiga. Actualmente el masaje deportivo se divide en: Masaje pre competitivo, de entrenamiento y de recuperación.

•Drenaje linfático: es una especialidad de masaje que actúa directamente sobre el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y mantener en forma el sistema inmunitario. Su efecto se deja notar sobre la piel porque activa la circulación y mejora la microcirculación. Además, hace frente a la celulitis evitando la retención de líquidos.

•Masajes asiáticos: involucran una amplísima cantidad de técnicas de masajes, y enmarcados dentro de sus corrientes medicinales particulares, estos masajes adoptan diversas formas. Existen varios tipos de masajes asiáticos, algunos más difundidos que otros; sea cual sea su forma, su objetivo es el mismo: buscar la sanación promoviendo la salud física y mental del paciente. Los más populares son:
oMasaje tailandés: Este tipo de masaje trabaja sobre las articulaciones del organismo, realizando movimientos bruscos y enérgicos sobre el cuerpo del paciente para aumentar su flexibilidad y eliminar muchos problemas.
oMasaje shiatsu: Originado en la tradición de la medicina japonesa, el shiatsu o digitopuntura es uno de los masajes asiáticos más conocidos. Trabaja sobre el campo de meridianos de acupuntura para así promover el flujo de energía en el interior del organismo del paciente.
oMasaje ayurveda: La ayurveda es la tradición medicinal de la India, y su objetivo es buscar la sanación del paciente a través de la combinación de varias técnicas y estrategias. Para ello se llevan a cabo dietas y terapias que acompañan la sesión del masaje.
oReflexología: Esta tradición se basa sobre los fundamentos de la medicina china y el sistema de meridianos de la acupuntura, beneficiando tanto el cuerpo como la mente a través del estímulo de determinados puntos exactamente dispuestos a lo largo y ancho de todo nuestro cuerpo.

•Masajes tibetanos: La medicina tibetana es en parte fundadora del concepto de Medicina Holística, y su estrecho contacto con otros sistemas medicinales asiáticos le ha permitido ampliar horizontes y adquirir conocimientos de varias partes de este continente. Uno de los productos acabados de este contacto intercultural es el masaje tibetano, un masaje basado en principios medicinales muy antiguos y que permite mejorar la mente y el cuerpo del paciente. Los médicos tibetanos realizan los masajes tibetanos basados en el principio de que en el organismo humano existen tres canales, el derecho (por el que fluyen los nervios), el izquierdo (que alimenta los tejidos) y el central (por el que fluye una parte de la conciencia). A su vez, también dividen las causas de enfermedad por desequilibrios de tres tipos, y además divide el cuerpo en tres partes: el cuerpo burdo, el cuerpo sutil y el cuerpo muy sutil. El masaje tibetano actúa sobre todo esto en base a este trinomio de conceptos y principios, e incluso existen tres tipos de masaje tibetano: masaje de cabeza, digitopresión y enérgico. Combinando estos tres tipos de masaje tibetano el terapeuta consigue un abordaje completo de la salud del paciente, y al masaje tibetano se le asocian propiedades para la salud física y mental.

•Masaje Sueco: se aplica como masaje terapéutico y como masaje descontracturante, pues tiene una repercusión directa sobre los músculos afectados por contracturas musculares. El masaje sueco permite relajar el cuerpo y actuar como masaje terapéutico para personas que padecen estrés y tensión. Se caracteriza por tener varios movimientos:
oEffleurage: se aplica a lo largo en dirección del corazón, y permite relajar todo el cuerpo.
oPetrissage: se amasan la zona que se está trabajando, lo cual aumenta la circulación.
oFricción profunda: Estos movimientos circulares alivian la tensión.
oTapotement: Estas son las clásicas palmaditas que se dan con el borde externo de la palma de la mano.

•Masaje Californiano: es una de las técnicas kinesiológicas que más se están poniendo en práctica últimamente con fines relajantes y anti estrés. Sus buenos resultados la han convertido en una práctica muy difundida en el mundo entero. Básicamente, el masaje californiano tiene como principal característica los movimientos largos. Se trabaja sobre todo el cuerpo, ya sea boca arriba o boca abajo. Y desde el cuello hasta los pies. Se recorre todo el organismo y se genera un estado de relajación que tiende a trabajar sobre el sistema nervioso y sobre la distribución de la energía corpórea. Es perfecto para quitar agarrotamientos, calambres y ese tipo de dolores musculares tan típicos del estrés. Cada sesión de masaje californiano generalmente dura una hora, una hora y media, trabajando también sobre la respiración y con el ejecutante oficiando de guía permanentemente. También pueden llegarse a aplicar tratamientos adicionales durante el proceso, como ser digitopresión o reflexología.

•Masaje americano: Este es un masaje que tiene como finalidad eliminar el Stress, equilibrar o balancear la energía del cuerpo y crear una armonía cuerpo mente. Es un masaje a nivel muscular. Se trabajan los músculos en descarga y carga, obteniendo un balance energético en los órganos relacionados, y ayuda a eliminar las tensiones que se acumulan en los músculos del paciente, obteniendo una relajación corporal.

Ninguno de estos masajes se recomienda para la rehabilitación de una lesión músculo-tendinosa ó articular, así como tampoco para afecciones crónicas del tejido muscular. Dicha rehabilitación debe estar a cargo del profesional correspondiente (Licenciado en Kinesiología).

La contractura muscular es una característica común de las situaciones de dolor del sistema musculo-esquelético. La inflamación y los procesos degenerativos de las articulaciones, estructuras fibroligamentarias, músculos, tendones y fascias, generalmente producen contractura muscular regional refleja, que tiende a la inmovilización, con el fin al menos en parte, de neutralizar el origen del dolor. Dicha contractura que ha dado por denominarse “antálgica” y que se encuentra presente siempre en toda afección articular, aparece como consecuencia de la interconexión que existe entre las fibras sensitivas aferentes de la capsula articular y las neuronas motoras de la medula. Por lo tanto, las sensaciones originadas en la articulación modifican su control motor por medio de un simple reflejo medular.

La causa por la cual dicha contractura es motivo de dolor, se debe a que el musculo se encuentra trabajando bajo condiciones no fisiológicas. Normalmente, los músculos se contraen de manera isotónica con acortamientos temporales de su estructura. En la contractura, por el contrario, la contracción es isométrica (sin movimiento) y es su prolongación en el tiempo la que lleva a la isquemia muscular. Así, los productos finales del metabolismo tisular del musculo isquémico se transforman por sí mismos en una fuente de dolor.

La tensión muscular, según el sentido que le damos aquí, se trata de una rigidez o de una contracción de los músculos y del tejido conectivo, más allá del tono requerido para un funcionamiento normal. Su origen es en gran parte, y quizás totalmente, psicológico, y se da a menudo con caracteres crónicos; lo que quiere decir que no nos abandona nunca, ni siquiera cuando estamos dormidos. En este sentido nos provoca una continua pérdida de vitalidad (con frecuencia subconsciente).

¿Qué deben buscar las manos? No mucho. En una zona particularmente contraída, especialmente en la parte superior de la espalda, al costado y sobre los omóplatos, es probable que los dedos localicen bajo la piel pequeñas formaciones que pueden llegar a tener las dimensiones de un guisante o más. Normalmente son depósitos de materias de desecho o nudosidades del tejido conectivo. Pero lo más normal es que al palpar un músculo tenso se advierta cierta rigidez y una resistencia al masaje.

¿Qué se hace una vez localizada una zona de tensión? Lo primero es dar masaje sobre un área mucho más amplia que la señalada como tensa. Esto se debe a que el lugar que ha encontrado es de hecho sólo el foco de una pauta de tensión mayor y más generalizada. El paso siguiente es dar un buen masaje sobre el o los focos de tensión. Utilizar toques que exijan bastante presión; los mejores son aquellos realizados con las puntas de los dedos o las yemas de los pulgares, ya que concentran la fuerza sobre un área más reducida. Proceda en forma lenta y sistemática tratando de captar cualquier alteración, por mínima que sea, que se produzca en los músculos y tejidos. En algunas regiones del cuerpo, especialmente la superior de la espalda, los hombros y el cuello, encontrará que, existiendo cierta tensión, incluso una presión moderada puede causar dolor. De suceder esto, informe al sujeto que se trata de un efecto positivo y que se sentirá mucho mejor cuando termine. Sin embargo, no ejercer demasiada presión (con todo el peso del cuerpo, por ejemplo) sobre un sitio que duele. La presión extrema puede resultar un medio útil para trabajar este tipo de tensión, pero es necesario saber exactamente qué se está haciendo al aplicarla.

La tensión se da en estratos, y frecuentemente usamos una capa superficial para aislarnos de los estratos profundos. Un buen masaje puede reducir la tensión superficial sin tener gran efecto sobre las inferiores. Esto significa que las capas profundas se dejan sentir completamente por primera vez. La persona tendrá una tensión total considerablemente inferior, pero habiendo captado lo que realmente sucede en su cuerpo, experimenta más tensión que antes. Una última advertencia. Nunca descuidar el resto del cuerpo por masajear una o dos áreas de mayor tensión. Economizar el tiempo reduciendo el que dedique a otras zonas para usarlo después en estas áreas, pero no exagerar. Para reducir la tensión, y también para cualquier otro aspecto del masaje, observar un principio fundamental: trabajar el cuerpo como un todo.

En lo llamado “masaje Manual Profundo” se pueden distinguir, a su vez, dos métodos para su realización:
oMasaje descontracturante: se enfoca exclusivamente en la zona a trabajar debido a la presencia de una o más contracturas generadoras de dolor extremo. No se trabaja ninguna otra zona del cuerpo humano.
oMasaje Anti-stress: se masajes todo el cuerpo en una misma sesión debido a la ausencia de contracturas localizadas. El paciente refiere sólo tensión muscular, no dolor.

¿En qué orden se deben trabajar las distintas partes del cuerpo cuando se da un masaje completo? No existe ninguna secuencia verdaderamente esencial. De hecho se recomienda justamente variar en forma constante el orden que sigue. Ayudará a evitar la impresión, tanto del que lo da como del que lo recibe, de que está haciendo algo trillado y rutinario. La regla primordial del masaje no se basa en el orden de las zonas a masajear sino el sentido en que se realiza cada maniobra, este sentido se llama centrípeto y hace referencia a que todo masaje debe realizarse hacia el corazón (con el fin de mejorar la circulación sanguínea) y los ganglios linfáticos (con el fin de mejorar la circulación linfática).

¿Qué posibilidades existen? Lo primero es dónde iniciar el masaje. Algo que obviamente resulta más conveniente, para el que lo da y el que lo recibe, es completar un lado del cuerpo antes de trasladarse a otro. Cubra sistemáticamente toda el área que va a masajear sin descuidar ninguna zona.


link: https://www.youtube.com/watch?v=D3K0JIQK2Ss
0
0
0
0No comments yet