eres lo que comes







El fotógrafo Ted Sabarese, intenta retratar las semejanzas entre las personas y los pescados que están a punto de comer, siguiendo el popular dicho: "Eres lo que comes"















Eres lo que comes, así que come bien

¡Tú eres lo que comes! Una idea estupenda de civilizaciones antiguas que ha sido confirmada por estudios modernos y las ciencias nutricionales. Ellos han demostrado que lo que una vez fue llamada “La Teoría de las Signaturas” era increíblemente correcta. Ahora afirma que cada alimento entero tiene un patrón que se asemeja a un órgano o función del cuerpo fisiológico y que estos patrones actúan como una señal o signo sobre el beneficio que la comida proporciona al comedor.



Esta es sólo una breve lista de ejemplos de la Teoría de las Signaturas.
Una rebanada de zanahoria se ve como un ojo humano. La pupila, el iris y las líneas irradiantes se asemejan al ojo humano. La ciencia demuestra que las zanahorias refuerzan el flujo de sangre hacia los ojos y ayudan a su funcionamiento.
Un tomate tiene cuatro cámaras y es rojo. El corazón es rojo y tiene cuatro cámaras. Todas las investigaciones muestran que los tomates son alimentos para el corazón y la sangre.
Las uvas cuelgan en un racimo que tiene la forma del corazón. Cada uva parece una célula sanguínea y toda la investigación actual muestra que las uvas también vitalizan al corazón y a la sangre.





Una nuez tiene la apariencia de un pequeño cerebro, con un hemisferio izquierdo y derecho, cerebros superiores y cerebelos inferiores. Incluso las arrugas o pliegues en la nuez son iguales que el neo-córtex. Hoy sabemos que las nueces ayudan a desarrollar más de 3 docenas de neuro-transmisores para el funcionamiento cerebral.
Los frijoles realmente sanan y ayudan a mantener la función renal y sí, se ven exactamente como los riñones humanos.
Apio, Bok Choy, Ruibarbo y otras se ven justo como los huesos. Estos alimentos se destinen específicamente a la resistencia ósea. Los huesos son 23% sodio y estos alimentos contienen 23% de sodio. Si no tienes suficiente sodio en tu dieta, el cuerpo lo jala de los huesos, debilitándolos. Estos alimentos reponen las necesidades esqueléticas del cuerpo.





Berenjena, la palta y las peras ayudan a la salud y funcionamiento del útero y el cuello uterino de la mujer – y tienen la apariencia de esos órganos. La investigación actual muestra que cuando una mujer se come un aguacate por semana, balancea sus hormonas, baja el peso no deseado del parto, y previene los cánceres cervicales. ¿Qué tan profundo es esto? …. Se tarda exactamente 9 meses cultivar un aguacate desde la floración hasta el fruto maduro. Hay más de 14.000 componentes químicos fotolíticos de nutrición en cada uno de estos alimentos (la ciencia moderna solo ha estudiado y nombrado alrededor de 141 de ellos).





Los higos están llenos de semillas y cuelgan en pares cuando están creciendo. El higo incrementa la movilidad del esperma varonil e incrementa el número de espermatozoides y también sirve para superar la esterilidad masculina.
Las Papas, batatas se parecen al páncreas y en realidad balancean el índice glicémico de los diabéticos.
Las aceitunas ayudan a la salud y la función de los ovarios.
Pomelos, naranjas y otras frutas cítricas se parecen a las glándulas mamarias de la mujer y en realidad ayudan a la salud de los pechos y al movimiento de la linfa hacia adentro y fuera de los senos.
Las cebollas se parecen a las células del cuerpo. Las investigaciones actuales muestran que las cebollas ayudan a limpiar los materiales de desecho de todas las células del cuerpo, sino que incluso producen lágrimas que lavan las capas epiteliales de los ojos.

M Johnson, Maestro de Reiki