1. Salud y bienestar
  2. »
  3. Wellness

¿es necesario aprender lenguaje de señas en Venezuela?

Los seres humanos que integran la comunidad del mundo, realizan distintas actividades que forman parte del Ciclo de Vida, las cuales constituyen una fuerte interacción con el medio o entorno que les rodea, siendo está relación dada a través de lo que es la percepción sensorial, y formando parte del intercambio y la comunicación que tienen con otros individuos mediante las interacciones que se dan entre ellos.
Sin embargo, estas condiciones no son uniformes en todos, ya que muchos por defectos en su nacimiento como también por malformaciones congénitas no tienen la capacidad plena de hacer uso de los cinco sentidos que permiten la percepción con el mundo, por lo que se requiere la aplicación eficaz y universal de distintos mecanismos de adaptación que permitan subsanar levemente esta carencia.
En lo que respecta a la comunicación, uno de los más adaptados y difundidos es el Lenguaje de Señas, el cual es empleado por aquellas personas que padecen Hipoacusia, es decir, la incapacidad de poder percibir parcial o completamente los sonidos de nuestro entorno, y que permite que ellos puedan interactuar con otras personas.
La lengua de señas tiene una estructura compleja y también cuenta con su propio nivel gramatical que debe ser verificado para la correcta comunicación, no es posible llevarlo hacia un soporte escrito, por lo que las personas Hipoacusias deben utilizar el lenguaje escrito derivado de la Lengua Fonal que se emplee en su ámbito familiar, cultural o nacional donde se desarrollen.
Por tal razón, se realiza el siguiente trabajo el cual trata de diseñar un Manual de Lengua de Señas Venezolano como estrategia de aprendizaje para la enseñanza de esta lengua en el uso cotidiano.

Planteamiento del Problema

A través de la historia, el ser humano ha evolucionado tecnológica, biológica, psicológica y socialmente; superando en el camino un sin número de obstáculos y adversidades. Sin embargo, es bien sabido que a pesar de la evolución aún queda camino por recorrer y obstáculos por vencer, como es el caso de las discapacidades físicas y mentales que se presentan en algunas personas al nacer o en el transcurso de su vida. La palabra discapacidad significa carecer o poseer de forma limitada la facultad o capacidad de realizar alguna actividad. La discapacidad auditiva es la carencia o disminución de la facultad de oír, ésta es una de las discapacidades más conocidas y frecuentes en el mundo.
La discapacidad auditiva se divide en dos: la hipoacusia es la disminución o falta unilateral o bilateral de la audición; Y la sordera es la falta completa de la audición. Las personas que padecen sordera utilizan como medio de comunicación una dactilología o lenguaje de señas, estas son lenguas naturales de producción gestual y percepción visual, que tienen estructuras gramaticales perfectamente definidas. Mientras que con el lenguaje oral la comunicación se establece en un canal vocal-auditivo, el lenguaje de señas lo hace por un canal gesto-viso-espacial (o incluso táctil, en el caso de las personas con sordoceguera), el cual permite a los sordos, mudos y sordomudos relacionarse con el resto de personas que comprendan el uso del mismo, logrando así la inserción en el medio familiar y social. Sin embargo, para que los derechos lingüísticos y culturales de la comunidad Sorda se empiecen a hacer efectivos, la LSV (lenguaje de señas venezolano) debe ser descrita científicamente a un nivel que aún no alcanzamos, uno que permita desarrollar una variedad escolar estándar de esa lengua. Sin ella no podrán codificarse, de modo eficiente, los contenidos del universo académico actual. j
En la actualidad, no se conoce un número exacto de personas que padecen de sordera, sin embargo, según Adrián Davis, del Instituto Británico de Investigación de la Audición, MRC (Medical Research Council), existían 440 millones de personas con discapacidad auditiva en todo el mundo en 1995 y para el año 2015 el número de personas con ésta condición excederá los 700 millones, de las cuales la mayoría se encontrará en los países en vías de desarrollo.
No sabemos, todavía, cuál es el número de Sordos venezolanos, es decir, cuántos son los usuarios de la LSV. Carecemos de censos en los cuales se hayan tomado en cuenta las especificidades culturales y lingüísticas de esa comunidad, y ya que las personas Sordas no conforman poblaciones relacionadas con ningún lugar geográfico (ellos viven en los mismos lugares que ocupan los venezolanos oyentes),
En Venezuela, el Instituto Nacional de Estadística (INE), para el año 2001, existía un aproximado de 33.996 personas con discapacidad auditiva en el territorio nacional. Además, según los datos del INE en el Distrito Capital se estimaron 2.599 personas y en el Estado Miranda 2.792 con ésta discapacidad para el año 2001. En vista de esta situación, es importante que la sociedad tome conciencia de este problema para así buscar una posible solución y que la comunicación con estas personas ocurra sin mayor dificultad.
Desde este punto de vista, el Ministerio del Poder Popular (MPPS) para Salud ha clasificado como discapacidades más importantes en el territorio nacional la neuromusculoesquelética, la intelectual, la cardiopulmonar, la auditiva y la visual, específicamente el plan del MPPS se ha centrado en la elaboración de un sistema de prevención auditiva, justamente, esto pone en evidencia que dentro del territorio nacional la discapacidad auditiva se ubica entre las principales discapacidades que presenta la población.
Ante este panorama, los países del mundo y con mayor ahínco países como Venezuela, se ven comprometidos a unificar esfuerzos para disminuir al máximo la barrera comunicativa que limita al discapacitado del resto de la sociedad, y en el futuro reducir el número estimado de discapacitados auditivos, ya que anteriormente eran discriminados, y relegados de cualquier ámbito social. Por consiguiente, todo esto era influenciado, principalmente, por la poca propagación del lenguaje de señas en la época, haciendo que fuese más difícil comunicarse con estas personas, esta situación se mantuvo así hasta el año 1999 cuando en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se incluyeron 2 artículos que hacen mención al Lenguaje de Señas Venezolano. El artículo 81 señala:
“Toda persona con discapacidad o necesidades especiales tiene derecho al ejercicio pleno y autónomo de sus capacidades y a su integración familiar y comunitaria. El Estado, con la participación solidaria de las familias y la sociedad, le garantizará el respeto a su dignidad humana, la equiparación de oportunidades, condiciones laborales satisfactorias, y promoverá su formación, capacitación y acceso al empleo acorde con sus condiciones, de conformidad con la ley. Se les reconoce a las personas sordas o mudas el derecho a expresarse y comunicarse a través de la lengua de señas venezolana.”

El artículo 101 señala:

“El Estado garantizará la emisión, recepción y circulación de la información cultural. Los medios de comunicación tienen el deber de coadyuvar a la difusión de los valores de la tradición popular y la obra de los o las artistas, escritores, escritoras, compositores, compositoras, cineastas, científicos, científicas y demás creadores y creadoras culturales del país. Los medios televisivos deberán incorporar subtítulos y traducción a la lengua de señas, para las personas con problemas auditivos. La ley establecerá los términos y modalidades de estas obligaciones.”

Como se puede observar, ya se reconoce al Lenguaje de Señas Venezolano (LSV) a partir de este punto) como la lengua de las personas que padecen sordera y que éste debe ser usado como herramienta para que estas personas se integren a la sociedad. La propagación del (LSV) a través de traductores en medios de comunicación como los noticieros nacionales, ayudó a que más personas fuesen capaces de conocer esta forma de comunicación, pero, aún hay gente que, sabe que existe el lenguaje, pero no lo conoce y no saben usarlo para poder llevar a cabo el acto de la comunicación.
En este sentido, es necesario promover e impulsar el lenguaje de señas y el intercambio de conocimientos entre personas con sordera y oyentes. Todo esto permitirá establecer en la presente investigación la necesidad de difundir el (LSV) en diferentes áreas de conocimiento para beneficiar tanto a las personas con discapacidad auditiva como a los oyentes, además de evidenciar la importancia del uso de la dactilología o lengua de señas para lograr una comunicación efectiva con la comunidad sorda.

Formulación del Problema

De lo anteriormente mencionado, surge la siguiente interrogante: ¿Se podría elaborar este Manual de LSV a través de un taller informativo?

OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN.

Objetivo General.
Elaboración de un manual como estrategia de aprendizaje de esta lengua

Objetivos Específicos.
1)Diagnosticar la necesidad del aprendizaje del lenguaje de señas venezolano como área de estudio alternativa.
2)Determinar un plan de estudio a seguir para aprender el LSV.
3)Diseñar el manual en formato digital, para el fácil acceso al material de aprendizaje.

Justificación e Importancia.

El acto de socializar, integrarnos de forma individual en la sociedad, depende del acto de la comunicación, es necesario el poder comunicar y expresar nuestras ideas y opiniones para que de esta manera el resto de las personas conozcan la información que nosotros tenemos para que posteriormente, las personas nos puedan proporcionar una respuesta y así se lleve a cabo un intercambio de información comunicativa.
Cuando este acto de comunicación está dificultado por alguna barrera, que hemos determinado como lenguaje, el socializar se nos dificulta como individuos, el no saber el lenguaje que habla la otra persona es un impedimento para que podamos compartir, divulgar o comunicar la información que se tenga, y como no se comparte la información entre un individuo a otro, o en ciertos casos, se comparte a medias, no se puede dar una respuesta clara y concisa a ésta, es decir, no se puede llevar a cabo el intercambio de información.
Comunicarnos siempre ha sido la base para la sociedad, con esto podemos afirmar que el conocer un lenguaje, aparte de nuestra lengua materna, es algo útil ya que nos facilita el hecho de superar esta barrera que obstaculiza nuestra integración en la sociedad.
Tomando esto en consideración, dar a conocer el lenguaje de señas es algo que no beneficiará únicamente a las personas que padecen sordera, sino que también podrá beneficiar a las personas oyentes ya que permitirá que la comunicación (fundamental para que se lleve a cabo el acto de socializar) se dé sin dificultad alguna permitiendo así, que las personas que padecen sordera puedan integrarse completamente en la sociedad.
En este sentido, esta investigación se justifica porque brinda la oportunidad a los estudiantes de conocer sobre la Lengua de Señas brindándoles la oportunidad de diseñar un Manual de LSV que le permitan adquirir el aprendizaje de esta lengua en el uso cotidiano.
Desde el punto de vista técnico, el lenguaje de señas puede ser aprendido por personas sordas y oyentes debido a que el tratamiento, almacenamiento y reproducción de las imágenes se pueden difundir con las herramientas informáticas que han aparecido alrededor del mundo, todas ellas con un objetivo en particular que es, facilitar el aprendizaje del lenguaje de señas.
Desde la percepción pedagógica, la lengua de señas es un instrumento para interactuar, comunicar, pensar y aprender, accesible para los niños sordos desde edades muy tempranas. Por lo que en los programas educativos se deben establecer los objetivos en los cuales se reconozca la importancia de la lengua de señas en igualdad de condiciones con la lengua oral y se fijen los principios para llevarlo a la práctica.
Desde la percepción metodológica, este proyecto es un aporte valioso a otros investigadores que deseen realizar trabajos similares sobre el tema en estudio orientando la estructura para el desarrollo de trabajos futuros de investigación, contribuyendo al fortalecimiento del aprendizaje del lenguaje de señas a través del diseño de un manual que puede ser propuesto para el logro exitoso del objetivo planteado.
+1
3
0
3Comentarios