Canales populares

La guanábana la gran mentira propagandista



Recuerde.......


la divulgación en Internet de remedios "maravillosos", para curar enfermedades que son temidas por su posible desenlace fatal, o aquellos "curalotodo" capaces de solucionar un centenar o más problemas de salud son lamentablemente frecuentes y crean expectativas falsas en pacientes, familiares y hasta en profesionales de la salud. En la Web circula la información de que Annona muricata L. puede curar el cáncer.


El siguiente trabajo demuestra:


OBJETIVOS: determinar si existe información científica publicada que permita validar el uso de A. muricata para tratar el cáncer en pacientes.

MÉTODOS: se realizó una revisión en las principales bases de datos de bibliografía científica biomédica disponibles (BVS-BIREME /11/, COCHRANE /0/, PubMed /5/, LILACS /2/, SciELO /0/, SeCiMed /0/, EBSCO /2/) con las palabras claves Anonna AND muricata AND cancer, así como en Google con la estrategia: graviola AND cancer. La información fue analizada para determinar si podía sustentar la recomendación antes señalada.

RESULTADOS: encontramos que los estudios científicos publicados que pudieran sustentar la recomendación de esta planta o alguno de sus extractos son en modelos experimentales in vitro y la mayoría con principios activos puros extraídos.

CONCLUSIONES: no existe suficiente evidencia para recomendar el uso de ningún extracto o principio activo de A. muricata y la divulgación infundada de sus "extraordinarias propiedades anticancerígenas" es éticamente inaceptable.


Annona muricata L. pertenece a la familia Annonaceae y se conoce en América con los nombres populares de guanábana o graviola y sursop en idioma inglés. Sus sinónimos son: A. bonplandiana Kunth, A. cearensis Barb. Rodr., A. macrocarpa Wercklé, A. muricata var. borinquensis Morales y Guanabanus muricatus M. Gómez.

Roig refiere, a partir de informaciones de otros autores, en Cuba, el uso tradicional de la decocción de las hojas para "los catarros y la tos" y aplicada como fomentos "contra las inflamaciones y lavar los pies hinchados". Reporta que el refresco del fruto "corrige la hematuria, facilita la secreción de orina y alivia la uretritis". Además, se señala que la decocción de hojas es "diaforética" (aumenta la sudoración), tiene "propiedades antiespasmódicas y estomáquicas" (tonifican el estómago), "muy útil contra las indigestiones" y "facilitan las digestiones difíciles".

Se reporta que en el Diario de Campaña de José Martí (11 de abril al 17 de mayo de 1895), con fecha 7 de mayo, dice: "A César le dan agua de hojas de guanábana, que es pectoral bueno, y cocimiento grato".

Wikipedia reporta que el extracto de guanábana ha sido ampliamente divulgado en la Web por tener propiedades para combatir el cáncer y que circulan correos electrónicos por Internet afirmando que el té de guanábana cura el cáncer desde marzo de 2003.

También señalan que hay diversos estudios sobre anonacina, el compuesto de la guanábana que tendría efectos anticancerosos, y que esos estudios fueron realizados in vitro o in vivo en animales, pero que no existe aún ningún estudio clínico, en humanos. El motivo citado para la falta de estudios clínicos en humanos es que no se puede patentar una planta, lo que lleva a los laboratorios a concentrar las investigaciones en los principios activos, acetogeninas anonáceas, en vez de la planta.

La misma fuente alerta sobre la posible neurotoxicidad de esta planta, por los estudios que sugieren una conexión entre consumo de esta fruta y formas atípicas de Enfermedad de Parkinson en el Caribe, atribuida a la alta concentración de annonacina. La concentración de annonacina en la fruta (15 mg/fruta) o en el néctar comercial (36 mg/lata) es 100 veces mayor que en el té elaborado a partir de sus hojas (140 mg/taza).

Por otra parte, hemos tenido la oportunidad de participar en los debates sobre la seguridad de los usos populares de esta especie en el Programa de Investigación y Difusión de Usos de Plantas Medicinales Tradicionales del Caribe (TRAMIL) (Taller del Comité Editorial de la Farmacopea Vegetal TRAMIL, Martinica, 27-abril a 3 de mayo de 2010). Esta red multidisciplinaria regional de investigaciones no incluye el estudio de usos de extractos tradicionales para problemas de salud que pueden ser graves como cáncer, sida, diabetes mellitus, hipertensión arterial y otros.

Lamentablemente, esta excelente y seria información de Wikipedia y de TRAMIL sigue siendo menos conocida que aquella que atribuye los "notables efectos anticancerígenos".

La ética en la divulgación de la información en general y en particular de la médica en Internet es un problema ampliamente debatido,6-10 pero a nuestro juicio muy lejos de estar resuelto.

En las últimas semanas, hemos recibido correos electrónicos de lectores, amigos y hasta colegas médicos, donde reenvían la información con los supuestos efectos anticancerígenos. Algunos fueron tristemente engañados y expresaban la "necesidad de divulgar lo más posible esa importante acción anticancerígena"; otros consultaron expresando duda de semejante "maravilla del siglo XXI" y no faltaron los que repudiaron que informaciones de ese tipo (por no darles un fuerte calificativo) circulen en la Web.

Lo anterior nos motivó rápidamente a realizar una revisión crítica de la información científica publicada y ofrecer nuestras consideraciones a los profesionales de la salud para que puedan orientar a sus pacientes.


La búsqueda del género Annona + cáncer en PubMed mostró 36 artículos publicados entre 1971 y 2009 que incluía A. muricata y otras 12 especies: A. atemoya, A. bullata, A. cherimolia, A. densicoma, A. diversifolia, A. glabra, A. hypoglauca, A. montana, A. muricata, A. purpurea, A. reticulata, A. squamosa y A. senegalensis.

Las pesquisas sobre Annona + muricata y sus sinonimias + cancer, efectuadas en las bases de datos bibliográficas tuvieron resultados positivos en BVS-BIREME (11 Ref.), EBSCO (2 Ref.), LILACS (2 Ref.) y PubMed (5 Ref.).


En PubMed se encontraron 5 referencias de artículos publicados entre 2003 y 1996 .

Resumen de artículos en la base de datos PubMed






En la base EBSCO se encontraron 2 artículos que correspondían al período 2005-2006, se excluyeron los correspondientes a MEDLINE para evitar duplicidad con PubMed. Las 2 referencias encontradas resultaron las mismas en LILACS .

Resumen de artículos en las bases de datos EBSCO y LILACS




De las 11 referencias halladas en BVS-BIREME entre 2006 y 1995, solo 5 no eran coincidentes con las encontradas en las bases antes señaladas .

Resumen de artículos en BVS-BIREME







En esta revisión, se encontraron relativamente pocas referencias útiles, en total 14, en las bases consultadas.

La demostración in vitro de actividad farmacológica es insuficiente para validar cualquier efecto terapéutico y, mucho más en el caso de enfermedades complejas y graves; se requiere disponer de más estudios preclínicos que permitan hacer ensayos clínicos que demuestren la eficacia y efectividad en humanos, antes que recomendar el uso el pacientes.

En los artículos encontrados, no hay investigaciones toxicológicas preclínicas sobre la seguridad de ninguno de los compuestos químicos aislados a partir de A. muricata.

La falta de estudios farmacológicos y toxicológicos en animales sugiere que las cantidades de los principios activos obtenidos han sido pequeñas, algo que se observa muy frecuentemente en los estudios fotoquímicos, que tienen como finalidad obtener nuevas moléculas activas que pudieran ser modificables y patentables, porque las plantas y sus extractos no pueden serlo por lo que pierden el interés comercial de la industria farmacéutica.

Existe una patente sobre la obtención, a partir de semillas de A. muricata, de nuevas acetogeninas con efecto citotóxico in vitro, comparado con Adriamycin® (doxorrubicina), que fue concedida al investigador Yang-Chang Wu y a la empresa Advpharma Inc. de Taiwan en 2007.

Doxorrubicina es un antibiótico antineoplásico similar a daunorrubicina. El mecanismo de la acción citotóxica es complejo y no está bien establecido, pero se sabe que la acción es en todas las fases del ciclo celular, incluida la interfase. Por lo anterior, es un medicamento citostático que en general son poco específicos sobre las células y dañan tanto las neoplásicas como las normales, por lo que tienen elevada toxicidad y producen numerosos efectos indeseables.

Si las acetogeninas aisladas en las semillas de A. muricata tienen efecto citotóxico comparable con dexorrubicina, superior o hasta 10 000 veces más potentes; entonces esos nuevos compuestos deben compartir un importante número de los efectos indeseables de los citostáticos que incluyen, como es conocido, trastornos hematológicos, del sistema digestivo, sistema reproductor, nervioso y otros. Es bien conocido que los compuestos citotóxicos, por sus mecanismos de acción, son mutagénicos, teratogénicos y cancerígenos. Por lo anterior, la divulgación en Internet de que A. muricata, sus extractos o principios activos anticancerígenos son seguros e inocuos es falsa también.

Existen diversos criterios acerca de como planificar y desarrollar las investigaciones de plantas medicinales y sus extractos; así como sobre su uso. Recientemente, en una entrevista realizada al Sr. Craig Hopp, PhD., farmacognosta y oficial de programa del National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM) de EE.UU. expresó algunas ideas importantes:


- "Los extractos de plantas son extremadamente complejos y tratar de obtener de la planta un compuesto único útil para fines farmacéuticos es muy difícil, consume mucho tiempo y es una propuesta costosa".

- "Una de las cosas que siempre señalan a los defensores de los productos naturales y las plantas, es el hecho de que el extracto complejo puede dar beneficios que no se pueden conseguir mediante el uso de los componentes individuales. El concepto de sinergia sustenta las creencias de las comunidades de botánicos y yerberos. Este concepto es científicamente plausible, pero se requiere más investigación".

- "Tenga cuidado. Aunque muchos suplementos dietéticos (y algunos fármacos de prescripción) proceden de fuentes naturales, ´natural´no siempre significa ´seguro´. Hay ejemplos de productos cuyo contenido no corresponde con la etiqueta en términos de que está en el producto y en que los efectos atribuidos suenan demasiado buenos para ser ciertos. Como siempre decimos en NCCAM, sea un consumidor informado, busque los resultados de las investigaciones científicas del producto por el que está interesado y converse con sus proveedores de salud".


Los especialistas que organizamos y trabajamos en las investigaciones de plantas medicinales aplicamos esas ideas en Cuba desde 1987. Sin embargo, desinformaciones que provienen de Internet, como es el caso que nos ocupa, confunden a pacientes, sus familiares y a profesionales de la salud porque crean expectativas falsas para la curación de enfermedades penosas como el cáncer.

El Dr. Cassileth, del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York, opinó que: "los efectos anticancerígenos de A. muricata se demostraron in vitro, pero no ha sido estudiada en humanos". Destaca que "a pesar de la falta de datos en humanos, muchos sitios promueven graviola para pacientes con cáncer basados en el uso tradicional y en los estudios in vitro", y recomienda "precaución dado que no hay evidencia de seguridad o eficacia".

Coincidimos plenamente con la opinión de este autor.

Otro aspecto que debemos considerar, es la sospecha epidemiológica de que el consumo tradicional del fruto y del té de hojas de A. muricata puede producir Parkinson atípico, lo que ha sido reportado y estudiado en la isla caribeña de Guadalupe; aunque se ha reportado también en afrocaribeños e indios en Inglaterra y Nueva Caledonia. A. muricata y otras especies de la familia Annonaceae contienen 2 grupos importantes de neurotoxinas potentiales: alcaloides isoquinolínicos, que han sido bien estudiados, y acetogeninas, un tipo homogéneo estructuralmente, único y amplio de polikétidos (derivados de ácidos grasos) específico de la familia Annonaceae. Algunos de estos compuestos están entre los más potentes inhibidores del complejo I de la cadena respiratoria mitocondrial, conocidos hasta el momento.

Lo anterior es una alerta más para no emplear de manera sistemática como "medicamento" tanto el fruto, como el té de hojas, como los principios activos (acetogeninas) que se han aislado de A. muricata u otras anonáceas. Coincidimos con el Dr. Hoop, cuando dice: "natural no siempre significa seguro"; en Cuba la población cuando recomienda una planta medicinal tradicional, suele decir: "si no te hace bien, mal no te hará". Disfrutemos ingerir el delicioso fruto maduro, su jugo fresco o el té de las hojas de guanábana, pero evitemos consumirlos de manera frecuente en nuestra dieta.



CONCLUSIONES

La información científica disponible permite concluir que no existen resultados experimentales que respalden la supuesta milagrosa acción anticancerígena, ni la seguridad, de los extractos de A. muricata y sus derivados que circula en Internet. Las investigaciones publicadas sobre la actividad anticancerígena han sido realizadas en cultivos celulares (in vitro) y con principios activos extraídos de partes de la planta, principalmente semillas y hojas, lo que limita más la posibilidad de que partes frescas, como el fruto, o sus extractos puedan tener el efecto que se le atribuye. Además, debe tenerse precaución en el consumo de esta especie, sobretodo las partes que contienen mayor concentración de acetogeninas y alcaloides isoquinolínicos (semillas y hojas) como alimento o como recurso medicinal tradicional por los reportes de posible neurotoxicidad.



Fuente
+1
0
0
0No hay comentarios