Check the new version here

Popular channels

La huella olorosa

La huella olorosa

Es posible reconocer a una persona sólo por el olor único que desprende


Fotograma de la película El Perfume.

Esa camiseta a la que se aferra el enamorado porque huele a la persona a la que quiere. Ese peluche con el que duerme el niño y que la madre se lleva instintivamente a la nariz porque tiene impregnado el olor de su pequeño o ese jersey que aparece olvidado en el armario y que sólo por la fragancia delata a quién lo dejó ahí. Son actitudes que identifican a un individuo sólo con la ayuda del olfato y que tienen una base científica. Investigadores estadounidenses han descubierto que el olor personal de cada uno permanece inalterable a pesar de las variaciones en el ambiente y la dieta.

"Como la huella dactilar o el ADN, el olor corporal también proporciona un rastro reconocible de cada individuo, que puede detectarse por la nariz o utilizando instrumentos químicos más sofisticados", explica Gary Beauchamp, biólogo del Centro Monell, en Pensilvania (EEUU), y coordinador del estudio que publica 'PLoS one'.

El equipo de este experto confirma que los mamíferos, también los humanos, tienen un olor corporal único, determinado genéticamente. Esta información olorosa se transmite a través de los fluidos corporales como la orina o la saliva. Sin embargo, existen factores externos, especialmente la comida –como el ajo-, que pueden influir en este olor y podrían llegar a enmascararlo hasta el punto de no hacer reconocible al individuo. Ésta es la premisa de la que han partido los autores para realizar su investigación.

Para clarificar el papel de la dieta en este terreno, los investigadores utilizaron a ratones a los que entrenaron para usar su sentido del olfato y elegir, al oler la orina, entre pares de roedores que diferían en el perfil genético, en la dieta, o en ambos aspectos. Los resultados indicaron que el olor determinado por los genes persiste a las variaciones de la dieta y que ésta, aunque influye, no es capaz de evitar la identificación de alguien por su olor. Trabajos semejantes en humanos han arrojado datos similares.

Para Beauchamp, "el siguiente paso es investigar las diferencias olorosas relacionadas con determinadas enfermedades, lo que podría llevar al desarrollo de sensores electrónicos para la detección precoz y el diagnóstico de trastornos como infecciones virales o determinados tipos de cáncer, como el de pulmón".


Fuente

0
0
0
0
0No comments yet