Canales populares

La Marihuana si hace daño



Por Años se ha estado diciendo que el Cannabis, no afecta al organismo ni a la mente en ningún aspecto,
pero con el tiempo, han aparecido estudios científicos y pruebas, de que si provoca daño y bastantes severos.

El Cannabis provoca Perdida de memoria, Daño a la inteligencia, perdida de reflejos y agilidad mental
----
Material Extraido del el Mundo:

La memoria, la velocidad de pensamiento y la fluidez verbal son algunas de las capacidades cognitivas que se deterioran con el consumo de marihuana a largo plazo. Un grupo de científicos griegos ha comprobado estos efectos del cannabis sobre los individuos que han fumado de forma abundante durante más de cinco años. El estudio lo publica la revista 'Neurology'.

"Aquellos que fumaban marihuana desde hace más tiempo, presentaban un deterioro cognitivo mayor, sobre todo en la capacidad de aprender y recordar nueva información", explica el autor principal del estudio, Lambros Messinis, del Hospital de Patras, en Grecia.

Los científicos examinaron a 40 individuos que fumaban cuatro o más porros a la semana. Tenían una edad comprendida entre los 17 y los 49 años y se habían enrolado en un programa de tratamiento de abuso de drogas en Atenas. La mitad de ellos consumían cannabis desde hacía 10 años como mínimo y la otra mitad lo hacía desde hacía más de cinco años, pero menos de 10.

Otras 24 personas participaron en el estudio como controles. Éstos habían probado la marihuana en alguna ocasión de su vida, pero nunca más de 20 veces ni en los últimos dos años antes del estudio. Todos los que habían consumido otras drogas, como cocaína o estimulantes, durante el último año o durante más de tres meses a lo largo de su vida no se incluyeron en el estudio. Asimismo, los participantes debían abstenerse de consumir durante las 24 horas previas al ensayo clínico, algo que los científicos comprobaron a través de análisis de orina.

Los resultados del trabajo evidenciaron la dificultad de los grandes fumadores para ejecutar ciertas habilidades cerebrales. Por ejemplo, en el test para evaluar la memoria, los científicos pidieron a los participantes que recordaran las palabras de una lista de 15 que éstos les leyeron en voz alta previamente. Los no fumadores recordaron 12, los que fumaban desde hacía menos de 10 años recordaron nueve palabras y los grandes fumadores recordaron tan solo siete.

Otros resultados ilustrativos de la afectación al cerebro del consumo de porros de forma abusiva es la prueba para determinar la agilidad para tomar decisiones. En ella los grandes fumadores presentaron una discapacidad del 70% en la ejecución de la tarea, porcentaje que contrasta con el de los que fumaban desde hacía menos tiempo (55%). Los no fumadores sólo mostraron un 8% de déficit. Los fumadores también demostraron menos facilidad para prestar atención, ejecutar acciones, hablar con fluidez y dificultad para aprender.
--------
El consumo de marihuana daña la inteligencia, señala un estudio

Material Extraido de la Nacion:

Los adolescentes que consumen marihuana de manera habitual antes de los 18 años pueden tener daños duraderos en la inteligencia y afectar a la atención y a la memoria según un estudio publicado en "Proceedings of the National Academy of Sciences" (PNAS).

El estudio, realizado por un equipo internacional de científicos entre más de 1.000 jóvenes neozelandeses, detectó que aquellos que comenzaron a fumar marihuana en la adolescencia y continuaron consumiéndola tuvieron una disminución en su coeficiente intelectual.

En concreto la reducción fue de 8 puntos, al comparar el coeficiente intelectual de los participantes en el estudio a los 13 años y a los 38 años y según Madeline Meier, de la Universidad de Duke e investigadora principal, dejarlo no parece que revierta los efectos.

La clave está en la edad a la que se empieza a consumir en relación a la etapa de desarrollo del cerebro, explica Meier, ya que los que no consumieron marihuana hasta la edad adulta, cuando ya está formado por completo el cerebro, no mostraron este descenso en sus facultades.

La experta explica que antes de los 18 años el cerebro se está desarrollando todavía y puede ser mas vulnerable a los daños que provocan las drogas, por lo que la marihuana, en este caso, también tiene un efecto en los jóvenes.

"La marihuana no es inofensiva, especialmente para los adolescentes", apunta Meier.
El estudio, dirigido por Terrie Moffitt y Avshalom Caspi, psicólogos de Duke y del Instituto de Psiquiatría del Kings College de Londres, siguió la evolución de un grupo de 1.037 niños nacidos entre 1972 y 1973 en Dunedin (Nueva Zelanda), desde su nacimiento hasta los 38 años.

Del total del grupo, aproximadamente el 5 por ciento fueron considerados dependientes de la marihuana o consumían más de una vez a la semana antes de los 18 años.

Se considera consumidor dependiente a aquel que continúa fumando marihuana a pesar de que pueda acarrearle problemas de salud, sociales o con su familia.

Pruebas Reveladoras:

Cuando cumplieron los 38 años, todos los participantes en el estudio se sometieron a pruebas psicológicas para probar su memoria, la rapidez mental, el razonamiento y la atención visual y los expertos encontraron que los resultados fueron peores entre aquellos que utilizaron marihuana de forma habitual de adolescentes.

Los familiares y los amigos de los participantes también respondieron preguntas a lo largo de los años y era más habitual que detectaran falta de atención y problemas de memoria entre los consumidores habituales de cannabis.

Los expertos señalan que aunque 8 puntos en la escala de 100 puntos para medir el coeficiente intelectual pueda parecer poco, el coeficiente intelectual está relacionado con una mayor educación e ingresos, una mejor salud y una vida más larga, por lo que "alguien que pierde 8 puntos de CI de adolescente puede estar en desventaja, en comparación con sus compañeros de la misma edad", dijo Meier.

El psicólogo Laurence Steinberg de la Universidad de Temple (EE.UU.), no vinculado al estudio, destacó que se trata de uno de los primeros estudios que ha logrado distinguir los problemas cognitivos de aquellos que aparentemente causa la droga.

-------
La marihuana y sus efectos
Material extraido de vida y salud con dra. aliza

El uso de la marihuana como sustancia psicoactiva (que altera el sistema nervioso central y altera la conciencia), no es nuevo. Es más, su uso es ancestral (nuestros antepasados la usaban) ya que existe desde muchos años antes de Cristo. Muchas tribus indígenas la usaban en sus rituales como un agente adivinatorio, para sedar el dolor e incluso, esta planta se usaba (todavía) para fabricar telares y papel. Pero más allá de que hasta pueda usarse para preparar platillos en la cocina, el consumo de la marihuana (o “maría”, “bareta”, “mota”, como se le conoce comúnmente) es ilegal y puede tener consecuencias físicas y emocionales.

Durante la adolescencia es común que estés expuesto a esta sustancia, y tal vez por el hecho de que es una planta y de que incluso se recomiende su uso por razones médicas en algunas circunstancias, pienses que la marihuana es inofensiva. Pero la realidad es que la marihuana produce efectos psicoactivos y medicinales debido a que contiene unos compuestos químicos llamados cannabinoides, de los cuales el principal es el delta-9- tetrahidrocannabinol, o THC. Esta sustancia es la responsable de que al consumirla, ya sea a través de un cigarro armado o liado (porro, cacho, bareto, joint, depende del país) u otros medios, te pueda causar una sensación de bienestar que se conoce como “estar high”, “contento”, “embalado” , “colocado”, “de subidón” o en “un viaje”.

Pero la sensación de bienestar y alegría que produce la marihuana al llegar al cerebro y liberar dopamina (la sustancia asociada con el bienestar y el placer) es pasajera y en cambio puede producirte otros efectos secundarios — especialmente si se usa frecuentemente — que son negativos. Entre ellos:

-Retraso en los reflejos o la capacidad de reaccionar

-Problemas para recordar (afecta la memoria)

-Dificultad para concentrase

-Somnolencia

-Ansiedad

-Paranoia

-Percepción alterada del tiempo

-Aumento del apetito

-Temblores

-Náusea y dolor de cabeza

-Dificultad para respirar

-Cambios en los órganos reproductivos

-Disminución del flujo del oxígeno al cerebro

-Daño en los pulmones (debido a su inhalación)

-Ojos rojos

---------
Efectos negativos de la marihuana
Material sacado de web consultas


La marihuana tiene el deshonor de ser la sustancia ilegal más consumida del planeta. Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Crimen, en la actualidad fuman María (o hachís en su defecto) entre 119 y 224 millones de personas en todo el mundo. La cifra parece desoladora, pero lo es más si se tiene en cuenta que la edad media de inicio es de solo 15 años.

Ingerir esta sustancia tan temprano puede tener consecuencias irreversibles. Un reciente estudio del King´s College de Londres, la Universidad de Duke (Estados Unidos) y la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) ha concluido que fumar porros en la adolescencia afecta al desarrollo del cerebro y deteriora las capacidades intelectuales a largo plazo.

Tanto en jóvenes como en adultos, la mayor parte de los perjuicios del cannabis están asociados al cerebro; sin embargo, no es la única región de nuestro organismo que padece sus efectos adversos:

-En relación con el sistema nervioso central, el consumo de esta sustancia produce efectos como euforia, dificultades para aprender, disminución de la capacidad de concentración, fallos de la memoria o dificultad en el habla.

-Hace daño al sistema respiratorio dado que la manera más extendida de consumir marihuana es fumándola. El cannabis causa irritación de las vías respiratorias y es un factor de riesgo para la aparición de patologías pulmonares y bronquiales.

-El sistema cardiovascular también se resiente y es posible la aparición de taquicardias si se abusa del cannabis.

-El consumo regular de marihuana relaja el sistema inmunológico hasta el punto de hacernos más vulnerables frente a la invasión de microorganismos.

-La acción de la marihuana sobre el sistema endocrino puede causar impotencia en los hombres y reducir la producción de óvulos en la mujer.

La mayor parte de esos efectos negativos de la marihuana desaparecen a corto plazo, sin embargo, el consumo abusivo puede inducir trastornos como ansiedad, depresión, psicosis, pánico, alteraciones de la conducta, falta de motivación o síndrome de abstinencia.
-------

¿Cuáles son los efectos de la marihuana en el cerebro a largo plazo?
Material sacado del national institute on Drug Abuse(NIH)


Existe una cantidad considerable de evidencia científica basada en investigaciones en animales y estudios en personas que indican que estar expuesto a la marihuana durante el desarrollo puede causar cambios dañinos a largo plazo o posiblemente permanentes en el cerebro. Ratas que han sido expuestas a THC antes de nacer, justo después de nacer o durante la adolescencia, muestran problemas notorios más tarde en la vida al realizar ciertas tareas específicas de memoria y aprendizaje. El deterioro cognitivo en las ratas adultas que han sido expuestas a THC durante la adolescencia está asociado con cambios estructurales y funcionales en el hipocampo.
Estudios en ratas también han mostrado que el estar expuesto al THC durante la adolescencia está relacionado con cambios en el sistema de gratificación, incrementando la posibilidad de que el animal busque y use otras drogas por sí mismo (por ejemplo, la heroína) dada la oportunidad (ver "¿Puede el consumo de marihuana llevar al uso de otras drogas?". Estudios de imágenes diagnósticas en personas adolescentes muestran que al compararlos con aquellos que no usan marihuana, los consumidores empedernidos de marihuana manifiestan una conectividad neural atrofiada en ciertas regiones específicas del cerebro involucradas en una amplia gama de funciones ejecutivas del cerebro como memorizar, aprender y el auto control.

Estos últimos descubrimientos pueden ayudar a explicar los resultados de un estudio longitudinal a gran escala que se condujo en Nueva Zelandia, en el cual se encontró que el uso frecuente y empedernido de marihuana, empezando en la adolescencia, tenía una relación con una pérdida de un promedio de 8 puntos de coeficiente intelectual, medido durante la edad adulta.

En este estudio, la evidencia indicando que aquellos que habían usado marihuana de una forma empedernida durante la adolescencia no recobraron el coeficiente intelectual perdido aunque hubieran dejado de usar marihuana durante la edad adulta, fue significativa. Las personas que solo habían comenzado a usar marihuana de forma empedernida ya siendo adultos, no perdieron ningún punto en su coeficiente intelectual. Estos resultados indican que el impacto más grande y a largo plazo del uso de marihuana ocurre en los jóvenes ya que su cerebro aun continua creando nuevas conexiones y madurando en otras formas. El sistema endocanabinoide tiene un papel muy importante en la formación apropiada de las sinapsis (las conexiones entre las neuronas) durante el comienzo del desarrollo del cerebro, y se ha propuesto que este podría tener un rol similar durante la refinación de las conexiones neurales durante la adolescencia. Si esto es confirmado por investigaciones científicas en el futuro, se podría decir que esta es una de las formas en que el uso de marihuana durante la adolescencia produce sus efectos a largo plazo.

Nuestra capacidad de derivar conclusiones definitivas sobre el impacto del uso de marihuana a largo plazo en el cerebro humano, basándonos en estudios pasados, es usualmente limitada por el hecho de que los participantes en estos estudios tienden a usar varias sustancias, y típicamente no se tiene toda la información sobre la historia de la salud de los participantes o de su funcionamiento mental antes de participar en el estudio. En la próxima década, los Institutos Nacionales de la Salud planean financiar un estudio longitudinal que va a hacer un seguimiento de una muestra grande de jóvenes americanos desde los últimos años de su niñez (antes de comenzar a usar drogas) hasta sus primeros años como adultos. El estudio usara neuroimagenes y otras herramientas avanzadas para clarificar precisamente como y hasta qué punto la marihuana y otras sustancias, por si solas y combinadas, afectan el desarrollo del cerebro durante la adolescencia.

La marihuana, la memoria y el hipocampo:

Distribución de los receptores de cannabinoides en el cerebro de una rata. Las imágenes del cerebro revelan niveles altos (en color anaranjado y amarillo) de receptores de cannabinoides en varias áreas, incluyendo la corteza, el hipocampo, el cerebelo y el núcleo de accumbens (estriado ventral).

La degradación de la memoria por el uso de marihuana ocurre porque el THC altera la forma en que la información es procesada en el hipocampo, un área del cerebro responsable por crear memorias.

La mayoría de la evidencia científica que apoya esta afirmación proviene de estudios en animales. Por ejemplo, las ratas que son expuestas al THC cuando están en el útero, después de nacer o durante la adolescencia, muestran problemas notorios al ejecutar ciertas tareas específicas de aprendizaje y memoria más tarde en sus vidas. Por otra parte, el daño en las capacidades cognitivas en ratas adultas está vinculado con cambios estructurales y en el funcionamiento del hipocampo por haber estado expuestas al THC durante la adolescencia.

A medida que las personas van envejeciendo, pierden neuronas en el hipocampo, lo cual disminuye la habilidad para aprender nueva información. El estar expuesto de una forma crónica al THC puede acelerar la perdida de neuronas en el hipocampo relacionada con la edad. En un estudio, ratas que habían sido expuestas al THC a diario por 8 meses (aproximadamente un 30 por ciento de su vida) mostraron una perdida en células neurales (entre los 11 y los 12 meses de edad) igual a la que se ve en animales con el doble de la edad que no han sido expuestos al THC.
-----------------------
Cuáles son los daños que causa la marihuana en la salud
Material Sacado de Infobae



Un informe efectuado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) reveló que aproximadamente el 4% de la población mundial, unas 162 millones de personas, usan marihuana cada año, y unos 22,5 millones la consumen diariamente.

Aunque su consumo intenta imponerse como una moda "natural", existe abundante evidencia científica que prueba la nocividad de la marihuana.

"Hay mucha preocupación en el ambiente psiquiátrico por la masividad del uso de esta droga. En la actualidad, las cepas de cannabis tienen una altísima concentración de alcaloides, muy superior a la que tenían décadas atrás. Su efecto es mucho más potente", explicó a Infobae Marcelo Cetkovich, director del Departamento de Psiquiatría de INECO y jefe del Departamento de Psiquiatría del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Pero, ¿cuáles son los daños que ocasiona en la salud? El especialista consultado manifestó que en aquellas personas que consumen marihuana y tienen predisposición a padecer trastornos de bipolaridad o esquizofrenia, estos procesos se acelerarán: el cuadro revestirá mayor gravedad y la respuesta terapéutica será menor. Lo mismo ocurre en personas con trastornos de pánico.

"La marihuana también provoca trastornos cognitivos, ya que tiene consecuencias sobre las funciones ejecutivas del cerebro y genera efectos neurotóxicos irreversibles", sostuvo Cetkovich.

Esa droga también puede provocar la aparición del síndrome amotivacional por cannabis, un trastorno en la conducta que aparece por el consumo crónico y que genera una dificultad para implementar actividades en el largo plazo.

en la salud que provoca su consumo. Infobae consultó a especialistas
AnteriorSiguiente

La despenalización de las drogas es un tema que genera controversia desde hace años en el mundo. Uruguay estaría a punto de convertirse en el primer país de América Latina que legalizaría el consumo de marihuana, mientras que en el resto de los Estados de la región el debate continúa con voces a favor y en contra, tal como lo refleja el periodista Tim Padgett, autor del artículo publicado por la revista Time bajo el título: "El plan de Uruguay para legalizar la venta de marihuana, ¿el mundo podría seguirlo?"

Un informe efectuado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) reveló que aproximadamente el 4% de la población mundial, unas 162 millones de personas, usan marihuana cada año, y unos 22,5 millones la consumen diariamente.

A pesar de que en nuestro país su uso está cada vez más generalizado y su consumo intenta imponerse como una moda "natural", existe abundante evidencia científica que prueba la nocividad de la marihuana.

"Hay mucha preocupación en el ambiente psiquiátrico por la masividad del uso de esta droga. En la actualidad, las cepas de cannabis tienen una altísima concentración de alcaloides, muy superior a la que tenían décadas atrás. Su efecto es mucho más potente", explicó a Infobae Marcelo Cetkovich, director del Departamento de Psiquiatría de INECO y jefe del Departamento de Psiquiatría del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Pero, ¿cuáles son los daños que ocasiona en la salud? El especialista consultado manifestó que en aquellas personas que consumen marihuana y tienen predisposición a padecer trastornos de bipolaridad o esquizofrenia, estos procesos se acelerarán: el cuadro revestirá mayor gravedad y la respuesta terapéutica será menor. Lo mismo ocurre en personas con trastornos de pánico.

"La marihuana también provoca trastornos cognitivos, ya que tiene consecuencias sobre las funciones ejecutivas del cerebro y genera efectos neurotóxicos irreversibles", sostuvo Cetkovich.

Esa droga también puede provocar la aparición del síndrome amotivacional por cannabis, un trastorno en la conducta que aparece por el consumo crónico y que genera una dificultad para implementar actividades en el largo plazo.

"Debería hacerse una campaña de educación masiva para que la gente sepa a lo que se está exponiendo. Los que están aún más en peligro son los adolescentes: en ellos, el daño es mayor ya que la marihuana afecta el lóbulo frontal, que en esa etapa de la vida está terminando de madurar", advirtió Cetkovich.

Un estudio llevado a cabo por la British Lung Foundation (Fundación Británica del Pulmón) asegura que quien fuma marihuana tiene veinte veces más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que quien fuma tabaco. "Es alarmante que -aunque las nuevas investigaciones continúan revelando las múltiples consecuencias que fumar marihuana tiene en la salud- todavía exista una peligrosa falta de conocimiento público sobre lo perjudicial que puede ser esta droga", reveló Helena Shovelton, presidenta ejecutiva de la BFL.

en la salud que provoca su consumo. Infobae consultó a especialistas
AnteriorSiguiente

La despenalización de las drogas es un tema que genera controversia desde hace años en el mundo. Uruguay estaría a punto de convertirse en el primer país de América Latina que legalizaría el consumo de marihuana, mientras que en el resto de los Estados de la región el debate continúa con voces a favor y en contra, tal como lo refleja el periodista Tim Padgett, autor del artículo publicado por la revista Time bajo el título: "El plan de Uruguay para legalizar la venta de marihuana, ¿el mundo podría seguirlo?"

Un informe efectuado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) reveló que aproximadamente el 4% de la población mundial, unas 162 millones de personas, usan marihuana cada año, y unos 22,5 millones la consumen diariamente.

A pesar de que en nuestro país su uso está cada vez más generalizado y su consumo intenta imponerse como una moda "natural", existe abundante evidencia científica que prueba la nocividad de la marihuana.

"Hay mucha preocupación en el ambiente psiquiátrico por la masividad del uso de esta droga. En la actualidad, las cepas de cannabis tienen una altísima concentración de alcaloides, muy superior a la que tenían décadas atrás. Su efecto es mucho más potente", explicó a Infobae Marcelo Cetkovich, director del Departamento de Psiquiatría de INECO y jefe del Departamento de Psiquiatría del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Pero, ¿cuáles son los daños que ocasiona en la salud? El especialista consultado manifestó que en aquellas personas que consumen marihuana y tienen predisposición a padecer trastornos de bipolaridad o esquizofrenia, estos procesos se acelerarán: el cuadro revestirá mayor gravedad y la respuesta terapéutica será menor. Lo mismo ocurre en personas con trastornos de pánico.

"La marihuana también provoca trastornos cognitivos, ya que tiene consecuencias sobre las funciones ejecutivas del cerebro y genera efectos neurotóxicos irreversibles", sostuvo Cetkovich.

Esa droga también puede provocar la aparición del síndrome amotivacional por cannabis, un trastorno en la conducta que aparece por el consumo crónico y que genera una dificultad para implementar actividades en el largo plazo.

"Debería hacerse una campaña de educación masiva para que la gente sepa a lo que se está exponiendo. Los que están aún más en peligro son los adolescentes: en ellos, el daño es mayor ya que la marihuana afecta el lóbulo frontal, que en esa etapa de la vida está terminando de madurar", advirtió Cetkovich.

Un estudio llevado a cabo por la British Lung Foundation (Fundación Británica del Pulmón) asegura que quien fuma marihuana tiene veinte veces más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que quien fuma tabaco. "Es alarmante que -aunque las nuevas investigaciones continúan revelando las múltiples consecuencias que fumar marihuana tiene en la salud- todavía exista una peligrosa falta de conocimiento público sobre lo perjudicial que puede ser esta droga", reveló Helena Shovelton, presidenta ejecutiva de la BFL.

En diálogo con Infobae, Harry Campos Cervera -médico psiquiatra y psicoanalista- advirtió que todas las drogas tienen efectos nocivos y que existe la falsa creencia de que la marihuana es la menos dañina. "La gente dice que es algo natural pero todos los venenos activos son producto de sustancias naturales, de plantas: que sea natural no significa que no sea mortal. Es una idea estúpida, uno se puede intoxicar y morir también con lo natural", indicó.

El experto consultado manifestó que la marihuana es liposoluble, se fija en la pared de las neuronas y tarda en desacoplarse: a pesar de que la persona sienta que se le pasó el efecto, la droga sigue estando en el cuerpo y teniendo acción dañina.

Puede provocar situaciones de intoxicación aguda, algunos cuadros de despersonalización y hasta psicosis. Muchos asocian a esta droga con la tranquilidad, pero, por el contrario, las personas pueden ponerse muy agresivas. Cada vez necesitan consumir más para aumentar el efecto y, con el uso crónico, se empiezan a dejar tareas sin cumplir y los individuos se vuelven más irresponsables. Su consumo no ocasiona la muerte de manera directa, pero puede provocarla de modo indirecto, como en el caso de que se desate un brote psicótico y la persona pierda la noción de lo que hace", finalizó Campos Cervera.
-----------------------
Estudio alemán prueba por primera vez que la marihuana puede matar

Médicos forenses de la Clínica Universitaria de Düsseldorf vinculan dos muertes de forma directa con el consumo de cannabis.



La marihuana o el hachís suelen identificarse como “drogas blandas” que producen un daño exclusivamente psíquico, pero una investigación de científicos alemanes demostró ahora por primera vez que también pueden matar.

En el estudio, publicado por la revista especializada Forensic Science International y muy comentado en la prensa alemana de hoy, médicos forenses de la Clínica Universitaria de Düsseldorf vinculan dos muertes de forma directa con el consumo de cannabis.

“Juntamos varios casos desde 2001”, explicó al diario alemán Bild, Benno Hartung, uno de los coautores del artículo. “En dos casos pudimos descartar por completo cualquier otra causa de muerte. Ambos hombres murieron por alteraciones cardíacas provocadas por THC, una sustancia presente en el cannabis”.

Los análisis toxicológicos y genéticos realizados a las víctimas de 23 y 28 años en las autopsias probaron que ambos estaban sanos y descartaron otras causas de muerte. Sin embargo, ambos tenían THC (Tetrahydrocannabinol) en sangre. “Los dos habían fumado cannabis justo antes de morir”, explicó Hartung.

El estudio concluye que la droga no sólo provoca “una sensación de euforia sin efectos secundarios”, como suele creerse, sino que también puede derivar en fallos cardíacos con consecuencias fatales.

“Se trata de un hecho muy infrecuente”, aclaró Hartung. “Pero partimos de la base de que puede darse en cualquier consumidor de cannabis”.

Los expertos de la Clínica de Düsseldorf tampoco pudieron establecer la cantidad y la frecuencia de marihuana que habían fumado las dos víctimas en las que se centra el estudio.

--
+64
2
0
2Comentarios