Check the new version here

Popular channels

Las cinco cosas que sí debes llevar al gimnasio





Hace unos días os contábamos cuáles son las cinco cosas que no deberíais llevar al gimnasio; pues bien, hoy os traemos la réplica a ese artículo con aquellas cosas imprescindibles para ir a entrenar. Se admiten apuestas antes de seguir leyendo, ¿cuáles son las cinco cosas que sí deberías llevar al gimnasio?

No sin mi toalla

Da igual si entrenas en sala o si haces una clase colectiva: la toalla es un imprescindible siempre que vayamos al gimnasio. No sólo para limpiarnos el sudor que a muchas nos cae a chorretones por la frente, sino también como medida de higiene al utilizar el material que tenemos a nuestra disposición.
No es nada agradable ir a utilizar una máquina o una colchoneta y encontrarla manchada por el sudor de la persona que ha estado antes ahí (me están empezando a entrar escalofríos sólo de pensarlo...), así que podemos minimizar el riesgo usando nuestra propia toalla. Toalla, por ciero, que debe ser de tamaño adecuado: una de lavabo está bien, una de manos (muy pequeña) o de playa (WTF?) están fuera de lugar.

Hidrátate con agua

Sobre todo si vas a realizar una actividad aeróbica tipo carrera, spinning o combat, la botella de agua debe figurar en tu lista a chequear antes de salir para el gimnasio. Hidratarnos antes, durante y después del ejercicio es importante para mantener un buen nivel en el entrenamiento y para reponer el líquido que perdemos a través de la sudoración.

Durante el ejercicio el agua es lo más indicado: evita las bebidas con azúcar (si no vas a correr una maratón, no es necesario que repongas glucógeno), y las que contienen sales minerales van mejor después de entrenar. Antes de comenzar, si quieres un chute de energía puedes optar por un café solo. Y, por supuesto, evita las bebidas alcohólicas, tanto antes como después.

Controla tu corazón

Un buen pulsómetro es otro de los imprescindibles a la hora de entrenar, sobre todo en el caso de que vayamos a realizar un trabajo cardiovascular. Controlar nuestras pulsaciones no sólo nos ayuda a no excedernos con la intensidad, sino que además nos permitirá controlar la zona de entrenamiento en la que nos encontramos: si quieres mantenerte dentro de tu zona de quema de grasas, no olvides controlarlo con un pulsómetro.

Actualmente hay una oferta enorme de pulsómetros en el mercado. Lo más importante es que vuestro pulsómetro esté codificado, es decir, que su señal no se mezcle con la de los compañeros que tenéis cerca. Aparte de esto, podéis optar por uno más profesional con zonas de entrenamiento, porcentaje de frecuencia cardíaca, GPS y demás, o bien por uno más sencillo que simplemente os informe de las pulsaciones en tiempo real.

Chicas (y algunos chicos): recogeos el pelo

Creo que una de las cosas que más rabia me da es hacer ejercicio con el pelo suelto: es molesto, con el sudor se te pega a la cara y a la espalda, se ensucia... En fin, un rollo. Por no hablar de lo desagradable que es andar por el gimnasio y encontrarte pelos de otra persona por el suelo (estar haciendo abdominales y que se te pegue un pelo que, claramente, no es tuyo: ¡puaj!).

Dos o tres gomas de pelo en la bolsa del gym, junto con unas cuantas horquillas o una diadema de espuma solucionan el problema. Además, si alguien te pide y se las dejas (o se las regalas, que hay crisis, pero no es para tanto) te estará eternamente [email protected] y habrás hecho un nuevo amigo.

A entrenar con ropa de deporte

Y aquí incluyo todo: sujetador deportivo (imprescindible), calzado adecuado para la actividad que vayáis a realizar (no es lo mismo hacer spinning que correr en la cinta) y ropa que os permita una gran libertad de movimiento. Os hemos presentado ya distintas colecciones para el próximo otoño/invierno, como las de Adidas o Reebok, así que tenéis donde elegir.

Sobre todo es importante que sea ropa con la que os encontréis cómodas: no merece la pena estar todo el rato estirándote la camiseta mientras corres en la cinta para que te tape el pandero (invierte en una camiseta más larga y céntrate en tu entrenamiento), o andar todo el tiempo levantando ese tirante que se te cae mientras estás en la bici de spinning (mi consejo es que no levantéis las manos del manillar, por seguridad).

Además, la ropa deportiva bonita también puede ser una motivación más para ir al gimnasio y no saltarte tu entrenamiento.
0No comments yet