Check the new version here

Popular channels

Otra razón más para gastar dinero en experiencias



Otra razón más para gastar dinero en experiencias en vez de cosas materiales





Ha pasado más de una década desde que los psicólogos americanos Leaf Van Boven y Thomas Gilovich concluyeron que hacer cosas que produzcan experiencias hace a las personas más felices que tener cosas materiales. “Hacer cosas o tener cosas? He ahí la pregunta” fue el título de del estudio que publicaron el 2003 (PDF), y desde entonces ha sido citado cientos de veces. Hoy en día muchas personas reconocen que gastar dinero en, por ejemplo, un pasaje en avión para irse de vacaciones es mucho más gratificante a largo plazo que comprarse un televisor nuevo por el mismo precio. Pero los estudios sobre la felicidad siguen evolucionando, los sociólogos siguen encontrando nuevas maneras de entender como nuestras decisiones económicas o monetarias afectan nuestro bienestar.

Un nuevo documento, también co-escrito por Thomas Gilovich, hace énfasis en otra diferencia entre las compras materiales y las que aportan alguna experiencia: En cómo se siente la gente antes de estas compras, cuando van a comprar un pasaje para irse al Caribe o al cine, o simplemente ir a comprarse ropa o joyas. Gilovich y sus colegas pidieron a las personas a prueba que pensaran en una compra material o del tipo que produce experiencias, que vayan a hacer en un futuro cercano y que evalúen sus emociones con respecto a ellas, ya sea si están emocionados o ansiosos por hacer estas compras y luego calificar su satisfacción respecto a ellas. Los investigadores también llevaron a cabo un estudio aparte en el que encuestaron a 2,226 adultos a través de sus Iphones en momentos al azar para preguntarles si los individuos estaban, en ese momento, contemplando hacer alguna compra a futuro (y si fuese así, si la compra sería material o del otro tipo, y que tipo de emociones los invadían al pensar en esas compras que iban a realizar).




Otro elemento de la investigación consistió en pedir a las personas que recuerden cómo se sintieron cuando estaban en la fila a punto de hacer sus compras. Los investigadores también buscaron archivos en los periódicos en los que se mencionaran historias sobre gente haciendo filas para hacer algún tipo de compra.

Todos los estudios indican que la anticipación de una compra que proporcione una experiencia es mucho más emocionante y agradable que la sensación a la espera de una compra material –independientemente del precio de la compra
. En el caso de las multitudes haciendo largas filas para hacer una compra, aquellos que se encuentran ahí buscando alguna experiencia (por ejemplo para entrar a una obra de teatro o a un parque de diversiones) en general se encuentran de mucho mejor estado de ánimo que aquellas personas que se encuentran en una fila igual de larga pero para comprar cosas materiales. En una conferencia de prensa, Gilovich dijo que una de las razones para hacer esta investigación es que es muy importante para la sociedad, ya que como el sugiere “el bienestar se puede alcanzar visitando lugares que proporcionen algún tipo de emoción o experiencia –como playas, parques, museos- tanto como los objetos de consumo material.

0
0
0
1
0No comments yet