Popular channels

Para vos estralador compulsivo !



Cómo dejar de tronarse los dedos

Tronarse los dedos es un hábito común que cualquiera puede desarrollar. Aunque tal vez disfrutes la sensación que te brinda, puede volver loca a la gente a tu alrededor y ocasionar efectos secundarios indeseados más adelante. Si bien tronarse los dedos no causa artritis (como en ocasiones se asegura), puede provocar problemas tales como inflamación de las articulaciones y pérdida de fuerza en la mano, o incluso puede ser una señal de trastornos nerviosos más graves, dependiendo de la intensidad y duración del hábito. Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es dejar tu hábito de tronarte los dedos antes de desarrollar algún efecto secundario negativo.

Parte 1 de 3: Entiende el hábito de tronarse los dedos
1-Entiende lo que causa que truenen. Cuando truenas tus dedos, básicamente es lo mismo que dislocar tu hombro, ya que estás separando los huesos y el cartílago para liberar un gas (llamado líquido sinovial, conformado en su mayoría por dióxido de carbono y algo de nitrógeno) que hace un crujido cuando se expande hacia la articulación.
Puede tomar hasta 30 minutos para que este gas liberado vuelva a disolverse en líquido sinovial, es por ello que usualmente tienes que esperar un rato antes de poder tronarte los dedos de nuevo.
Tronarse los dedos estimula la terminación nerviosa y estira la articulación, es por ello que se siente tan bien.

2-Toma en cuenta los posibles peligros de tronarse los dedos. Aunque varios estudios han demostrado que tronarse los dedos no provoca artritis, la gente que continúa tronándose los dedos por periodos de tiempo muy largos ha desarrollado síntomas que incluyen:
Fuerza en la mano ligeramente reducida
Manos hinchadas o adoloridas
Daño de tejido blando hasta la(s) cápsula(s) articular(es)
Daño a los ligamentos de la mano, los tejidos blancos que conectan nuestros huesos.

Parte 2 de 3: Dejando el hábito



1-Entiende la terapia conductual. Sin importar lo mucho que truenes tus dedos, si quieres dejar de hacerlo, entonces las técnicas de terapia conductual son la solución.
En otras palabras, tronar tus dedos es una conducta, así que es posible usar las técnicas conductuales para cambiar tu conducta. Simplificando un poco, hay dos formas básicas de terapia conductual: positiva y negativa.
La terapia conductual positiva incluye técnicas como el sistema de recompensas: establece metas y date a ti mismo (o a un ser querido) una recompensa por cumplir esas metas.
Las técnicas negativas incluyen castigos menores u otros recordatorios para hacer que la persona se dé cuenta de su hábito, de tal manera que pueda detenerse. Hay tantos tipos de estas técnicas como personas que ofrecen consejos.




2-Mantén tus manos ocupadas. Dale a tus manos otra cosa que hacer, en lugar de tronarse los dedos. Aprende a girar un lápiz por entre tus dedos o a rodar una moneda en tus nudillos, por ejemplo.
Los aspirantes a magos practican moviendo una moneda a través, sobre y alrededor de los dedos de una mano sin tocar nada más. Un lapicero o un lápiz también sirven.
Este ejercicio es verdaderamente bueno para personas de todas las edades. Desarrollar fuerza en los dedos, coordinación y destreza manual también puede ser divertido ya que dominarás una habilidad nueva en lugar de hacerte daño.




3-Comienza un nuevo hobby. Algún tipo de hobby que mantenga tus manos (y tu mente) ocupadas probablemente es una idea excelente, como dibujar, escribir, o artes y oficios.



4-Usa el método de la goma elástica. El único método conductual más clásico es enrollar una goma elástica alrededor de tu muñeca.
Cuando notes que estás a punto de tronar tus dedos, jala la goma elástica y suéltala, de tal manera que golpee tu piel.
La pequeña punzada que sientes te ayudará a dejar tu hábito, ya que al final tu subconsciente llegará a asociar tu hábito de tronarte los dedos con el dolor.

5-Usa otros métodos preventivos. Si la goma elástica no es de tu agrado, hay muchas otras cosas que puedes hacer para contener tu hábito de tronarte los dedos:
Lleva contigo una loción para manos pequeña en tu bolsillo o tu bolso. Cuando sientas la necesidad de tronarte los dedos, saca la loción y frótala en tus manos. Esto te dará algo que hacer con tus manos ¡y al mismo tiempo también las dejará suaves e hidratadas!
Haz que un amigo ponga cinta alrededor de tus "nudillos tronadores " o pegue las puntas de tus dedos a tu palma para hacer un puño.
Pon medias en tus manos mientras ves televisión o hacer otras actividades que no requieran el uso de tus manos.
Mantén un lapicero o lápiz en tu mano para evitar tronarte o "rasguear" tus dedos.

Parte 3 de 3: Abordando asuntos más graves




1-Toma consciencia de tu hábito. Ya que tronarse los dedos es un síntoma nervioso, por definición es subconsciente. La mayor parte del tiempo las personas ni siquiera se dan cuenta de que están tronando sus dedos hasta que alguien se los dice.
Sin embargo, si deseas dejar tu hábito de tronarte los dedos, es importante darte cuenta de ello y tomar la decisión consciente de parar cuando te encuentres haciéndolo.
Tal vez sea útil arrastrar a un amigo o miembro de tu familia para que te recuerde sutilmente cuando estás tronándote los dedos. Este hábito generalmente es más obvio para los espectadores externos que para los que se truenan los dedos.




2-Descubre la fuente de la ansiedad. Es posible que tronarse los dedos se clasifique como un hábito nervioso. Dado que un hábito nervioso es una respuesta al estrés, identificar la fuente del estrés es el primer paso para lidiar con el hábito.
El estrés puede ser especifico, como preocupación por un examen próximo, o puede ser general, como relaciones con padres y compañeros, aceptación social o cualquiera de los muchos otros factores.
Trata de mantener un cuaderno pequeño contigo todo el tiempo y escribe una nota cada vez que truenes tus dedos. Esto te ayudará a notar cualquier patrón en tu conducta de tronarte los dedos y a identificar sus desencadenantes.




3-Evita preocuparte. Si tienes el hábito de tronarte los dedos o te preocupas por alguien que lo hace, ten en cuenta que lo más probable es que preocuparte o quejarte acerca del hábito lo empeorará en lugar de hacerlo desaparecer.
Preocuparte solo genera más estrés, lo que aumenta la reacción nerviosa a ese estrés.
Por lo tanto, los recordatorios sutiles serán mucho más útiles y eficaces que preocuparte constantemente.



4-Mantén un sistema de apoyo. Aunque es muy poco probable que preocuparse o aumentar el estrés ayude, hay muchas maneras en las que los amigos y la familia pueden ayudar a alguien que se truena los dedos. Un simple toque en el brazo cuando alguien note hábitos inconscientes puede ayudar bastante para entender y lidiar con el problema.

5-Dale tiempo. Entiende que la mayor parte de tronarse los dedos es inofensiva y probablemente se irá con el tiempo. Si este hábito no coincide con otros cambios de conducta entonces la paciencia es probablemente el mejor antídoto.



6-Considera buscar ayuda profesional. Entiende que un hábito prolongado, excesivo o de otro tipo que tenga un efecto negativo en el curso normal de la vida es un problema, o "conflicto" y se debe enfrentar.
Tronarse los dedos excesivamente, especialmente acompañado del hábito de tronarse otras articulaciones del cuerpo, puede ser una señal prematura de trastornos de ansiedad más graves.
Si crees que tronarte los dedos puede ser un síntoma de un trastorno más serio, deberías considerar ver a un terapeuta.

Consejos
Tronar tus dedos puede hacer que tus manos se sientan cansadas.
Hay grandes diferencias entre los seres humanos cuando se trata de tronar las articulaciones de los huesos. Algunas personas no pueden hacerlo, mientras que otras tienen más espacio entre las articulaciones lo cual hace que sea más fácil. Algunos pueden "tronar" muchas de las articulaciones de su cuerpo. Esto puede originar movimientos muy incómodos. Girar tu cabeza, retraer tus dedos, etc. Asegúrate de seguir estos pasos para acabar con este mal hábito.
Hablar con un quiropráctico también ayudaría.
Tronar tus dedos puede hacer que tus manos se sientan más sueltas.
No esperes resultados inmediatos. Puede tomar mucho tiempo cambiar ese comportamiento. Asegúrate de ir dejando el hábito gradualmente.

0
0
0
0No comments yet