Check the new version here

Popular channels

Por qué no vas al psicólogo?

Mitos y prejuicios





Las primeras explicaciones acerca de la enfermedad mental estuvieron dadas a lo largo de la historia por causas morales y religiosas, con lo cual se desarrollaron concepciones populares que todavía hoy persisten y que están sujetas a prejuicios sociales.

Hay que decir que la Psicología como disciplina es, en realidad, muy reciente.







Sus investigaciones, sus hallazgos, el desarrollo de sus teorías y técnicas son muy recientes y algunas orientaciones -la mayoría- están en continua revisión. Es necesario aclarar que no hay una teoría única, un consenso de todos los profesionales de la psicología respecto de cuál es la técnica adecuada para el desarrollo de la psicoterapia.



Es muy difícil erradicar estos conceptos sociales y llevarlos al plano de un diagnostico clínico-científico. Por ello, para toda persona tomar la decisión de asistir a un psicólogo representa un difícil momento. Hay un fantasma de trasfondo que lleva a pensar que el psicólogo trata a personas que están locas... como si la locura fuera realmente un constructo científico. Una de las mayores trabas de la visita al psicólogo es esta construcción social acerca de la combinación locura-psicólogo.

Otra de las trabas está dada por nuestra incapacidad de reconocer que a veces no podemos solos con determinada situación. La omnipotencia que poseemos al no reconocer nuestras falencias.






Motivos de consulta



Cuando una persona asiste a una visita con un profesional de la salud mental los motivos que más comúnmente la llevan a hacerlo se refieren al alivio de un padecimiento, de un sufrimiento. En general el paciente siente que hay algo en su persona que le está causando algún sufrimiento, algún dolor psíquico. Pero no sabe qué es específicamente ni cómo actuar frente a ello.

Es muy común observar que la persona que pide la consulta es un tercero (un familiar, pareja o amigo) que está preocupado o percibe que algo le está sucediendo a su ser querido. Un gran porcentaje de pacientes acuden a terapia porque otras personas asistieron, lograron la ayuda que solicitaban y por ende recomiendan al profesional.

Uno de los mitos más extendidos es que el psicólogo es una especie de amigo, al cual uno le puede contar una dificultad, y que éste está capacitado (legalmente autorizado) para aconsejar respecto de la solución.






El terapeuta sólo representa un espejo objetivo, un otro yo que está por fuera de nosotros que nos escucha lo que realmente estamos queriendo decir. Nos devuelve una representación, una imagen de nosotros mismos y de las relaciones que mantenemos; mediatizada por la palabra que nuestros mecanismos defensivos no permitían el acceso a la conciencia.




Son muchas las situaciones y psicopatologías que pueden verse en la consulta psicológica. En la actualidad es posible afirmar que son cada vez más comunes las consultas por los trastornos de ansiedad (agorafobias, fobias, ansiedad social, etc.), los trastornos de la alimentación (bulimia, anorexia, etc.). Todas psicopatologías características de esta sociedad posmoderna, que presenta rasgos particulares como el consumo, el hedonismo, la imagen, la poca relación personal con el otro, etc.




En realidad...



Son muchas las investigaciones que informan de éxitos terapéuticos en la mayoría de los desajustes emocionales.

Es posible sostener que en términos generales la psicoterapia tiende en forma consistente a ser superior al no tratamiento.




En una revisión realizada por Tokzok, Byram y Karasú (1984), los autores informaron que hay 475 estudios que comparan la psicoterapia con las personas que no realizan tratamiento, concluyendo que en el 80% de los pacientes que recibieron terapia experimentaron mejoría.

Debemos destacar que en Psicología hay alrededor de 400 orientaciones en donde cada una de ellas posee particulares presupuestos teóricos y habilidades técnicas ligadas al proceso de evaluación, intervención y de creación de relación para con el paciente.

Actualmente, está demostrado que lo que mayormente fortalece el cambio en psicoterapia es la relación paciente-terapeuta, aportando eficacia a las técnicas que se utilicen.

La efectividad de una técnica se evalúa en contextos y problemas clínicos específicos. Por ejemplo: está demostrado que la terapia cognitiva es altamente efectiva para el tratamiento de los trastornos de depresión.





Dentro de los beneficios que la psicoterapia puede aportar genéricamente, podemos mencionar que las personas que asisten a un psicólogo aprenden a autodirigirse en sus comportamientos habituales luego de un autoconocimiento. Éste les permite desarrollarse como personas responsables de sus acciones.




La tarea del psicoterapeuta es fomentar la exploración y el mejor conocimiento de sus cogniciones, actitudes, sentimientos, emociones. Ayudar al paciente a tener una percepción más flexible y descubrir dentro de sí un abanico de posibilidades ante una situación determinada. Hacer conscientes nuestras respuestas automáticas nos está preparando para poder actuar sobre ellas.

El desarrollo de la capacidad de afrontamiento nos hace conocedores de nuestros recursos internos para enfrentar situaciones en las cuales estemos inmersos.

En la actualidad, desde la teoría sistémica se tiende a la participación activa del paciente en psicoterapia, con lo cual éste se siente protagonista de sus comportamientos, de sus cambios, del alcance de las metas
.






¿A cuáles factores se atribuye que una psicoterapia sea más eficiente?


Sorprendentemente, la mayor eficacia no depende tanto ni de la escuela teórica, ni de la técnica aplicada, ni de las cualidades profesionales del terapeuta y, ni siquiera, de la condición patológica del paciente.


Lo que más influye son ciertos factores comunes propios de cualquier proceso psicoterapéutico, dentro de los cuales los más significativos son la calidad de la relación paciente-terapeuta y la implicación emocional del paciente.


Es así como se ha comprobado repetidamente que una adecuada alianza terapéutica - evaluada desde la subjetividad del paciente - es la variable con mayor capacidad predictiva de éxito en todas las modalidades de tratamiento y poblaciones.


Incluso la eficiencia de una técnica depende más de la interacción terapéutica, que de la técnica en sí o de las cualidades del terapeuta.











0
0
0
0No comments yet