Popular channels

Postura del camello



La postura del camello estimula el quinto chakra, centro de nuestra expresión personal y nuestro ser más auténtico. Además contrarresta el letargo, la depresión, estimula el tercer chakra (centro de nuestro poder personal), estimula nuestro fuego interior, nos hace más abiertos, creativos y positivos. Equilibra la tiroides, estimula la digestión, mejora la postura, abre el pecho, ayuda en el tratamiento de enfermedades respiratorias, alergias, alivia la fatiga y dolores menstruales, aumenta el nivel de energía.

Cómo se hace:

Arrodíllate sobre un mat o una manta, con las rodillas abiertas al ancho de la cadera y tus muslos, caderas y torso perpendiculares al suelo. Encuentra el equilibrio sobre el empeine de los pies y la espinilla.
La pelvis debe ir hacia adelante, las nalgas activas, pero asegúrate de que los muslos no han rotado hacia fuera y que tus caderas no están apuntando hacia fuera.
Coloca la mano derecha sobre tu espalda baja, los dedos mirando hacia abajo. La columna, nalgas y espalda te deben dar una base firme para que puedas inclinarte un poco hacia delante manteniendo la estabilidad.
Inhala y lleva el brazo izquierdo por encima de tu cabeza y utilízalo para elevarte en la postura, estirando tu columna hacia el cielo. Permite que tus muslos se desplacen hacia delante y que tu espalda se distensione para permitirte movimiento. Hala hacia arriba los músculos de tu abdomen bajo y el piso pélvico.
Exhala y lleva las caderas hacia delante de manera controlada y abre el pecho, mientras la cabeza y el cuello siguen la dirección del brazo izquierdo. Apoya la mano izquierda sobre el tobillo izquierdo. Si no alcanzas a apoyar tu mano, puedes doblar los dedos de los pies para elevar tus tobillos algunos centímetros. Si has tenido que girar un poco o llevar las caderas hacia atrás, regresa los muslos a su posición perpendicular.
Cuando estés firme, repite con la mano derecha. Eleva la parte frontal del cuerpo, abre el pecho hacia el cielo y empuja los muslos hacia delante. El pecho debe estar abierto hacia cielo. Abre los hombros hacia atrás y deja que la cabeza caiga hacia atrás con gracia. No debe hacer tensión en tu cuello.
Tu columna está extendida ampliamente. Tu abdomen debe estar relajado para respirar con toda tu capacidad pulmonar. Girar los brazos hacia fuera ayuda a abrir los hombros. Visualiza que formas un arco con tu cuerpo.
Respira profundamente por 30 segundos, aprovechando la amplitud de tus pulmones y la apertura ante el mundo para soltar emociones y pensamientos que no te sirvan y cargarte de energía y salud.
Para regresar, apoya las manos en tu espalda baja, inhala y regresar a posición perpendicular, siendo el pecho lo primero en regresa y cuidando de no hacer tensión en el cuello. Descansa en la postura del niño por algunas respiraciones.

]si te gusto ,deja los puntos
[/b]
0
0
0
0No comments yet