Sustitutos del azúcar

La miel, el Maple y la stevia!




--> Ya sea por salud o por meterle variedad a los platillos, al azúcar le podemos cambiar por cualquiera de éstos tres n.n


En palabras de la autora, te dejo los tips y la infografía:










"Cuando se trata de hornear, el azúcar es siempre uno de los ingredientes más indispensables; no solo para endulzar, sino también porque es responsable de un montón de reacciones químicas... promueve suavidad y humecta la mezcla, se convierte en estado líquido en el horno y alarga la vida de nuestras creaciones.






-Siempre trato de incluir, maca, linaza o reemplazar harinas en las recetas para hacerlas más sanas, sin embargo, de vez en cuando me gusta hacer un postre the old fashion way, pero las recetas siempre llevan demasiada azúcar, lo bueno es que descubrí que puedes reducir la cantidad a un tercio de lo que indica y no perder sabor ni textura.




-La miel es uno de los sustitutos más populares, es incluso más dulce que el azúcar. Además es súper versátil, por lo que es un buen reemplazo; la miel por ser líquida aporta humedad a la mezcla, pero deberás reducir la cantidad de los otros ingredientes líquidos que tenga la receta.
También recomiendan bajarle 25 grados a la temperatura de horneado que dice la receta (aunque yo nunca lo hago, pero en este caso es cuestión de conocer el horno, porque cada horno tiene sus mañas).


¡Alerta, los niños menores de 2 años no deben comer miel!


-Maple también conocido como sirope de arce, es otro sustituto popular, el cual no solo endulza sino que además es alto en minerales (zinc y magnesio), sin embargo, tiene un sabor bien característico difícil de ocultar y que no a todos les gusta.
Te recomiendo utilizar el grado B, pues no es tan refinado como el grado A, es más espeso y tiene un sabor más fuerte, lo que lo hace ideal para hornear. Además es más dulce que el azúcar y tiene menos calorías. (Compra un maple de buena calidad y revisa la etiqueta para asegurarte no tenga azúcar añadida).
Aquí también deberás reducir la cantidad de líquido (3 cucharadas por cada taza de maple utilizada) y reducir la temperatura en unos 25 grados, pues lo que estés horneando tiende a dorarse con más rapidez, pero como les dijes es cuestión también de conocer sus hornos.




-La stevia ha ganado terrenos en los últimos años y si bien es una alternativa más saludable, lo cierto es que debemos aprender a utilizarla correctamente. Viene en varios formatos: en hojas o líquido (por favor STAY AWAY de esas versiones comos “truvia”).
La stevia es cero calorías, cero carbohidratos y tiene un índice glicémico de cero. Sin embargo, hay quienes no están a favor de la stevia ya que al ser “dulce” al paladar, nuestro cuerpo asume que está recibiendo azúcar y se prepara para hacerlo: despejando la glucosa del flujo sanguíneo y bajando el nivel de azúcar en la sangre; pero el cuerpo al no recibir azúcar real (glucosa) debe compensar de alguna manera. Cuando esto sucede, nuestro cuerpo hace uso de su “back up“, la adrenalina y el cortisol aparecen para movilizar el azúcar de otras fuentes (hígado y músculo de glucógeno o proteínas, o tejidos del cuerpo).
Por esa misma razón debemos evitar todos esos edulcorantes artificiales y esos productos dietéticos.
A mi me gusta utilizarla para endulzar más que todo bebidas, si a ustedes les gusta, les recomiendo lo hagan combinándola con otro tipo con alguna fuente real de azúcar.




-El agáve néctar es otro sustituto común, pero no recomiendo usarlo, pues es altamente procesado (incluso el certificado orgánico), es pura fructosa (92%) muchos más que el terrible corn syrup (55%). Se ha puesto muy de moda (¡oh, el marketing!) y hasta lo venden en súper mercados “saludables” como Whole Foods, pero en este caso les aconsejo don’t follow the trend.




-¿Otras opciones? Azúcar de coco, azúcar de remolacha sirope de arroz… ¡Así que a experimentar en la cocina!

 


Fin.