About Taringa!

Popular channels

Taringera, ¿sos virgen con mas de 21? ¡Entra!



La escena ya es casi un cliché: estás con un grupo de chicas, relajada, charlando y, por medio de sutiles transiciones, el tema de conversación cambia y comienzas a escuchar las últimas hazañas sexuales de las presentes. Te limitas a sonreír, asentir y soltar una carcajada en los momentos en que (ya sabes) debes hacerlo.

Y por más que parezca que lo estás pasando de maravillas y que nada de este mundo podría preocuparte en este momento, hay algo que te inquieta. Y sin que digas ni una palabra, ya todas las que están contigo lo saben.

Eres virgen. La palabra resuena dentro de tu cabeza mil veces, con mil timbres de voz diferentes, como si te lo repitiera cada persona que has conocido.

Sí, así es. Esta es la historia de toda mi adolescencia y lo que va de mi juventud. Y estoy dispuesta a compartirla porque sé que no estoy sola. Pero fundamentalmente, porque hoy sé que “ser virgen” (como lo dicen taaaaantas personas, ¡como si fuera algo que definiera quién eres!) no es ni malo, ni bueno, ni NADA. No significa nada. El concepto de la “primera vez” es algo tan subjetivo que estoy segura de que, si todxs lo pensáramos, cada unx lo tomaría de una manera totalmente distinta.

No fue fácil el camino que transité para poder llegar a pensar de esta forma. Pasé días sintiéndome muy triste y excluida, noches enteras llorando hasta dormirme del cansancio. Buscaba el “error” que creía que había dentro de mí y que no encontraba. Comencé a sentir vergüenza de mí misma, de mi inexperiencia, de mi incapacidad de sentirme cómoda con otras personas de mi edad. Luego empecé a creer que no era digna de que ningún chico me conociera. ¿¡¿Qué iba a pensar cuando supiera mi gran secreto?!? Y por supuesto, no faltaron aquellxs compañerxs de colegio que, al no verme los fines de semana en ninguna fiesta, asumieron que nunca había tenido relaciones sexuales y se creyeron con el derecho de humillarme y hacerme sentir menos mujer…

Hace poco tiempo, después de todos esos episodios desagradables, recobré la memoria. Y recordé que la sexualidad es una parte de la personalidad, y por lo tanto no te define más que las otras partes de tu yo. Recordé que, si todavía no tuve sexo, fue porque estuve ocupada trabajando duro, estudiando mucho para poder tener una profesión y no tener que depender de nadie en el futuro (y quizás por eso mi vida sentimental no fue una prioridad, o quizás simplemente estaba bien así). Recordé que, aunque me gustaron muchos chicos, no me enamoré de ninguno: pero soy joven, solo tengo 21 años, y sé que tengo mucho por vivir y confío en que ya conoceré a aquella persona que me haga sentir amor. También recordé que poco a poco me fui liberando de tabúes y vergüenzas, me animé a conocer mi cuerpo y experimenté muchos orgasmos increíbles por mí misma.

Entonces, debí replantearme: ¿Por qué la culpa? ¿Por qué la vergüenza? Y como ya no tuve respuestas válidas, sólo tuve que deshacerme de todos esas presiones que la sociedad metió en mi cabeza sólo para hacerme infeliz sin sentido.

Por eso, a todas las que estén leyendo esto, les digo: jamás sientan vergüenza de quiénes son. TODAS somos únicas, especiales y bellas. Es una pérdida de tiempo enorme dejarse llevar por las habladurías y los prejuicios de lxs demás (y especialmente por aquellas personas que viven sin conmoverse frente a las numerosas y terribles consecuencias de formar parte de una sociedad machista). ¡Disfrutemos de nuestra vida, de nuestro cuerpo, de nuestra personalidad! Nos sorprenderemos de todo lo que podemos llegar a obtener si salimos al mundo con esta actitud.
0No comments yet
      GIF