Tus propias cremas hidratantes


¿Querés hidratar tu piel pero no querés someterla a los químicos que tienen algunos de los productos del supermercado? En Eme de Mujer seleccionamos dos cremas caseras para que hagas vos misma y tengas la piel que siempre quisiste.

Crema de cera de abejas y aceite de oliva

Para hacer esta crema necesitás: una olla chica, vasos de vidrio, un palito de madera, un frasco donde guardar la crema, cera de abejas una lámina de 7×7 cm está bien, 60 g de aceite de oliva extra virgen.

Preparación:
1. Prepará un baño maría poniendo agua en la olla y dentro un vaso con la cera de abejas y dejá que se derrita.
2. Mientras la cera se derrite poné en el otro vaso 60g de aceite de oliva.
3. Cuando toda la cera se derrita agregar el aceite de oliva de a poco y revolvé hasta que se disuelva.
4. Una vez disuelto guardá el vaso en la heladera. Se supone que vas a tener una mezcla líquida que se va a transformar en cremosa con el frío. Dejalo así por una hora.
5. Retirá de la heladera y tu crema está pronta.

Tanto la cera de abejas como el aceite de oliva extra virgen tienen propiedades protectoras que ayudarán a cuidar e hidratar nuestra piel.

----------------------------------****************************----------------------------------


Crema de Lecitina de soja
Para hacer esta crema necesitás: 2 cucharadas de Lecitina de Soja, 80 ml de agua, 40 ml de aceite (puede ser de almendras, oliva, jojoba, etc.), dos tazas, una olla, batidora y recipiente para la crema.

Preparación:
1. Poné dos cucharadas de lecitina de soja en una taza y agregá 80 ml de agua.
2. En otra raza poné 40 ml de aceite
3. Poné las dos tazas a calentar a baño maría en una olla, pero no dejes que hierva ni que entre agua en las tazas.
4. Revolcé la taza que tiene la lecitina que se disolverá poco a poco y formará una mezcla más densa.
5. Retirá del fuego y ponela en un bol y batila a velocidad baja con la batidora.
6. Poné la lecitina de nuevo en baño maría y dejala calentando dos minutos.
7. Echala en el bol nuevamente
8. Una vez en el bol agregale el aceite (que tiene que estar caliente) de forma progresiva revolviendo para crear una emulsión.
9. Batí con batidora a velocidad baja hasta lograr la consistencia que quieras. Si te parece que está muy líquida podés agregar maicena o almidón de arroz.

Para aromatizar se le puede agregar esencia de vainilla o aceites esenciales.

Luego ponela en un recipiente y tu crema hidratante está pronta.