Check the new version here

Popular channels

Un ADN saludable retrasa el inicio de la menopausia


Un investigación de «Nature» presenta la primera evidencia científica sobre la relación entre la menopausia y el cáncer de mama







Un parche de terapia hormonal sustitutiva



¿Quiere saber a qué edad le va a llegar la menopausia? La respuesta está en algunas regiones del genoma que mantienen nuestro ADN joven. Un equipo de las Universidades de Cambridge y Exeter (Gran Bretaña), tras analizar a casi 70.000 mujeres, ha identificado más de 40 regiones del genoma humano qué están involucradas en el inicio de la menopausia. En concreto, los investigadores han visto que dos tercios de estas regiones contienen genes cuya función es mantener el ADN sano mediante la reparación de los pequeños daños que pueden acumularse con la edad. El estudio que se publica en «Nature Genetics» y el que han participado científicos de 177 instituciones en todo el mundo, además ha encontrado la primera evidencia genética de la existencia de un vínculo entre el inicio de la menopausia y el cáncer de mama, lo que corrobora conclusiones anteriores basadas en la evidencia observacional.

Los hallazgos sugieren además que los oocitos femeninos que son más eficientes en la reparación del ADN dañado sobreviven más tiempo, lo que retrasa el inicio de la menopausia. Investigaciones previas ya habían demostrado que la edad y algunas sustancias tóxicas, como el humo del tabaco, dañan el ADN. Algunos estudios ha visto, por ejemplo, que las mujeres fumadoras tienen la menopausia 1-2 años antes, en promedio, que las no fumadoras.

La investigación, explica Anna Murray, genetista de la Universidad de Exeter, aumenta la comprensión de cómo se produce el envejecimiento reproductivo en las mujeres y «esperamos que sirvan para el desarrollo de nuevos tratamientos para la menopausia precoz».


Cientos de genes

Desde hace tiempo se sabe que la edad de inicio de la menopausia está determinada por los genes, explica el investigador de la Universidad de Cambridge John Perry. Ahora, «este estudio nos dice que hay cientos de genes que pueden alterar el inicio de la menopausia, desde una semana hasta años».


Por cada año de retraso en el comienzo de la menopausia aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama en un 6%


Además, el estudio es el primero que confirma el vínculo entre el cáncer de mama y la menopausia. Según los autores, por cada año de retraso en el comienzo de la menopausia aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama en un 6%. ¿La causa? Según Deborah Thompson, del Departamento de Salud Pública y Atención Primaria de la Universidad de Cambridge, está en la exposición a los estrógenos: «a menor exposición de hormonas, menor riesgo de cáncer», afirma.

Los investigadores dice que el siguiente paso es entender con más detalle cómo las variaciones genéticas encontradas en este estudio están causando alteraciones en el momento de la menopausia. Así, al descubrir los mecanismos se podrían mejorar los tratamientos para las enfermedades vinculadas con la menopausia y la infertilidad y de otras como la osteoporosis y las enfermedades del corazón.





Síntomas

La menopausia se caracteriza por el cese permanente de la menstruación y la edad promedio a la que ocurre en los países desarrollados es entre los 51 y 52 años.

Sus primeros síntomas corto plazo son la aparición de sofocos, sequedad vaginal, frecuencia y urgencia en la micción, y una mayor frecuencia de infecciones urinarias. También es característica la pérdida de la elasticidad de la piel y los cambios en la textura, el tamaño y la consistencia de las mamas. Muchas mujeres refieren episodios de ansiedad, depresión, irritabilidad, pérdida de memoria e insomnio. También es característica una disminución en la libido, es decir, en el apetito sexual, que se puede ver agravado por las molestias producidas en la relación sexual, debido a la sequedad vaginal.

A largo plazo, la menopausia va a tener dos efectos principales. Por un lado, la disminución de estrógenos va a contribuir al desarrollo de un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, entendiéndose por ésta la aparición de hipertensión arterial, infarto de miocardio o accidente cerebro-vascular y osteoporisis.

0
0
0
0
0No comments yet