Canales populares

Vivir con miedo es peligroso

Solo es peligroso porque atraes aquello que temas. Todos los maestros siempre lo han dicho: no temas, no hay nada que temer. ¿Y por qué atraes lo que temes? Porque en ello te enfocas, así de sencillo. Lo recordamos una vez más: todo enfoque en algo, atrae ese algo. Y... ¿cuando sé que cargo con un miedo? Dicho directamente sería cuando hay algo que no puedo amar. De todas formas vamos a ir viendo el tema por partes.

 Muchas personas piensan que es bueno tener algo de miedo, o tener incluso miedo a Dios. Como si Dios fuera algo temible. Otros pueden añadir: es por tenerle respeto. Confunden miedo con respeto. Tienen un extraño sentido de la libertad. Tal vez en eso consista sus libertades: ser los dueños de sus propias cárceles y, además, lo mejor es que no se den cuenta, porque si pudieran ver lo que hacen con ellos mismos, tal vez verían la locura de cerca, tan de cerca que… ¿aprenderían a correr del miedo? A dejar de vivir bajo su mismo techo…

 Otros piensan que sí, es mejor vivir sin miedo pero que hay que ser prudente. Hay un <pero...> añadido. Eso de vivir por completo sin miedo, les suena temeroso y ese sonar no pueden verlo, por tanto no podrían ver lo que escribo aquí. Como si esto fuese completamente otro lenguaje. Vivir sin miedo pero ser prudente es lo que dicen todos aquellos que siguen con miedo. Quien así se manifieste basando la prudencia en lo que necesita tener, vive con el miedo de tener que ser prudente para sobrevivir. Piensa, si no soy prudente estoy perdido/a. ¿Es una necesidad la prudencia para poder vivir sin miedo? Si necesitas de la prudencia para poder vivir sin miedo, estás metido en el miedo de la imprudencia, o, tienes miedo de ser imprudente, que es lo mismo. Habría que cambiar la palabra prudencia como tal ilusión que es, por la palabra <natural>. Lo diré de otra forma: ser prudente es lo contrario de ser NATURAL, es lo contrario de vivir sin miedo. Te lo aclararé más: cuando vives sin miedo, ya va incluido en el mismo paquete que serás prudente sin necesidad de pensarlo siquiera. Si necesitas haberlo pensado, entonces ya estás siendo imprudente contigo mismo sin haberlo visto. Por tanto... ¿existen las personas imprudentes consigo mismas todos los días? ¿La verdadera imprudencia es ser prudente? ¿Tienen miedo de vivir sin miedo?

 Si sigues pensando que hay que ser prudente es que tienes algo que sanar, y el contexto, porque todo en la vida es contextual, ya se te ha mostrado. 

 Prosigamos: todo miedo es mental y al vivir así se posee el ingrediente ideal para seguir creando separación. Es el ego quien no puede vivir sin miedo. Por tanto, si las personas empiezan a desprenderse de los miedos, es a través de una aceptación como la que sí tienen los niños pequeños. Por eso ellos siempre pueden estar en todas partes, porque no tienen miedo. El miedo no puede cargar con la aceptación, es muy superior a él. En este escrito, cuál sería la verdadera aceptación: tal vez la de asumir cualquier miedo que quede por ahí dentro y, que en ocasiones deambule de un lugar para otro buscando que no lo echen a la calle del olvido. Y si hablamos de una creación, es una fuerza impulsora en contra de la paz. Muchas personas cargan con estas fuerzas al llevarlas por dentro y no son conscientes de su propia inconsciencia hacia la vida por continuar manteniendo lo contrario a lo saludable.

 El miedo es una energía creada por uno y tiene su propio funcionamiento. Por eso, pasemos ahora a la sala de desmontaje. Y desmontar el miedo consiste sencillamente en encararlo, afrontarlo. Eso mismo que tantos miedos da. Y somos conscientes de que pueda dar miedo, es por eso que se escribe esto, para encajar que siempre va a estar disponible para todo el mundo la información del funcionamiento de estas cosas. Cuando te acercas al miedo, éste corre. Si de verdad lo miras a la cara, desaparece, no le da tiempo a correr. Por el lado contrario, si huyes de él, te perseguirá y no tendrás donde esconderte. La aceptación honesta de que el miedo viva contigo, es lo que hace que vaya desapareciendo. Es lo primero antes de pasar a la acción. La pregunta aquí podría ser: ¿como vas a cambiar el miedo por otra cosa si comienzas negándolo? Continuando con las mismas sencillas palabras, se puede decir que, si lo niegas, es como decir que no está, y el miedo da por sabido que no lo has visto y seguirá contigo. Y seguirá a tu lado de forma solapada para que no lo puedas ver. A no ser que…, si tenemos claro que lo que sigue es acercarte a él (despacio si quieres, no hay prisa) inteligentemente puedes, ¿y por qué no?, estrecharle la mano. Puedes abrazarlo, nada te lo impide. Esto no solo es lo primero, es lo más necesario antes de llegar a un trato razonable con él. Para razonar este trato mejor, tal vez te ayude el saber, que cuando ya no viva contigo, será una energía liberada, ya que el miedo es una energía densa y como tal, para que lo entiendas a la primera: el miedo sufre. Le causas ese sufrimiento a través de ti. El miedo siempre tiene miedo. Y el miedo no puede vivir sin miedo, es su alimentación aunque eso mismo le haga sufrir. Una vez que ocasionaste la liberación del miedo, una vez que lo sacaste de su jaula, puede que te preguntes qué queda en su lugar dentro de ti. Pues lo mismo que el miedo lo has liberado y anda por ahí suelto sin asustar ya a nadie, por haberse convertido en lo opuesto, de la misma forma, tú también te has convertido en lo opuesto en esa parte que corresponde al concreto miedo desalojado.

 A partir de aquí, comprenderás bien que, lo mismo que vivir con miedo es peligroso (tal como se titula este escrito), también sabrás mejor que vivir sin miedo es saludable.

CUANDO EL MIEDO DESAPARECE LA FELICIDAD ACAMPA EN TI
VIVIR SIN MIEDO ES CURAR LA MIOPÍA
PODER VER CLARO ERES TÚ

un abrazo
http://letjav11.blogspot.cl
(extracto del libro , segundo libro de la trilogía RECUERDA QUIEN ERES - Javier G. Delgado)

Vivir con miedo peligroso
0No hay comentarios