Check the new version here

Popular channels

Otro justo homenaje: Albrecht

Otro justo homenaje


Como ya sucedió con el Sapo Villar y con el Gringo Scotta, un sector de la platea Sur del Pedro Bidegain llevará el nombre de otra gloria: "Rafael Albrecht". La iniciativa es de la Peña de San Martín y cuenta con la aprobación de la dirigencia. El homenaje se realizará este domingo antes del partido con Estudiantes.



No hubo ni habrá mejor guardaespaldas que él. Porque podía salir jugando con la sutileza de un ‘10’ y, al mismo tiempo, con la reciedumbre que requiere todo defensor. Porque su grito de mando, invariablemente firme, era voz de tranquilidad. Porque cada centímetro del área estaba registrado en su cabeza. Porque llegaba con el tiempo justo a cada quite, no la revoleaba y quería jugar, siempre. Rafael Albrecht es mucho más que un crack, que un simple jugador de fútbol. Es el eterno guardaespaldas de San Lorenzo, matador invicto, guerrero imbatido. El Tucumano es un héroe sin historieta, de carne y hueso, y está listo para recibir un merecido homenaje.


Por iniciativa de la Peña Sanlorencista “Sergio Villar” de San Martín, con el inestimable apoyo de las Peñas de Tucumán, San Justo, Villa del Parque y del Oeste, además del aval de la Comisión Directiva de San Lorenzo, el próximo domingo se le hará un reconocimiento a ese grande del fútbol nacional. Uno de los sectores de la platea Sur del Nuevo Gasómetro pasará a llamarse “Rafael Albrecht”, en honor al jugador que vistió la azulgrana en 229 partidos. Cerca de una de las áreas, del lado más cercano a la tribuna popular local, se ubicará la mención para este ídolo sin tiempo. El Tucumano, tal cual se lo nombra cariñosamente, disfrutará de este agasajo y recibirá el aplauso de todos los Cuervos, minutos antes del partido contra Estudiantes de La Plata. No casualmente, de ese club llegó para luego consagrarse en el Ciclón y pasear su estirpe por todo el mundo.




Marcador central de lujo, que hasta supo ocupar puestos en el mediocampo y llegaba con inusual frecuencia al gol (convirtió 55 para San Lorenzo), Albrecht jugó en el club durante el período 1963-1970. Al poco tiempo se afianzó como una pieza clave del equipo y en 1968 integró esa perfecta maquinaria futbolera que todos recuerdan con el nombre de Los Matadores. Su clase y calidad le permitían destacarse y llegó a transformarse en un indiscutido en la Selección Nacional. Tanto que disputó dos Mundiales: Chile 62 e Inglaterra 66. Experto pateador de penales, quizás el mejor que conocieron estas canchas, convirtió 35 de los 37 que pateó. Con poca o nula carrera para ejecutarlos, tal su particular característica. En 1970, último año con la camiseta de San Lorenzo, llegó a marcar cuatro tantos en un mismo partido (6-3 a Gimnasia). Vaya si el Tucumano sabía de esto.


Tantas batallas ganadas, tanto sudor y tamaña estatura de jugador, le valieron esta distinción. Humilde, sin estridencias, Albrecht seguramente no levantará la voz ante los halagos. Cuando lo haga, únicamente será para cuidarle las espaldas a San Lorenzo. Como toda la vida.



Prensa Peña de San Martín
0
0
0
0
0No comments yet