About Taringa!

Popular channels

Jóvenes poetas lanzan su grito de guerra por los estudiantes

"En mi país el futuro no existe. Lo mataron y lo metieron en bolsas de basura"

Jóvenes poetas lanzan su grito de guerra por los estudiantes asesinados en Ayotzinapa



El año pasado la poeta mexicana Sara Uribe publicó un libro cuya primera página sólo contenía una frase: “Instrucciones para contar los muertos”. Bajo este epígrafe, a continuación, una serie de poemas violentos y brutales caían sobre los páginas como una cascada de sangre. Uribe llamaba a los muertos y a los vivos. Uribe llamaba con su voz poética, eléctrica y política a esos miles de desaparecidos que cada año dejan un hueco en sus hogares y pasan a formar parte de una lista negra de cruces que los habitantes de su país han de cargar apesadumbrados a sus espaldas.

En los últimos dos meses los escándalos por la violencia policial y gubernamental han salido a la luz y han traspasado las fronteras. La desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y el descubrimiento de su terrible matanza han terminado de caldear un ambiente que ya no podía arder más. La rabia y el miedo residen en México . La rabia, el miedo, el dolor y la muerte son tres símbolos que recorren las entrañas de sus ciudadanos y sobre todo de sus jóvenes. Esos que luchan para que todo sea distinto pero que a diario se encuentran con una realidad manchada de sangre.

Al igual que Sara Uribe, las cascadas de esa sangre llenan las nuevas letras de este país. Por eso desde PlayGround queremos ayudar a levantar ese grito, a mostrar esas manos que extienden sus músculos hacia el cielo pidiendo paz, a afilar las cuerdas vocales de una nación con la que nos solidarizamos. En esta ocasión son 5 jovencísimos poetas de cada rincón del país los que nos hacen llegar sus poemas/cuchillo: Martín Rangel, Irianna Chávez Esparza, Aleida Belem Salazar, Pablo Robles Gastélum y Augusto Sonrics.

Sin embargo la lucha no acaba aquí, y para nosotros es muy importante que tú participes también. Por eso te pedimos con atención que leas esta pequeña antología, e invitamos a los poetas de todo el mundo a que se sumen a esta iniciativa. Com #ilustradoresconayotzinapa o #escritoresconayotzinapa, ha llegado la hora de que entre todos redactemos nuestras “Instrucciones para cantar la vida”, en #poetasconayotzinapa. Ha llegado la hora de chillar.



Un poema de Pablo Robles Gastélum (22 años)

«cuarenta y tres no es igual a cuarenta y tres»

nacer otra vez

pasar por todo ese ridículo protocolo de crecimiento

ser todo un niño bien hecho

que cursa materias y no entiende la vida

pero le emociona pensar que algún día va a entenderla

el día en que nazca otra vez

y vuelva a ir a la escuela, esta vez queriendo ser más grande

así después de cuarenta y tres veces seguidas

dios se cansará y nos regalará cosas para mantenernos ocupados

como un pedazo de tierra al cual llamaremos por decisión unánime

‘méxico’

donde se volverá a inventar todo

& las balas serán tan comunes en las calles

que la poesía hablará de ellas todo el tiempo

como lo hacía hace ya tiempo con las flores

se inventarán nuevas flores, por supuesto

tendrán cuarenta y tres hojas

y cada hoja será un sísifo diferente

con su propia piedra en la espalda para ir a la escuela

se inventará la aritmética de nuevo, por supuesto

pero cuarenta y tres seguirá siendo un número primo

que por regla de afinidad estará siempre más lejos que un hermano

en ‘méxico’

tenemos un presidente absurdo

que no tiene hermanos

que no sabe que dentro del mundo absurdo

hay cosas absurdamente fascinantes como la vida

& las personas tienen derecho a padecerla de la manera más bella

cuarenta y tres estudiantes desaparecieron por la geografía injusta

de una carretera que no los llevó esta vez a la escuela más bella

en el pedazo de tierra que hemos llamado ‘méxico’ todavía no se inventa la muerte

improvisamos fosas que más bien parecen hoyos negros

que ni todos los periódicos físicos del mundo llenarían

la metafísica funciona mejor cuando de cargar con culpa se trata

los fantasmas pesan menos si se hacen cenizas

contratamos a alguien para que contrate a alguien para que este por fin mate a alguien

cuarenta y tres tipos de alguien

cuarenta y tres tipos de cenizas con tantos tonos de grises

que se torna difícil el acto de creer en los colores

este pedazo de tierra que hemos llamado ‘méxico’ es tan surrealista

como Frida Kahlo & los billetes de quinientos pesos con la cara de Frida Kahlo

en mi país basta tener cuarenta y tres billetes con la cara de Frida Kahlo

para pagarle a un sicario promedio

pero se necesitan muchos más para financiar una campaña electoral promedio

aquí estamos mientras, todos en el medio

como águilas demasiado deprimidas para atrapar serpientes

tal vez sean las permanentes sirenas policiacas las que aturden

& hacen que el apetito desaparezca por completo

desaparezcamos pues

por completo

dicen los cuarenta y tres estudiantes todavía vivos

desaparezcamos no importa

nosotros aquí nacimos


*

Un poema de Aleida Belem Salazar (25 años)

«QUÉ SE RECONOCE CUANDO YA SÓLO EL VACÍO»

Hay una incertidumbre mutilada y una rabia

que se apresa en los dientes

en los dientes que no se hicieron ceniza

en el grito que no se hizo ceniza

en el supuesto fuego que ardió y se hizo ceniza

¿Cómo se desaparecen cuarenta y tres cuerpos apilados?

¿Cómo se desaparecen trescientos habitantes y nadie los busca,

nadie pregunta, nadie insiste?

¿Cómo se desaparecen veintidós mil trescientos veintidós

cuerpos?

Un muerto es una tragedia, dicen,

miles de ellos son una estadística, confirman.

Nombramos a los cadáveres Daño Colateral

para olvidarnos de los nombres

para borrar sus rostros

para que en la garganta la saliva no queme

Nombramos a los cadáveres Desaparecidos

para intentar conciliar el sueño

para que el corazón no estalle

para que los ojos no se reconozcan

en los ojos de quien ya no está

Y qué después de la protesta

y qué después del reclamo

y que viene después de la indignación

de un nación que ya está harta

qué viene luego de la ira colectiva

luego de que la indignación se enfríe.

Este es el horror de un país que se encuentra

cavando un pozo para cada uno de sus ciudadanos

para cada uno de nosotros que lo permitimos.


*
Un poema de Martín Rangel (20 años)[/color]

«mi corazón no es una fosa clandestina»

cuarenta y tres gritos puestos a arder en un basurero

no son mi corazón

mi corazón no es un saco de ceniza esparcida en el torrente de un río

fragmentos de hueso ordenados sobre un fondo blanco

como una obra de arte contemporáneo

sobre la barbarie de este país

no son mi corazón

en la televisión dijeron que los mataron y los aventaron al vacío

abajo los apilaron y alrededor de sus cuerpos formaron un círculo con piedras

diesel botellas de plástico y leña para avivar las llamas

quince horas de fuego después

volvieron para triturar sus huesos

y acomodarlos en bolsas de basura

que luego arrojaron a las aguas de un río

con el mismo temple y la misma paciencia

que ocupo para escribir este poema

EN MI PAÍS EL GOBIERNO ASESINA A SUS JÓVENES Y LOS ACOMODA EN BOLSAS DE BASURA

EN MI PAÍS EL FUTURO NO EXISTE

(LO MATARON Y LO METIERON EN BOLSAS DE BASURA)

mi corazón no es un comunicado en que el gobierno

destruye las consignas que en la calle gritábamos

los sobrevivientes de esta masacre llamada méxico:

vivos se los llevaron

y vivos ya nunca los volvimos a ver

sin embargo

quince horas de fuego no bastan para incendiar un país

quince horas de fuego no son suficientes para detener una estampida de gargantas furiosas

quince horas de fuego no derriten la verdad

ni ningún humo nos la oculta

quince horas de fuego que son nada

junto al incendio permanente que es la poesía

junto al incendio permanente que somos

cuando estamos juntos

y somos poesía

de entre la ceniza de esos cuarenta y tres nombres

habremos de erigir un grito que valga por todos aquellos

que fueron apagados

esta noche vamos a gritar tan fuerte

que nuestro corazón será el fénix que vuelva de la muerte

y al batir las nubes con sus alas hinchadas

de poesía

alumbre la noche permanente que es este país

que es este país


*

Un poema de Augusto Sonrics (22 años)

«in xóchitl in cuicatl in méxico in 2014»

no tengo presidente tengo presente y tantos presentimientos

que ya te imaginarás ok todos estamos presentes y todos lo sabemos

y es que ay gobiernito tenemos tantas fosas en común

pero esas calaveritas rodeadas de cempasúchil no son de azúcar

y el día de muertos conmemora una serie de siglos de muertos

no gracias represión 2.0 ya me fui a recorrer el centro histórico de la ciudad

divisé infiltrados en los grafitis de las paredes mira

detuvieron a un grupo de almas ideas en pleno país cementerio

escuché que arrestaron a tiburcio maya mira

quiero justicia saber dónde están esas veladoras que brillan

con tanta intensidad en el campo de acción de la esperanza ve mira bien

están dentro del espejo

escucho sirenas de ambulancias y xoloitzcuintlis ladrar

por cada barrio de este panteón sin fronteras

alguien quiere disecar a ese zenzontle

que canta sin descanso todas las constelaciones del universo y la eternidad

pero no no no no quiero ver la televisión

alguien importante pronunció palabras importantes

escritas por otra persona menos importante

en youtube puedes ver todo esto pero oye hermano dónde está mi hermano

no lo veo qué pasó el comunicado oficial dice que posiblemente fue incinerado

pero fotografías recientes muestran que el fuego se salió de control

y que cada vez más corazones arden en llamas y un hashtag no puede contenerlo todo

una vez prendido un fuego como este no hay manera de apagarlo

de nada sirve que vuelen helicópteros militares sobre aztlán

una mansión de 86 millones de pesos no pesa nada contra esto no pasa nada

el peso total de un sentimiento colectivo pesa más que el valor de la moneda nacional frente al dólar

los restos del chapulín colorado se descomponen en el fondo

de un río rodeado de pinos y ahora solo nosotros podremos defendernos

están intentando llevarse vivos nuestros sueños

pero ya despiertos el miedo es lo único que pueden llevarse

un ejercito paramilitar patrocinado por la cocaína que esnifamos y las demás transnacionales

cada millones de dólares de años al año las desapariciones solo suscitan el daño

y las apariciones de fantasmas que se vuelven inapagables y de nuevo seres humanos

vistos de cualquier ángulo los hidrocarburos tienen tantos usos

por ejemplo pueden proporcionar energía a un avión presidencial

pero no por ejemplo mira una sola gota puede derramar un vaso de agua

y una tormenta es capaz de hundir un avión en medio de un mar

incluso un avión de esos aviones que cuestan tanto y creen volar tan lejos y tan alto


*

Un poema de Irianna Chávez Esparza (26 años)

«El púrpura es el (c)olor de las tumbas »

Observa, allá afuera huele a horas podridas.

Un basural contenido en la ausencia de una patria;

botellas de plástico que nunca lograron saciar tu sed,

papeles arrugados simulando un desdén profundo,

parecido al que se dibuja en el contorno de tus ojos.

Mirada púrpura incapaz de abstenerse

del horizonte perdido,

en perspectiva siempre cayendo.

La caída es el espejo del abandono,

y el abandono es caos existencial:

Un horror violeta,

frente al grito naciendo

de cuarenta y tres cuellos

donde la gangrena se expande,

como se expande la locura

en la resistencia de tu cráneo.

Mi manera de estar loca es queriendo

extirparme el sentido del olfato

y así soportar el filo externo de la degradación,

porque respirar se traduce a la muerte

en un país donde las flores no existen

ni vida que sea capaz de surgir

desde la clandestinidad de las fosas.

La incertidumbre nos va perforando,

mientras el sofoco imprime tonos púrpura

sobre la aflicción de cuarenta y tres rostros.

Observa, allá huele a recuerdo en putrefacción.

La obscuridad en el sofoco de alcantarillas;

desechos que nunca lograste purgar del cuerpo,

porque la palabra partía con el filo de una pluma

con la cual nunca se escribió la redención posible.

Ahora, la piel de tu cara se desgaja

sobre una superficie color carmesí.

Cuarenta y tres cuerpos de tierra joven

estallan en la indiferencia de tu memoria.

Cuarenta y tres nubes de cielo joven

llueven sobre la aridez de tu suelo.
0No comments yet
      GIF