Popular channels

NO a la cárcel por la píldora de emergencia

Queridas amigas y amigos en América Latina,
En pocos días, Honduras podría aprobar una ley extremista que encarcelaría a las mujeres por tomar la píldora anticonceptiva de emergencia, incluso si han sido violadas. Pero podemos frenar esta ley y devolverle a las mujeres la posibilidad de prevenir un embarazo no deseado.

Algunos miembros del Congreso hondureño consideran que esta ley -- que también podría meter a la cárcel a médicos y a cualquiera que venda las pastillas anticonceptivas de emergencia -- es excesiva. Pero la mayoría de diputados está cediendo ante el lobby religioso, que falsamente alega que el uso de esta píldora es abortivo. Pero el líder del Congreso Nacional, que quiere cuidar su reputación nacional e internacional para lanzarse a la Presidencia de Honduras, puede detener esta ley. Si nos unimos y lo presionamos ahora, podremos lograr que él se oponga y que se hunda esta ley despiadada.

La votación podría ocurrir en cualquier momento. Mostremos ya a los dirigentes de Honduras que el mundo no va a quedarse callado mientras encierran a las mujeres en la cárcel por intentar prevenir un embarazo no deseado, incluso cuando han sido violadas. Firma la urgente petición pidiéndole al Presidente del Congreso Nacional Juan Orlando Hernández que defienda los derechos de las mujeres. Si alcanzamos 400.000 firmas, grupos locales de mujeres entregarán nuestra petición personalmente a Hernández en el Congreso:

CLICK EN LA IMAGEN PARA FIRMAR



Algunos países, incluyendo Honduras, han prohibido esta píldora de emergencia a pesar de que funciona como las pastillas de anticoncepción normales: impide la fecundación de los óvulos y en consecuencia los embarazos.

Si esta ley se aprueba, Honduras sería el único país del mundo que castigaría el uso y la venta de las pastillas anticonceptivas de emergencia con cárcel. Cualquiera que fuese condenado por venderlas o usarlas --incluyendo adolescentes, víctimas de una violación, o médicos-- podría terminar en prisión. Esto supone una clara violación de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud que declara esta pastilla de emergencia como un medicamento esencial para todas las mujeres -- especialmente para las víctimas de violaciones sexuales.

América Latina ya tiene demasiadas leyes que restringen severamente los derechos reproductivos de las mujeres. El Congreso de Honduras pasó esta ley draconiana anteriormente en abril de 2009, y un mes después el ex presidente José Manuel Zelaya la vetó, presionado por activistas locales. Pero Zelaya fue removido semanas después, y ahora el nuevo régimen ha puesto el voto nuevamente en el Congreso.

Tenemos poco tiempo, pero aún podemos frenar esta horrible medida. El Congreso tiene el voto final y el gobierno no quiere arriesgar su ya frágil reputación global. Digamos al Congreso Nacional y a su presidente Hernández que es inaceptable criminalizar los métodos anticonceptivos. Firma esta urgente petición ahora y compártela con tus amigos y familia:



Las pastillas anticonceptivas de emergencia son vitales para las mujeres en todo el mundo, pero especialmente en esos lugares donde la violencia sexual contra las mujeres es desmedida, donde las tasas de embarazos no planeados son altas, y donde el acceso a los anticonceptivos regulares es limitado. Avaaz ha crecido mucho en América Latina -- ¡somos más de 2.5 millones de ciudadanos en toda la región! Apoyemos a las mujeres de Honduras y ayudemos a frenar esta ley para siempre.
0
0
0
0No comments yet