Check the new version here

Popular channels

Una historia para pensar y reflexionar





Makenzie y Steven Schultz, de Cedar Rapids, Iowa, contrataron a una niñera el sábado por la noche y fueron a un nuevo restaurante para celebrar su aniversario de boda. El servicio que recibieron fue realmente malo. Tomó un un largo tiempo en que llegara su comida y no estuvieron atentos a los pedidos. Cuando llegó la cuenta, el total fue de USD 66,65. A este total, la pareja agregó USD 100 de propina. ¿Por qué? la pareja explicó en facebook:

“Esto es lo que pasó. El servicio esta noche apestó. Tardaron 20 minutos en darnos agua, 40 minutos en que nos dieran un aperitivo y más de una hora para que llegara el plato principal. La gente a nuestro alrededor se burlaba del restaurante y el mal servicio que daba. Pero era evidente que el problema era que estaban cortos de personal, no el mesero. Él corría como loco y nunca tuvo mala actitud. En un momento dado nos contó que tenía 12 mesas más que atender”.

“Es fácil decir: ‘Dios mío, cuánto tarda. No puedo creerlo”, dijo Makenzie. “Pero le di la vuelta y dije: trabaja duro. Hace lo que puede. Tiene todas esas mesas a cargo”.



Makenzie escribió en la cuenta:
“Los dos hemos estado en tu lugar. Ánimo”
.


Makenzie y Steven se conocieron cuando los dos eran camareros en un restaurante. Saben que a veces la cocina se vuelve un caos y el camarero no tiene la culpa, pero los clientes siguen echándole la culpa, lo que se traduce muchas veces en pésimas propinas.

“Steven y yo pensamos que sería bueno hacerle la noche a este hombre en la que seguramente recibiría muy pocas propinas o ninguna”, escribió en su post en Facebook, en el que puso la foto de la cuenta.

La propina fue del 150%, muy superior al 15-20% habitual en Estados Unidos.



0
0
0
0No comments yet