About Taringa!

Popular channels

Los abogados de Taringa! ofrecen su visión sobre el caso

El Estudio Jurídico LEXAR, que tiene a su cargo la defensa de la red social, expone sus argumentos enfocándose en el "nuevo paradigma de comunicación" que plantea Internet y la falta de legislación al respecto.



El procesamiento a los administradores de Taringa! ha despertado toda clase de reacciones y opiniones, cada una ellas abordadas desde puntos de vista y concepciones tan distintas como numerosas.

Queremos decir con esto que Taringa! actúa como un reflejo, acaso un chivo expiatorio, de un debate que excede, y por amplio margen, el marco eminentemente jurídico o legal que es o debiera ser, al fin de cuentas, el único relevante para la Justicia Penal.

Así es como se han expresado opiniones que van desde el campo de la sociología, la filosofía, hasta terrenos más propio de la Ciencia Política que del Derecho en su sentido positivo.

Propio de estos órdenes es valorar una actividad humana determinada bajo categorías trascendentales como “bueno”, “justo o injusto”, “ético”, etc, etc.

Sin embargo un procedimiento penal, exige centrar el análisis en las normas escritas, y la relación entre éstas y una conducta dada, sin que ello implique negar para quien así lo entienda el carácter finalista del Derecho Penal. Las restantes valoraciones, si bien son los antecedentes necesarios de toda norma escrita, deben quedar para el debate político, para la política legislativa en particular.

Por supuesto que es constructivo debatir sobre el papel que ocupa Taringa! o cualquier otro intermediario en el proceso de comunicación y circulación de información en Internet, pero la conclusión a la que arribemos estará impregnada de una historicidad propia del tiempo y del lugar donde ese debate ha tenido lugar. Luego, para que ese resultado se traduzca en un valor social protegido, necesariamente requiere al menos dentro de un Estado de Derecho su asimilación legislativa.

Desde un enfoque legal no encontramos en nuestro código penal la incriminación a la conducta seguida por los administradores del Sitio. Se confirma el procesamiento dictado en primera instancia en orden al delito previsto en el artículo 72, inc. 1 de la ley 11.723 en grado de participación, que establece: “edite, venda o reproduzca por cualquier medio o instrumento una obra inédita o publicada sin autorización de su autor o derechos habientes…”. Entender que la conducta incriminada queda encuadrada en este artículo solamente sería a través de un intento forzado que implicaría la creación de un nuevo tipo penal cuya facultad es exclusiva del Poder Legislativo. Ello por cuanto el Sitio no “participa” en la edición, venta o reproducción de contenido. Participar es una forma de actuar, no un mero conocimiento del hecho, sino una contribución a producirlo.

A su vez, no podría existir una participación necesaria por parte de los administradores del sitio cuando la violación al contenido de las obras protegidas por derecho de autor se hubiera producido de cualquier forma sin la existencia del Sitio administrado por los imputados, aún más cuando en la mayoría de los casos el delito preexiste a la “supuesta participación” de los imputados, de modo que nunca podría haberse calificado como necesaria cuando el acceso al sitio no era condición indispensable para el acceso a la obra plagiaria, y podría haberse accedido sin transitar por el sitio en cuestión.

No hay más delitos que los contenidos en la ley, de modo que si el juez observa que la conducta incriminada no cumple con todos y cada uno de los elementos que conforman un tipo penal está obligado a absolver, pues “La ley penal está llena de silencios, y en materia penal el silencio es libertad.”

La tensión entre distintos sectores corporativos, y ha aparejado distintas notas y reportajes ha entendidos del derechos pero que han versado en la generalidad sobre posiciones de orden axiológico.

Como abogados de Taringa! ya hemos expresado que no emitiremos una opinión sobre el sitio dado que no sería desde ningún punto de vista ético ni de interés del Estudio expresar y/o argumentar sobre cuestiones que están por fuera de nuestra representación, haciendo únicamente hincapié en el punto que nos atañe y que son los fundamentos dados por los jueces que les ha tocado intervenir en el asunto, siendo desde nuestro punto de vista es a todas luces objetable. En nuestro afán de comunicar situaciones que entendemos de interés, nos centrarnos solamente en dicho análisis, sin tener en cuenta la parte inculpada en el proceso.

En primera instancia es de destacar que mas allá de las opiniones sobre la imperiosa necesidad de proteger los derechos de autor, cuestión por cierto a todas luces correcta, y la problemática que plantea este nuevo paradigma de comunicación que viene a reemplazar al modelo tradicional por elección social,

En la posición en que Taringa! es colocada por sus denunciantes, es exactamente la misma que estos denunciantes supieron ocupar en el pasado cuando –en el caso de las editoriales- mantuvieron férreas luchas con los autores, a quienes no pedían autorización para la publicación y distribución de sus obras. Y otro tanto ocurrió con los primeros “productores de fonogramas”, los fabricantes de cajas de música, que hasta llegaron a obtener un artículo “a medida” en el Acta originaria del Convenio de Berna de 1886:

“Se considera que la fabricación y venta de instrumentos que sirven para reproducir mecánicamente piezas musicales en dominio privado, no deben ser considerados como uso ilícito de obras musicales”

La protección a los autores no devino de interpretaciones forzadas de la leyes, de juicios morales o valorativos disfrazados de sentencias judiciales, de la creación de delitos donde no los había por vía de la interpretación analógica de las normas penales; sino de la ley escrita. Y así fue como en el ejemplo que dimos sobre el Convenio de Berna, recién en 1908 se produjo la modificación, ahora:

“Los autores de obras musicales tienen el derecho exclusivo de autorizar: 1°, la adaptación de esas obras a los instrumentos que sirvan para reproducirlas mecánicamente; 2°, la ejecución pública de las mismas obras por medio de esos instrumentos”

Es ésta justamente la dinámica propia del Derecho de Autor, cuyo desenvolvimiento ha estado marcado por la evolución tecnológica de los medios técnicos y las pautas culturales de la sociedad.

Por Estudio Jurídico Lexar
www.estudiolexar.com.ar

Importante:

El texto enviado por el estudio Lexar no ha sido sometido a ediciones de ningún tipo.
Lexar recomienda leer este link donde se analiza el caso pormenorizadamente.



FUENTE
Por razones que desconzco la dirección del link de la fuente, se transcribe automaticamente como "***" pero si se reemplaza los asteriscos por "r e d u s e r s . c o m" es de donde saque la noticia

Abstenerse los

pues es un tema serio y nos incumbe a todos!
18Comments