Check the new version here

Popular channels

Te cuento por qué mi vieja es lo mejor que hay

Como va, gente? espero que bien. La idea de este post es contarles un poquito lo que es mi vieja, para que entiendan por qué hago este escrito y porque creo que por ahí me cuesta expresarme frente a frente, y puede que por acá se me haga más fácil decir lo que pienso y siento.




En realidad tuve una infancia buena. Buenos amigos, una buena escuela, no me faltó nunca nada, tenía dos viejos que trabajaban y económicamente estábamos re bien. Aunque algunos como yo la habrán sufrido con un divorcio a una edad temprana, discusiones en tu casa, etc.

Lo vi todo. Desde puteadas y reclamos, hasta golpes a mi vieja. Vi a mi viejo borracho constantemente y a mi vieja esconderme el día que se fué de casa para que yo no termine en un hogar falto de atención, con un alcohílico con muchas probabilidades de golpearme en un ataque de ira.


La vi llorar, y es algo que cada vez que me pasa me parte el alma en dos. La vi rebuscarsela con su sueldo de radióloga para buscar un departamentito para poder irnos de lo de mis abuelos (que fueron lo más y nos bancaron por 3 meses hasta que nos pudimos mudar a un departamento chiquito.


Y posta que era chiquito, eh. Una piecita para los dos, un comedor-living-sala de estar- cocina- garage de bici de 4x3.
No teníamos calefón, así que mi vieja calentaba agua en una olla y nos bañabamos a baldazos, y creo que uno por ser tan chiquito se le hacía divertido porque era algo totalmente nuevo.


Hoy por hoy entiendo tambien cuando fué mi comunión. Plena época de la crisis, federales patacones y lecops everywhere, tener un billete de 2 pesos te hacía un campeón. El día de mi comunión ambas familias (por parte de mis viejos) fueron a verme y como es costumbre te regalan plata. Junté algo así como 350$, y en pesos. Año 2003 y teniendo 7 años... babeate en la de caramelos y juguetes que me podría haber comprado.


Un día busqué esa billetera, porque me quise comprar algo (no recuerdo qué) y no estaba. La historia que me dió mi vieja fué algo así "la guardé en el banco y el corralito me la robó".

La historia real, es que mi vieja me robó esa plata (cosa que no iba a enteder por ser tan chico) para comprar un calefón y poder bañarme como cualquier persona, con agua caliente y dejar de enfermarme por estar 10 minutos esperando a la segunda calentada de olla.

En ese tiempo el hospital de mi ciudad era un quilombo, y hoy por hoy lo sigue siendo. Mi vieja no tenía horarios totalmente fijos: Trabajaba de 7 de la mañana a 1 de la tarde, pero si alguien caía en el hospital porque el nene se raspó la rodilla, el médico de guarda era tan forro que la hacía llamar a mi vieja. Y los horarios podían ser el que se te imagine, 2 de la mañana, 5 de la tarde, 12 de la noche, etc.


La vieja nunca faltó a laburar, no teníamos auto porque mi viejo no le quería dar ninguno de los dos que habían comprado entre ambos, así que lo único que tenía era una bici vieja que se había podido comprar y que ella amaba porque le evitaba caminar hasta el hospital (eran como 40 o 50 cuadras. Y las hacía sin quejas: con lluvia, con heladas, con calor, con sueño, con hambre, y nunca faltó.


Me bancó siempre, cuando repetí en el secundario, con cada novia tarada que le llevé a la casa. Hemos tenido discusiones fuertes, de comerme algun que otro bife en sus enojos, y lo que rescato de todo eso, es que a pesar de cada vez que peleabamos y yo me enojaba al borde del límite, ni cuando le empecé a sacar altura y peso le levanté un dedo.


Y eso es, gente, porque en algún lado de mi corazón la banco, la quiero, la necesito y la valoro por lo que me dió, me da e hizo por mi, porque ella pasó años sin comprarse ropa nueva para que a mi no me falte un segundo guardaporlvo para la escuela o ropa para salir a la calle, por tener siempre un plato de comida en la mesa y bancarme sola un viaje de egresados que salió un huevo y no poder viajar a las cataratas del Iguazú con tal de que yo viviera una linda experiencia, por cagarse a palos con la vida y no caerse nuca,por pelearla y no aflojarle nunca para hoy por hoy poder estar jubilada desde hace unos meses, en pareja con un gran tipo y volviendo a su viejo amor y pasión: el básquet.

Si te tomaste el tiempito de leerlo, te lo agradezco, porque lo tomo como un cumplido a mi vieja y a que puede que te hayas sentido identificado con algo de todo lo que me pasó a mi. Gracias y que tengas un buen día.
.


0
0
0
1
0No comments yet