Popular channels

The Hobbit [analisis]



Hoy en día todos conocen ya la trilogía de El Señor de los Anillos, pero la aventura de Bilbo Bolsón empezó mucho antes, antes incluso de encontrar el Anillo Único. Revive las primeras andanzas fuera de La Comarca de uno de los hobbits más famosos.



La odisea que el maestro Tolkien creó en su día ha alcanzado en la actualidad unas dimensiones épicas; y no sólo por las aventuras que se relatan en sus libros, sino también por todo lo demás que lo rodea: desde las impresionantes películas que recrean la trilogía, hasta la multitud de videojuegos que salen sin cesar para todas las consolas.

En este caso, el juego que se analiza no pertenece a ninguno de los libros de la trilogía, sino a otro libro, que narra las aventuras de Bilbo Bolsón, el tío de Frodo que ganó el Anillo Único a Gollum.

Sin embargo, en aquel entonces Bilbo no sabía la importancia del anillo que había conseguido. La aventura era otra, y el objetivo no tenía nada que ver con el anillo que luego entregaría a Frodo muy a su pesar. Si quieres conocer las aventuras de Bilbo, sólo hay dos alternativas: el libro, y este juego.



Y a pesar de que ambas opciones son altamente recomendables, este juego no recrea la aventura de Bilbo al 100%; aunque hay que reconocer que se parece bastante. En cuanto al juego en sí, es una mezcla de géneros. Tiene toques de Zelda, toques de Jak & Daxter y toques de Dinasty Warriors. Ojo, sólo toques, no que tenga la calidad de los títulos mencionados ni mucho menos.

En El Hobbit, hay 2 tipos de fases: las de exploración y las de combate. En las de exploración, se dispone de amplios decorados para explorar al más puro estilo Zelda, hablando con la gente y realizando las acciones que nos pidan. En estas fases, algunas zonas requieren de saltos, lo que lo acerca al género de las plataformas.



En las fases de combate, el objetivo es avanzar y eliminar a todos los enemigos que se pongan por delante. Este estilo de juegos, recuerda mucho a los conocidos Dinasty Warriors, ya que hay muchos personajes en pantalla, tanto aliados como enemigos, y la jugabilidad se basa en combatir y ejecutar combos.

Dichos así, este casi parece un juego perfecto, con todo tipo de géneros reunidos. Y sería un gran juego, si no fuera porque falla en puntos muy importantes. Como dice el refrán: Aprendiz de todo, maestro de nada. Y eso es justo lo que le pasa a este juego, que abarca mucho, pero no aprieta en ninguno de sus estilos.



Además, las cargas son muy largas. Tanto, que hay que reconocer que restan dinamismo a la partida, aburren al jugador, y llegan a afectar negativamente a la jugabilidad, ya que el jugador puede incluso perder el hilo de la partida.

El apartado visual tiene bastantes puntos positivos y unos pocos negativos. Por desgracia, los negativos son importantes, y afectan seriamente al juego. Pero mejor empezar por los positivos, que es la mejor manera de comenzar.



En primer lugar, hay que hablar de las fases de exploración, que son grandes, espaciosas, y llenas de detalles. Esos mismos detalles que pueden verse en la película: las casas de los hobbits, los caminos, las huertas, las mazmorras, las cuevas… todo está presente. Se puede incluso entrar en las casas para explorarlas. Realmente se nota un amplio grado de libertad, aunque desde luego, los niveles no son infinitos.

En las fases de combate, se aprecia sobre todo un gran número de personajes en pantalla sin sufrir ningún tipo de ralentización, ni en compañeros y enemigos. Tampoco hay defectos gráficos importantes, salvo un poco de aliasing, pero tampoco se aprecia mucho.

Los menús, las secuencias intermedias y los dibujos que aparecen entre fase tienen gran calidad, y demuestran el gran intento de los desarrolladores de cuidar hasta el último detalle. Las secuencias animadas creadas por ordenador son algo simples (sobre todo Gollum), pero se ve que la intención era buena.



Hablando de las cosas malas, que las hay, es necesario comenzar por el protagonista: Bilbo Bolsón. Su diseño no sólo no se parece al de la película para nada (ni siquiera salvando la diferencia temporal que hay en El Hobbit y El Señor de los Anillos), sino que además ha quedado algo extraño. Otros personajes, como Gandalf o los enanos, dentro de lo que cabe quedan mejor, pero el diseño de Bilbo es un poco soso.

Su animación tampoco mejora mucho lo presente. Ya sea corriendo, luchando o saltando, lo hace una manera robótica, muy poco fluida, e irreal. Su composición poligonal es algo escasa, y uniendo todo eso, hace de Bilbo un personaje poco agraciado (lo que es bastante negativo para el juego).



El mejor apartado del juego sin ninguna duda. Si comenzamos hablando de las músicas, éstas son realmente exquisitas. Sin ser las mismas usadas en la trilogía cinematográfica, demuestran un parecido sobresaliente, siendo sumamente agradables de escuchar. A parte de que acompañan a las mil maravillas cada una de las fases en las que suenan, ya sean melodías calmadas y alegres para explorar, o aceleradas para las batallas.

El doblaje es excelente. Puede que no esté a la altura de otros grandes títulos de la actualidad, pero sin duda está muy bien trabajado. Con voces que se adaptan de maravilla a sus personajes, con una entonación más que aceptable.

El resto de los efectos de sonidos son algo más simples, pero están todos los necesarios para cubrir todas las acciones del juego. Destacan más en las fases de combate, principalmente porque sonarán más veces.



Ya se han explicado las dos mecánicas de juego que componen El Hobbit, pero ahora es el momento de verlas más a fondo, y descubrir si efectivamente son divertidas a la hora de coger el mando o no. Divertidas son, desde luego, pero deberían serlo todavía más.

Nuevamente comenzaremos hablando del modo de exploración. Este modo de juego es ciertamente similar a los conocidos juegos de Zelda, cuando hay que explorar, claro está. Hay total libertad para mover a Bilbo por una amplia zona, juntar objetos y moverlos, hablar con la gente, y realizar las misiones que nos encarguen, como encontrar objetos que han perdido.



En esas mismas fases, hay zonas dedicadas especialmente al uso del salto que puede ejecutar Bilbo. No salta mucho, pero como se agarra a los bordes, casi puede llegar a cualquier sitio. Lo malo es que la pobre animación de Bilbo que se mencionaba en el apartado gráfico le pasa factura a la hora de saltar, complicando el asunto, y facilitando los errores.

En las fases de combate lo único que hay que hacer es ir eliminando a los enemigos a golpe de botón. Habrá varias armas disponibles, desde el cañada con la que Bilbo empieza su aventura, hasta la espada élfica Dardo que brilla cuando hay orcos cerca, y que posteriormente será propiedad de Frodo.



El Hobbit es un juego que probablemente gustará a los seguidores de la obra de Tolkien, que en los últimos tiempos han crecido exponencialmente. Su gran ventaja es juntar varios tipos de juego en el mismo título, y añadirle un guión excepcional. Lo malo es que ninguno de esos géneros está bien pulido.



Los fans de El Señor de los Anillos deberían por lo menos probarlo antes para asegurarse de que es lo que están buscando, aunque es probable que lo disfruten gracias a sus puntos positivos.


link: http://www.youtube.com/watch?v=JXfDuAahcVk









0
0
0
0No comments yet