25 maneras en las que vivir en México te cambia para siempre




25 maneras en las que vivir en México te cambia para siempre






Una vez que vives en México, como que ya nada te sorprende…


… y es que México no solo te cambia; además, te malacostumbra:





1. A ver paisajes sacados de un cuento de hadas.





Como la ciudad de las montañas, siempre linda.








2. A terminar creyendo que lo más inusual puede ser, al final, normal.








3. A sentir que vuelas cuando solo paseas sobre agua.




Como en una trajinera en Xochimilco.







4. A tropezarte en cada momento con escenas surrealistas.



Sobre todo en un estado como Guanajuato.







5. A pensar que el romanticismo es algo que viaja en el aire… y se contagia.



Y, a vivir enamorado del amor. ¯_(ツ)_/¯








6. A despertar pensando que estás alucinando.



¡Buenos días, Puerto Vallarta!







7. A sentirte como un turista en tu propio país.



Si tan solo las paredes de Guanajuato hablaran.







8. A enamorarte de campos con nubes de algodón.









9. A jurar que se puede vivir en pinturas.



Basta con darte una vuelta por la Peña de Bernal.







10. A afirmar que hay un mundo color de rosa, y que está poquito al oeste.



Gracias a lugares como Chapala, Jalisco.







11. A curar penas y conquistar corazones con un buen mariachi.










12. A recorrer mercados en los que encuentras hasta lo que no sabías que existía.











13. A toparte con tradiciones que saben a dulce.




Y otras veces, a picante.







14. A encariñarte con una porra que se lleva titulares en mundiales.



Y que siempre va a asegurarte que no fue penal.







15. A valorar a los que trabajan duro.










16. A frecuentar panaderías que hornean pedacitos de cielo.











17. A que la comida más rica del mundo puede estar en la esquina de tu casa.




Mmm, gorditas.







18. A disfrutar platillos exquisitos, los 365 días del año.



Chiles en nogada, tortas ahogadas, tacos de carnitas, mole, pozole, elotes, cochinita pibil — y una lista interminable.










19. A imaginar que has viajado al futuro.




(Pero solo visitaste el museo Soumaya.)







20. Y a descubrir que puedes viajar al pasado.



Y que del pasado (o sea, Palenque), no te quieres ir.









21. A que un país de noche no es un país dormido.










22. A que nunca dejas de divertirte.




Sin importar la edad que tengas.









23. A contar con que un amigo siempre va a querer tomarse un café contigo…










24. …o bueno, ¿un tequilita tal vez?











25. A vivir en un país que así esté cubierto en lluvia, sigue estando cubierto en magia.