El Pueblo Fantasma de Mineral de Posos Guanajuato



Asu fama de pueblo fantasma, en esta temporada Mineral de Pozos, Guanajuato suma un festival cultural que honra a los muertos: Camino al Mictlán


El programa empezó el domingo 26 de octubre en la explanada de la Parroquia de San Pedro. Conciertos, calaveras musicalizadas, un rosario dentro del templo y una obra de teatro, todo sin costo para los espectadores.

Las actividades comenzaron a las 17:00 horas y terminaron a las 22:00 horas, explica vía telefónica Gonzalo Gómez, miembro de la asociación civil Cultura en Movimiento de Pozos, organizadora del festival.

Este año destaca la presentación del grupo Maxhoru, en cuya música se fusiona el sonido de instrumentos prehispánicos, como los tambores huehuétl y teponaxtli, con el de instrumentos contemporáneos.

Situado a tres horas y media de la Ciudad de México en automóvil, el Pueblo Mágico guanajuatense tiene diversas alternativas de alojamiento que van desde hostales económicos a hoteles boutique.

Entre los antojitos imperdibles están las enchiladas, los pambazos, tamales y atole, siempre efectivos para contrarrestar el frío que se siente en este rinconcito de vegetación semidesértica rodeado de montañas.

En los últimos años, el destino ha renacido, después de se abandonado un par de veces desde su fundación. Parte del atractivo consiste en revivir el pasado de esplendor que se vivió durante la época minera, visitando íconos como la Mina de Santa Brígida, donde se extraía oro y plata.

En la Huasteca potosina ya se prepara el festival Xantolo de San Martin Chalchicuautla, una de las tradiciones más arraigadas de la región con la que se conmemora el Día de Muertos, una suerte de reunión entre los vivos y sus antepasados en la que participan la comunidad teenek.

La próxima edición será del 30 de octubre al 2 de noviembre. Habrá danzas, una exposición fotográfica, comparsas, artesanías, altares y una muestra gastronómica, anunció el martes el secretario de Turismo del estado, Enrique Abud Dip.

Este Pueblo Mágico, conocido como pueblo fantasma, fue abandonado dos veces desde su fundación. Hoy renace conforme la gente venida de lugares lejanos y los descendientes de los antiguos mineros rescatan las viejas casonas, plazas y callejones. En los alrededores los vestigios centenarios de las minas y haciendas de beneficio recuerdan la riqueza de las vetas argentíferas y auríferas. Y, desde los profundos túneles, se escuchan los rumores de las leyendas e historias de esta tierra semidesértica.












GRACIAS POR VISITAR MI POST