Popular channels

¿es mejor vivir en madrid o en barcelona?



Esta la eterna lucha: ¿Madrid o Barcelona? A pesar de que el sentimiento oficial es que las dos ciudades no pueden ni verse, la realidad es otra muy distinta. No hace falta más que preguntar a los que han vivido en ambas para descubrir lo que es sentirse bien recibido, estar a gusto y echarlas de menos. Sin embargo, también hay una realidad que es innegable: no se parecen en nada y cada una tiene sus ritmos y particularidades.
Barcelona comenzó su transformación en 1992. Desde los Juegos Olímpicos, la ciudad desempolvó sus fortalezas escondidas para establecerse como uno de los centros europeos del diseño y la arquitectura gracias, además, al turismo (del que vive ahora).



Imagen vía @jordilabanda
Si Cobi sacó del underground a Mariscal, también propició la aparición de una nueva generación de diseñadores gráficos. Muchos de ellos salieron de Elisava, la primera escuela de diseño de España y hoy considerada una de las 100 mejores del mundo, con varios de sus alumnos ganado premios internacionales. Los ecos de la explosión de diseño de los 90 siguen vigentes en Barcelona, lo que la convierten en una capital perfecta para dedicarse a ello y para aprender.
Esta tendencia fue posible, entre otras cosas, gracias a la colaboración estrecha de los artistas emergentes (que iban desde Jordi Labanda al colectivo Círculo Primigenio) con la también recién nacida escena nocturna. Aunque la cultura club en España se la debemos a los valencianos, los barceloneses se organizaron mejor.
Fueron clubs como Nitsa y djs como Sideral los que pusieron a Barcelona en el mapa de la electrónica y, hasta hace bien poco, era el único lugar en España donde podíamos disfrutar de la música más vanguardista. No es de extrañar que proyectos con repercusión internacional como El Guincho o Delorean lo hayan hecho estableciendo su base en Barcelona, a pesar de no ser su lugar de origen.
La ciudad condal tampoco es un mal destino si lo que quieres es labrar una carrera en la arquitectura. Estudios como Baas y, sobre todo, Miralles/Tagliabue están desbordados de encargos y ya forman parte de la historia reciente de dicha disciplina.
Parece que Barcelona podría situarse como el lugar perfecto para desarrollar actividades creativas, pero ¿qué pasa con Madrid? Si en los 90 la capital perdió parte de la esencia que consiguió proyectar en los 80 con La Movida, el nuevo siglo ha presenciado su resurrección.
España ha sido siempre un país económicamente distribuido, pero Madrid ha ido poco a poco haciéndose con el título de centro financiero y, a su vez, el lugar perfecto para hacerse un hueco en el mundo de las finanzas, el poder y la política. Puede que ser creativo sea más excitante en Barcelona, pero Madrid es ideal si tu sueño es ser ejecutivo de cuentas, comercial o para hacer dinero en general.



Imagen vía @gxpumps
Podéis echar un vistazo a las ofertas de empleo en departamentos de comunicación, por ejemplo, para constatar que este tipo oportunidades están en Madrid, pero la capital también es líder en industrias como la moda.
Desde que en 2001 las pasarelas conocidas como Cibeles y Gaudí rechazaran fusionarse, ha sido la madrileña la que se ha hecho con el patrocinio oficial de Mercedes-Benz y el lugar donde los diseñadores con más pretensiones comerciales prefieren mostrar sus creaciones. Al final, aunque Barcelona sea percibida como una ciudad de diseño y de vanguardia, es en Madrid donde los jóvenes creativos tienen la posibilidad de hablar de tú a tú con los más consagrados, más que nada porque la mayoría vive en la capital.



Imagen vía @alvarnostudio

Madrid tiene una peculiaridad respecto a Barcelona (y esta vez política): siguiendo a la locura de los 80, las instituciones públicas empezaron a promover el ocio y la fiesta como señas de identidad en Madrid, pero el cambio de signo gubernamental -que ha durado más de dos décadas- se estableció con una clara intención de revertir esa situación. 
Se empezaron a poner poniendo trabas a ciertas iniciativas que en Barcelona sí que se apoyaron. Por ese motivo, mientras en Madrid cada vez era más complicado salir de fiesta, Barcelona contaba con una oferta muy completa y atractiva.



Imagen vía @thezombiekids
Es cierto que Madrid siempre ha sabido reaccionar con gracia y picaresca a los impedimentos legales y, ya fuera mediante afters en casas o reinventando la noche (los Zombie Kids son un buen ejemplo de ello), la cosa nunca se detuvo.
Más bien continuó creando una comunidad más basada en las ganas de pasarlo bien que en los gustos comunes o una escena en concreto. Últimamente hemos visto cómo se revertía la tendencia y eran algunas fiestas madrileñas las que desembarcaban en Barcelona como Que Trabaje Rita.



Imagen vía @sonarfestival
También la sensación se han intentado trasladar ciertos modelos de Barcelona a Madrid, pero la repercusión ha sido algo distinta. Un ejemplo claro son los festivales de música: los hechos demuestran que lo que funciona en un sitio, en ocasiones, no lo hace en otro.
Por ejemplo, mientras el Sónar lleva más de dos décadas siendo un éxito, el Mulafest (salvando las distancias) está lejos de completar medio aforo. Lo mismo ha ocurrido con algunos fiascos madrileños como el Youfest, que reafirmaron la idea de que en Madrid los festivales no aguantan más de dos ediciones. 
Mientras, en Barcelona proliferan y se posicionon en el tiempo sin problemas, abordando géneros muy diversos como podemos ver en carteles como el del Primavera Sound, el Cruïlla o el BAM. Sin embargo, otras propuestas como el mercadillo Lost & Found se han asentado en Madrid sin problemas y han sido un soplo de aire fresco en la capital.



Imagen vía @lostfoundmarket

Podríamos seguir haciendo comparaciones sin fin, descubriendo disciplinas más proclives a una u otra ciudad y estableciendo diferencias, pero es innegable que Madrid y Barcelona cada día están más cerca.
El intercambio de personas es constante y va en crecimiento (lo de los madrileños en Barcelona podría considerarse un boom), estableciendo lazos de colaboración y admiración al margen de políticas, identidades y profesiones. Muchos no sabrían con cuál quedarse, pero lo mejor es que no hay una opción incorrecta: ambas son siempre una buena elección siempre y cuando sepas qué es lo que necesitas en tu vida.

Recomendados







O!


Mis Ultimos Post.
http://www.taringa.net/FacilRapido/posts
0
0
0
0No comments yet