Check the new version here

Popular channels

Plymouth la ciudad abandonada

Hola, espero les guste

En 1997, un volcán derramó 30 metros de ceniza, lodo y rocas sobre Plymouth, la capital de la isla de Montserrat, causando 19 muertos. El número de fallecidos fue relativamente bajo debido a que dos años antes se produjo otra erupción más pequeña. Tras la primera explosión la ciudad, que era sede del gobierno y centro comercial de la isla, se evacuó a una zona de exclusión establecida por el gobierno. El área fue considerada como inhabitable, y dos tercios de la población de la pequeña isla emigraron al extranjero.

Hoy en día la ciudad es considerada la "Pompeya del Caribe. Los antiguos residentes siguen sin poder regresar a debido a la continua actividad volcánica.

Montserrat es uno de esos peñascos caribeños que el Reino Unido mantiene como Territorio de Ultramar tras colonizarlo allá por el siglo diecisiete. Es una isla verdaderamente minúscula, con apenas cien kilómetros cuadrados de superficie y tan sólo cinco mil habitantes, que forma parte de la exigua lista de la ONU de territorios por descolonizar. Su capital de jure es Plymouth, aunque hace década y media que nadie vive allí. En Plymouth sólo quedan cenizas y escombros de lo que un día fue una ciudad de varios miles de personas, que vieron como casi de la noche a la mañana su pequeño mundo quedaba completamente arrasado. Plymouth hoy sólo existe en la memoria de los que la conocieron, y la ciudad y sus alrededores son un páramo inhabitable.

La isla de Montserrat le debe su nombre al mismísimo Cristobal Colón, que se lo puso en honor de la Virgen de Montserrat (alias La Moreneta) cuando anduvo por allí en su segundo viaje, allá por 1493. La pérfida Albión se agenció la isla para mayor gloria de Su Majestad en 1613, cuando se establecieron en la isla los primeros colonos británicos. Montserrat es un lugar realmente pequeño, así que nunca tuvo demasiada población. En su mejor momento la isla apenas llegó a los trece mil habitantes. Plymouth era, de largo, el mayor asentamiento de la isla, con algo más de un tercio de la población total, que se dedicaba, entre otras cosas, a la exportación de productos agrícolas, textiles y componentes electrónicos.

Pese a su pequeño tamaño, la isla de Montserrat (que es poco mayor que Formentera, por ejemplo) acoge en su territorio nada menos que tres volcanes. El más importante de ellos, al menos en lo que a la historia de la isla respecta, es el de Soufriere. En julio de 1995, y sin actividad sísmica previa, el volcán entró en erupción, provocando el caos en la isla. La ceniza cubrió rápidamente todo el sur de la isla, incluida su capital, que fue evacuada. A principios de agosto un flujo piroclástico arrasó prácticamente el 80% de la ciudad de Plymouth, junto con el puerto y el aeropuerto.

No quedó mucho de Plymouth en pie tras las erupciones de 1995, que duraron hasta el mes de diciembre. Casi toda su población fue evacuada a otras partes de la isla, a otras islas, o a Gran Bretaña. Lo que no quedó cubierto de escombros fue incinerado por los flujos piroclásticos y la ceniza caliente. Plymouth concentraba no sólo el gobierno y un tercio de la población total, sino la mayor parte del comercio y las tiendas de Montserrat, además del puerto y el aeropuerto, punto de entrada de la práctica totalidad de los visitantes y mercancías. La catástrofe era casi completa. El gobierno se trasladó al pueblo de Brades, pero miles de personas lo perdieron todo.

Además de gran parte de la capital, una veintena de asentamientos fueron abandonados y cubiertos por la ceniza y el lodo. En una isla tan pequeña la falta de alojamiento se notó en seguida y casi dos tercios de la población de 13.000 personas abandonaron el lugar. El Soufriere continuó con su actividad y en 1997 un alud de escombros y ceniza mató a 19 personas en lo que quedaba en pie de Plymouth, que fue abandonada por completo. Lo poco que todavía no había sido derruido o calcinado fue enterrado por una capa de escombros y cenizas de casi dos metros de alto. Plymouth, como una Pompeya contemporánea, había sucumbido al volcán.

Pero el Soufriere Hills no sólo arrasó Plymouth. Casi dos tercios de la isla quedaron inhabitables. Gran parte del suelo arable fue convertido en estéril por las cenizas, y un total de 32 asentamientos fueron destruidos o evacuados. La población de Montserrat, que sufrió un par de evacuaciones masivas ante el peligro de destrucción total de la isla, quedó reducida a poco más de un tercio de la original; la destrucción de la economía y de la mayor parte de los alojamientos disponibles en Montserrat convirtieron la huida en la única alternativa viable para gran parte de sus habitantes.




La isla fue dividida en varias zonas. En la zona norte se puede vivir, transitar, hacer turismo, ir a la playa, esas cosas. Vida normal. Existen zonas de acceso restringido, o donde sólo se puede acceder durante las horas de sol; también una franja de terreno de apenas tres o cuatro kilómetros de ancho exclusiva para residentes. Estos residentes deben tener cascos y mascarillas en sus casas, y haber declarado tener medios para huir por su cuenta a cualquier hora del día. Más al sur está la zona de exclusión. Comprende casi dos terceras partes del ya de por sí pequeño territorio de Montserrat, y la entrada está prohibida salvo permiso del gobierno, que sólo lo otorga para propósitos científicos. Hacer una excursión a las ruinas es una tentación muy comprensible, pero completamente prohibida. Plymouth murió y su tumba no admite visitas.

Fotos de Plymouth después del desastre


















Fin, gracias por leer.
0
0
0
1
0No comments yet