Check the new version here

Popular channels

"Semos Asinaa"

Extremadura es la gran desconocida de España. Una región llena de encantos, pero que sin embargo, casi nadie conoce. Uno de esos encantos, son los propios extremeños. Tan diferentes al resto, que se merecen un artículo exclusivo para ellos.

Badahó en lugar de Badajoz o Cácere en lugar de Cáceres. Y lo mejor de todo es que a ellos les hace gracia escuchar a alguien pronunciarlos bien.

Los diminutivos los acaban en ino: chiquinino, pequeñino, salaino, etc…

Si has ido a alguna feria o parque de atracciones con él, seguro que se habrá querido montar en los “coches chocones”, en lugar de los autos de choque.

Cuando te ha visto con pantalones cortos, te habrá dicho algo como, “oye y ¿esas calzonas?”

Te habrá contado que “de pequeñino jugaba a los bolindres y comía palacazú en la plaza del pueblo”

Seguramente alguna vez te habrá llamado soltando eso tan fino de “acho” o en su defecto “chacho”. Sería algo así: “chachooooooo, ónde vas?

El vaso no lo ven ni medio lleno, ni medio vacío, lo que ven es una “mijina de ná”.

Cuando se cabrean te pueden soltar un “mecagondié” junto con un “pos tu verah” y se quedan tan anchos.

Todas las cosas son un “bicho” o un “cacharro”. De ahí que más de una vez, te haya pedido “el bicho ese de ahí”.

Ellos no usan ni cazadora ni chaqueta, lo que usan es “chambergo”.

Tu amigo extremeño seguro que te ha contado más de una vez, cómo se ha puesto las botas comiendo perrunillas y mojicones.

Para tu amigo, las migas acompañadas de café, es el auténtico desayuno típico español.

Cuando te lo lleves de cañas, nunca le retes para ver quién se bebe más cervezas. Es sabido por todos que el extremeño tiene 4 hígados.

Siempre que sales de fiesta con él, quiere acabar la noche comiendo churros con chocolate.

Una de las mejores cosas de tener una amigo extremeño, es que cada vez que viaja a su tierra para visitar a la familia, vuelve con un cargamento de embutidos. Algunos de ellos, ni siquiera sabías que existían.

Cuando sales a cenar con él, siempre le acaba preguntando al camarero si tienen licor de bellota “pa unos chupitos”.

Cuando llega a un bar (fuera de extremadura) y se pide una caña, se queda mirando al camarero esperando que le ponga un pincho, una tapita o algo para que entre mejor la cerveza. Pero ese pincho nunca llega.

Para tu amigo, Extremadura es tierra de conquistadores, pero también es la tierra de celebridades como Pitoño y Leopoldo el de la bici (en Cáceres). O el Novio de la Muerte (en Badajoz).

Por más que lo intentes, no se molestará por llamarlo bellotero (pacenses) o mangurrino (cacereños).

Para él las mejores toallas del mundo se fabrican en Portugal, y no intentes llevarle la contraria en esto. También es en Portugal donde se comen las mejores mariscadas.

Seguramente te ha contado que Cáceres tiene playa, lo que pasa es que está a 360 klm y se llama Matalascañas (también conocida como playa del sobaco).

Se le saltan las lágrimas cada vez que ve, en algún informativo o periódico la noticia del cerezo en flor en el Valle del Jerte.

Él sabe perfectamente que todas las cigüeñas del mundo son extremeñas.

Te habrá contado aquella excursión escolar que hizo al Monasterio de Guadalupe.

Cuando vas con él y le presentas a algún amigo, siempre le preguntan eso que tanta gracia le hace a un extremeño. “uyy que acento, ¿eres andaluz no?”

Tu amigo “tiene un pueblo”, no es que sea el dueño, simplemente lo tiene. Y te contará mil historias de lo que hacía allí en las vacaciones de verano cuando era niño.

Le entra la risa, cada vez que te cuenta cómo se llevaba a sus primos “de fuera” a cazar Gamusinos por el campo.
Como podéis ver, los extremeños con especiales, únicos e inigualables. Desde aquí solo podemos decir una cosa. ¡Pon un extremeño en tu vida!
https://youtu.be/BeHseYPC8QEhttps://youtu.be/jRyPEI0xCUE
0
0
0
0
0No comments yet