Check the new version here

Popular channels

Visité Uruguay y te lo cuento


FUI AL PARQUE JURÁSICO Y TE LO CUENTO

Así es! Andaba con ganas de tener una experiencia distinta, algo un poco más extremo que pasar días en Taringa! Quería conocer un lugar más salvaje, donde sobre la civilización reine el instinto animal y carnívoro.
Así fue que decidí viajar a la República Oriental del Uruguay, incluso sabiendo las cosas que se dicen de ese lugar…







“No tienen códigos”



“Son predadores asesinos, no evolucionaron luego del cretácico”




“Un abuelito legalizó la marihuana
, están todos drogados”




Imagínense: mordedores que no tienen códigos, que no evolucionan desde el cretácico y que están todos drogados… qué más extremo que eso!

Y allá fui, a esa selva impredecible.


Y lo primero que noté, todavía en el aeropuerto de Buenos Aires, es que a los uruguayos les gusta dormir de una forma bastante rara:


(le vi el documento, por lo que doy fe que se trata de un dino en estado de reposo)




Y llegamos a Uruguay. Y me llamó la atención el aeropuerto, de alguna manera me hizo acordar Godzilla





Tiene la forma de los huevos que ponía Godzilla. Entonces pensé: definitivamente este es el lugar.


Y entonces sucedió algo raro, algo que no esperaba:





Nos dieron una bienvenida.





Por qué nos darían la bienvenida? Entonces pensé...





Nos tomamos un bondi urbano ahí en la puerta del aeropuerto (nos fajó $45 uruguayos, unos $20 argentinos, carísimo el bondi) y ya empezamos a ver comportamientos extraños:


EL MATE



En Argentina el mate es una tradición, pero para ellos es algo más. En el colectivo iban TODOS con un termo y un mate.





En un momento el colectivo frena y cruza un tipo largando humo que, en una mano tenía el celular y el cigarrillo y en la otra el termo y el mate: el termo abrazado y el mate en la mano, y con un movimiento de hombro muy elegante, mientras cruzaba mandando un texto y fumando, se cebaba un mate. Otro adentro del colectivo, con una mano se agarraba para no caerse, en la otra tenía el mate y el termo abrazado: lo vi cebarse mates con un solo brazo y con el bondi acelerando en una curva. Increíble la habilidad innata que tienen con el mate.
Pasé por un shopping y los tipos ahí adentro, de compras con el mate. ENTRÉ A UN MC DONALD’S Y LOS TIPOS CON EL MATE, PIDIENDO UN BIG MC! (no es joda)
La yerba también es “rara”: no solo consumen yerba sin palo, además es tan triturada que casi parece polvo.

Aparte: camino al hotel pasé por el Estadio Centenario y pude evitar acordarme de estas cosas:







ESPACIOS PÚBLICOS

En cuanto a los espacios públicos también me llamaron la atención varias cosas, por ejemplo el nombre de esta plaza




O sea, si no querés que los taringueros te bardeen ponele plaza libertad y listo

No aprendieron cómo iluminar la calzada, entonces ponen focos en el medio de la calle entorpeciendo el tránsito



Acá no me metí, me dio miedo. Supongo que por ahí queda el cyber al que van los yoruguas que postean sobre trabas y milfs vestidas de policía.




Arte conceptualmente raro: un chabón azul en medio de la rambla, desnudo, que está como buscando una moneda que se le cayó al piso







Le cagaron la estética a los muñequitos de Mamá Luchetti




Algo que vi pero que no pude retratar: en las inmediaciones del World Trade Center, tirada en la vereda, vi el cuerpo de una gallina sin cabeza. Es raro, en Argentina solemos cortarle la cabeza y quedarnos con el cuerpo, para comerla. Ellos se ve que lo hacen al revés… (tampoco es joda)




Por último les paso el dato a los tadinguitas charrúas:
Este quedaba a la vuelta del hotel, acá seguramente pueden comprar muñecas inflables y esas cosas.





En frente de este lugar, hay un cine para adultos, para que puedan ver con mayor definición esas cosas que tanto anhelan
(no llegué a sacarle fotos porque era de noche y el celular no llegaba, no crucé porque me estaba cagando de frío y quería llegar rápido)


EL EJÉRCITO

Por un lado, logré ver cómo entrenan a los futuros mordedores:




Por otro lado, si Uruguay entra en guerra está al horno: no podrá contar con su ejército ya que éste está entretenido jugando al Counter Strike y pidió no ser molestado.







HABLANDO UN POCO EN SERIO

Me sorprendieron muchas cosas de Montevideo, por ejemplo el compromiso político de su gente:




En un radio de unos 30 metros, en el Parque Rodó, había militantes de todos los partidos políticos, cada uno con su música y sus banderas, en ningún momento nadie intentaba joder al de al lado, ni callarlo, si sacarle lugar o sacarle gente. Tampoco se chicaneaban ni se miraban de reojo. Repartían folletos, la gente los aceptaba y en muchas ocasiones después de leer las propuestas preguntaban a los militantes, dialogaban con ellos, intercambiaban ideas y demás cosas. Vi varios vecinos pasar por todos los rejuntes y charlar con los distintos partidos. Ese ida y vuelta también se daba entre militantes, que por cierto eran de todas las edades, no sólo jóvenes, acá hay una señora de unos 50 años con remera de los Stones




Después, a medida que seguíamos paseando, en varios puntos de la ciudad vimos repetirse la misma escena: distintos grupos políticos compartiendo el mismo espacio para hacer su campaña. Lamentablemente nos pareció raro que entre ellos reinara el respeto y la concordia. Se pedían ayuda y se ayudaban. En Argentina nunca lo habíamos visto así, es mas común que si un grupo milita en un lugar, el otro se vaya a la otra punta a hacerlo. Si se cruzan se chicanean y a veces peor... Incluso en días patrios, cuando se conmemoran fechas importantes hay corrientes políticas que no se pueden ni cruzar porque se pudre. Hasta se ha visto que se armen operativos de seguridad cuando corrientes distintas hacen actos o movilizaciones y hay “riesgo” de que se crucen en algún punto...
Por último, la cantidad de balcones con banderas políticas es impresionante, como así también las banderitas en los autos. Imagínense en Argentina, un auto con la banderita de La Campora o del PRO, no sé cuánto tiempo duraría con todos los vidrios sanos
No quiero quedar como alguien que ve todo mal en su país o que solo ve lo malo o lo exagera, pero me fui con la impresión de que no nos tenemos la tolerancia que ellos se tienen.


LA SEGURIDAD



Una de las cosas mas lindas fue poder caminar tranquilos y en general poder hacer vida urbana tranquilos. Si bien vimos indigencia y pobreza (pero no mendigos), en ningún momento nos sentimos amenazados. Ir a un bar o a comer algo y poder hacerlo en las mesas de la vereda sin estar pendientes de un posible arrebato. Poder sacar el celular en cualquier lugar o en lugares donde hay gran aglomeración de gente poder caminar con la mochila colgada atrás sin prestarle atención a si te la abren o no.



Y antes que me digan que esa paranoia solo se vive en Buenos Aires, les comento que soy de Santa Fe capital donde la inseguridad es cada vez mas alarmante, pero vivo en el Conurbano y estudio en la Capital Federal. También tengo el placer de conocer ciudades como Rosario, Córdoba o Mar del Plata y en ninguna de ellas la realidad es muy distinta al resto.
Pero los uguayos en vez de hacer nuevas cárceles las están convirtiendo en shoppings





También es cierto que en Montevideo solo estuve 3 días. Pero fueron 3 días en los que me la pasé caminando o en transporte público (fue muy gasolero), de día y de noche por toda la ciudad. Incluso de noche en lugares donde me recomendaron que no lo haga (la ciudad vieja en realidad). Y la tranquilidad con la que se anda es muy distinta a la de las ciudades argentinas que conozco.


EL RESPETO Y LA AMABILIDAD



Sin dudas fue lo mas llamativo y lo mas grato del viaje. En las esquinas donde no hay semáforo, cuando los automovilistas te ven que estás para cruzar, FRENAN! Al principio no lo podíamos creer, entonces empezamos a pararnos a propósito en las veredas y los autos frenaban, y nos hacían señas para que crucemos! (Por supuesto que cruzábamos, está bien que lo hacíamos a propósito para ver si era verdad, pero tampoco los íbamos a dejar ahí de cara).


(por acá fue donde nos pusimos a jugar a pisar la senda peatonal, y cada vez que lo hacíamos, TODOS los autos frenaban y nos daban paso, filas de 4 o 5 autos)

Cuando no teníamos ni idea de qué colectivo tomar o para dónde ir cuando buscábamos algo, al primero que le preguntábamos se detenía, dejaba de hacer lo que estaba haciendo y con la mejor onda nos explicaba (a veces hablan hasta por los codos, también es cierto), nunca nadie intentó desligarse rápido, se tomaban el tiempo que fuera necesario, si no entendíamos nos explicaban varias veces, nos comentaban alternativas, incluso uno sacó su IPhone, buscó un mapa y nos explicó con el teléfono!

Sentimos que en ningún momento nos trataron como a turistas, porque no hacía falta, nos trataron como se tratan entre ellos, y fue muy grato.

Una noche, al bajarnos del colectivo, el chofer se quedó detenido explicándonos cómo llegar a una pizzería (dos veces le dio verde el semáforo y no arrancó). Y al día siguiente, estaba tomando una foto y un colectivero esperó que la sacara antes de arrancar, para no cagarme la foto! Increíble!



Por la calle se huele bastante marihuana (nada raro para mí, en Argentina se huele por todos lados aunque sea ilegal), pero está bueno ver cómo se lo toman: en un mismo parque convivían en total armonía los que fumaban marihuana con los que no, con los que llevaban a sus hijos a exparsirse un poco. Nos pareció una actitud muy sana que toma la gente que no fuma: simplemente parecen tomárselo como algo mas que pasa en la ciudad, lo cual no termina siendo raro teniendo en cuenta el respeto y la tolerancia que fuimos viendo.



De la misma manera, vimos una suerte de "murga" (no sé si era específicamente una murga, pero de alguna manera era un espectáculo medio actuado y con algo de música al aire libre) donde se hacía campaña al aborto legal y al matrimonio igualitario. Esto se daba en el ámbito de un parque repleto de familias y niños... cosa que también nos pareció sano, sin necesidad de estar de acuerdo o no con lo que se pregonaba, nuevamente se daba en un ambiente de respeto, atención y diversidad.




Por último, nos cruzamos con una muestra fotográfica al aire libre, que retrataba el problema de la prostitución infantil que se da en la ciudad. Una muestra realmente triste y que te dejaba una sensación de mucha impotencia. Pero también fue bueno saber que están haciendo algo para detenerlo. Y la idea de hacer la muestra en un lugar abierto y tan concurrido tabién nos pareció muy oportuna, sobre todo una forma de generar conciencia muy eficaz, muchos padres de familia con sus hijos viéndola, mientras les explicaban de alguna manera qué era... nuevamente nos pareció algo muy sano.


EN GENERAL

La ciudad es muy linda, muy pintoresca y en general está muy prolija y muy bien mantenida. A diferencia de Buenos Aires, Montevideo sobre el Río de la Plata tiene playas, y una costanera hermosa y muy viva. En Buenos Aires no sé por qué pero no se le da mucha bola al río.



La ciudad también es muy limpia y no nos dio la impresión que la limpien mucho, sino que la gente no la ensucia. Hay parques muy que son realmente lindos. Nos pareció que la gente, en términos generales, vive muy bien, que tiene una buena calidad de vida.
En resumen, fui a visitar un parque jurásico y me encontré con una sociedad muy buena y una ciudad muy linda, en la que podría vivir a gusto. No obstante, sepan uruguayos, que cada vez que haya bardo los voy a tratar de dinos, carnívoros y provincia, aunque haya comprobado en carne propia que no es así, para nada.



Dejo una certificada: este soy yo en Durazno y Convención (esquina inmortal)





+1
0
0
0No comments yet