Check the new version here

Popular channels

18 cosas que no sabías de House of Cards




Netflix ganó los derechos de la serie dejando a grandes productoras de televisión como AMC y HBO fuera de la contienda. La idea surgió de la colaboración entre David Fincher y Kevin Spacey sin acuerdo con ninguna productora, y aunque muchas estaban interesadas en el proyecto, ninguna se atrevía a firmar un contrato para producir 13 episodios. Netflix apostó por el proyecto y se comprometió a producir 2 temporadas.



La producción de Netflix está basada en una miniserie homónima de la BBC de 1990. Con cuatro episodios, aquella serie de los 90 fue una adaptación de la novela de Michael Dobbs y estaba ambientada en el mandato de Margaret Thatcher como Primera Ministra.



La novela original de Michael Dobbs consistió en la recopilación de experiencias y situaciones de Dobss como Jefe de Estado de 1986 a 1987 durante el mandato de Thathcer y como vicepresidente del Partido Conservador de 1994 a 1995. Inmerso en un mundo de intrigas políticas, el británico sólo tuvo que encontrar el sentido narrativo a todo lo que presenció para mostrar una realidad de la que hemos oído hablar, pero cuyo cinismo simplemente no imaginábamos.



House of Cards es el primer acercamiento a la pantalla chica del dos veces nominado al Oscar, David Fincher. Ampliamente conocido por producciones como Zodiaco, Red Social, Se7en, Fight Club y la más reciente, Gone Girl, Fincher es el productor ejecutivo de la serie y quien dirigió los primeros dos episodios. 



Después de dirigir los dos primeros episodios, Fincher delegó la responsabilidad en un pequeño grupo de directores en los que confiaba: James Foley, Carl Franklin, Joel Schumacher, Agnieszka Holland y Jodie Foster. En palabras de Fincher, “sentí que contamos 13 historias que eran parte de una gran historia, y repartí la responsabilidad entre directores cuyo trabajo admiraba”. 



El casting de la serie fue la primera opción para Fincher, e incluso existe la anécdota de cuándo se reunió con el equipo por primera vez y les aclaró que “cada persona en ese cuarto representa nuestra primera opción, así que no la caguen, pues si lo hacen, nunca los perdonaré”. 



El presidente Garret Walker y la secretaria de estado Catherine Durant están casados en la vida real desde 1998. Sin embargo, ambos fueron contratados sin conocimiento de su matrimonio pues ni Spacey ni Fincher los conocían y audicionaron de manera independiente con un intervalo de cinco días de diferencia. 



El personaje de Rachel Posner, la prostituta protegida y aislada por Doug Stamper, sólo iba a aparecer en dos episodios y recitar cinco líneas. Sin embargo, su trabajo fue tan bueno y convincente, que los productores exploraron en la posibilidad  de traer de vuelta el personaje y redimensionalizarlo. 



La actriz Kate Mara, quien interpreta a Zoe Barnes, una ambiciosa periodista, tuvo la última palabra para la contratación de Sebastian Arcelus como Lucas Goodwin.



El contrato de Mara tenía una cláusula de fútbol americano, pues podía excusarse de las grabaciones en caso de que los Gigantes de Nueva York o los Steelers de Pittsburgh llegaran al SuperBowl. Lo anterior se deba a que su su árbol genealógico incluye al dueño de los Gigantes y al presidente de los Steelers, pero durante la grabación de 24, se perdió el triunfo de estos últimos en el Super Bowl XL y determinó que no volvería a suceder. 



La serie es un fenómeno en China, pues cuenta con una gran audiencia a través del servicio de streaming Sohu. Según datos de la compañía de 2014, 24.5 millones de personas vieron la serie, y la gran mayoría eran trabajadores del gobierno.



House of Cards guarda una importante relacion con shakspeare, pues Underwood representa a Ricardo III y Claire es la encarnación de Lady Macbeth. Por si fuera poco, el cinismo y determinación de Underwood se convierte en empatía por su causa cuando el personaje rompe la cuarta pared y nos habla directamente. Una experiencia similar al acercamiento de los pensamientos de los personajes de Shakespeare en su obra, en los que la monstruosidad del personaje se diluye. 



Para comprender el mundo de la política, Spacey pasó tiempo con el líder de la mayoría republicana, Kevin McCarthy, quien le guió por el mundo del cabildeo y le mostró cómo se define una agenda parlamentaria. 



En 2013, se convirtió en la primer serie online en ganar un Emmy. En dicha entrega de premios, la serie protagonizada por Kevin Spacey ganó tres de sus nominaciones: Mejor Dirección (para Fincher), Mejor Casting y Mejor Cinematografía. 



En una entrevista con The Wall Street Journal, Kevin Spacey reveló que le mandó una carta a Woody Allen junto con una suscripción de regalo a Netflix. La razón detrás del particular detalle se debe a que uno de los grandes sueños de Spacey es trabajar bajo la dirección de Allen, y dado que nunca ha tenido oportunidad de audicionar, decidió enviarle una muestra de su trabajo para que lo conociera. Allen agradeció el regalo y la carta, afirmando que sabía de su trabajo y que “por supuesto lo consideraría para un papel dentro de una película”. 



Tras una primera producción con poco éxito, Lilyhammer, Netflix apostó por lanzar la primera temporada completa y ofrecerla a través de su servicio de streaming. Esta decisión sentó la base para el cambio de la televisión pues ninguna otra cadena de televisión ha hecho algo similar, y evidentemente, no ha tenido el gran éxito de Netflix.



Durante la grabación de promocionales para la serie, Kevin Spacey tuvo que sostener una bandera en llamas, pero accidentalmente se quemó la mano. Con la necesidad de portar un vendaje, la producción incluyó una quemadura de la mano con café en el show para justificar el vendaje en la serie. 



El durazno gigante de Gaffney, pueblo natal de Underwood, existe y está en Carolina del Sur. 





0
23
0
3
23Comments