Check the new version here

Popular channels

4 Actores que les gusta hacer lo mismo en sus películas

Todos asumen que los directores y escritores deciden lo que pasa en una película, pero muchas veces la estrella de la película es la persona más poderosa involucrada en el proyecto. Interesantes cosas pasan cuando estas estrellas deciden que se ven bien haciendo ciertas actividades y por lo tanto comienzan a realizarlas en todas las películas que protagonizan. Por ejemplo:

1.- Brad Pitt tiene cierta fijación por poner cosas en su boca




Brad Pitt ha consumido más calorías en sus películas que todos los tiburones de jaws y los dinosaurios de Jurassic Park juntos.



El blog Vulture de la revista New York hizo una lista de 60 alimentos diferentes que Brad Pitt ha comido en sus películas. Esto podría no parecer tan extraño hasta que intentas recordar cuándo fue la última vez que viste a otro actor comiendo en una película, y por comer me refiero a poner comida en su boca, masticarla y tragarla. Incluso cuando dos personajes se reúnen para comer, los directores suelen dejar a un lado el acto de comer. Todos comemos más o menos de la misma manera, así que ver a un personaje poner comida en su boca parece sólo una pérdida de tiempo.



Aun así los directores parecen tener una debilidad por la imagen de Brad Pitt introduciendo comida en su asombrosa boca.



Quizá ellos creen que eso lo convierte en un personaje más creíble: “No dejen que su atractiva apariencia los engañe. Él también come alimentos para humanos como cualquiera de nosotros” (Aunque por supuesto, esto no es cierto. Brad Pitt subsiste en una dieta a base de miel, eucalipto y sudor de gacelas, pero es lindo pensar así).



Una mirada a sus primeros roles parece sugerir que su problema va más allá de la comida: Brad Pitt usa su carrera para satisfacer una fijación oral. En uno de sus primeros roles importantes, 12 Monos, interpreta a un demente cuya manía por morderse las uña estaba tan fuera de control que tuvo que ser recluido.



En su rol en Moneyball, se las arregla para comer semillas de girasol, palomitas de maíz, refresco, papas fritas, galletas de navidad, un twinkie y una hamburguesa con queso. Pero lo más notable es cuántas veces y con cuánto placer se lame los dedos cuando pasa de una página a otra cuando está leyendo un reporte.



2.- Tom Hanks tiene un problema con la orina



La mayoría de las estrellas de cine usan sus carreras para construir suficiente credibilidad para evitar orinar en pantalla. Adam Sandler y Ben Stiller tuvieron que hacerlo un par de veces al principio, y después se volvieron exitosos. Y es que orinar no es simplemente un proceso que esté hecho para ser compartido con millones de personas. Hay personas que no pueden hacerlo si hay una sola persona en el mismo baño que ellos. Eso es lo que hace extraño el hecho de que Tom Hanks ha usado su impresionante carrera para hacernos mirarlo orinar.

Quizá es nuestra culpa por animarlo. Todos adoraron su escena en Forrest Gump cuando tiene que compartir pantalla con uno de los presidentes más famosos de Estados Unidos, y usa la oportunidad para decirle que tenía que orinar.



Si fuera sólo ese momento icónico entonces no habría problema, pero Forrest no fue el primer personaje de Tom Hanks que ha tenido urgencia por orinar. En The ‘Burbs, Hanks usa la misma excusa para investigar la casa de sus espeluznantes vecinos.



Y en la película Road to Perdition, usa su vejiga como un sentido arácnido cuando escapa de un asesino gracias a que tenía que ir a orinar.



En la película The money pit, orinar se volvió un tema con gran significado.

Al principio del filme, Hanks y su esposa deciden de manera muy optimista comprar una casa y arreglar los problemas que ahí hay de formas no convencionales. Por ejemplo, cuando las tuberías del retrete no funcionan, Hanks simplemente va a orinar afuera.
Cuando nota que las tuberías le dan a la estatua de la fuente una forma de orinar intermitente, Hanks le pregunta si tiene problemas de próstata mientras él orina de forma constante.



Más tarde, la casa hace que Hanks pague por su arrogancia arruinando su matrimonio, o traducido a la forma en que Tom Hanks ve el mundo: El orinador se convirtió en el orinado.

En la película Apollo 13, nos demuestra su maestría con la orina al tener una profunda escena mientras está en el espacio.
¿A qué otro actor se le ocurriría esto?
“Entonces, ¿los astronautas orinan en un tubo, presionan un botón y su orina es dispersada por el espacio exterior? ¡Fascinante! ¡Necesitamos mostrar cada paso de ese proceso con minucioso detalle!”



Absolutamente a nadie además de Tom Hanks

También hay significativas escenas de esto en Salvando al soldado Ryan (Mientras los demás soldados hablan sobre perder a sus madres, Hanks habla sobre un niño que solía orinar V’s en las chamarras de todos) y en The terminal (Su personaje debe esperar una importante llamada aunque tiene que orinar). Pero su más grande logro fue en Milagros inesperados.

En 1999, Tom Hanks era tan grande como cualquier estrella de cine ha llegado a estar. Había ganado premios Óscar por Filadelfia y Forrest Gump, y participó en Apollo 13 (nominada a nueve premios Óscar) y Salvando al soldado Ryan (Fue nominado por mejor actor). Así que para su siguiente rol, a Hanks no se le ocurrió un mejor personaje para interpretar que uno que tenía un malestar físico: Dificultad para orinar.




Tom Hanks usó la credibilidad que construyó con una de las carreras más exitosas de los últimos 50 años para interpretar un personaje cuyo conflicto central era que no podía orinar de pie. Y a pesar de que lo perdono por la escena en la que Michael Clarke Duncan lo cura al agarrar su pene, jamás lo miraré de la misma forma después de ver ese acercamiento mientras tiene lo que sólo puedo describir como un orgasmo extremadamente lento mientras orina.



3.- Keanu Reeves le gusta suicidarse para salvar al mundo




Keanu Reeves tiene un problema, y ese problema es que le gusta matarse para evitar que el mal se apodere del mundo.

Todo comenzó en El abogado del diablo, una película que se basa en la idea de “¿Qué pasaría si Keanu Reeves fuera literalmente el abogado del diablo?”. Pero en un momento resulta que Satanás, interpretado por Al Pacino, no solo es el jefe de Keanu sino también su padre, y su plan maestro consiste en que Keanu tenga sexo con su propia hermana para que nazca el anticristo.



Keanu trata de dispararle a su padre, pero las balas no tienen efecto porque Satanás come AK-47’s de desayuno. Y como simplemente no tener sexo con su hermana al parecer no es una opción, decide ponerse el arma en la sien y sorprendernos a todos volándose los sesos, acabando con el diabólico plan.



Este giro no es tan sorprendente cuando pasa otra vez en Constantine, donde Keanu interpreta a una especie de exorcista que debe parar al hijo del diablo, el demonio Mammón, para que no conquiste la Tierra a espaldas de su padre satán. Sabiendo que su alma está condenada al infierno, Keanu astutamente se abre las muñecas para poder tener una plática con Lucifer y deshacerse de Mammón.



Después de que lidió con Junior, Satanás trata de llevarse el alma de Keanu al infierno, sólo para descubrir que no puede porque Keanu fue redimido por su autosacrificio. Entonces comienza su ascenso al cielo.



¿Les parece familiar? Tal vez recuerden a Keanu flotando en una posición similar al final de la trilogía Matrix. Esta vez, Keanu, interpretando a un ciber Jesús, permite ser absorbido por el virus que está poniendo a humanos y máquinas en problemas, dejando que el líder de las máquinas envíe una sobrecarga a través de su cuerpo, matando a Keanu y al virus al mismo tiempo.



Algún tiempo después volvió a hacer de las suyas en la película El día en que la tierra se detuvo, en el que Keanu es un alien que intenta exterminar a la humanidad para salvar el planeta Tierra, para lo cual activa unas nano máquinas que se comen todo lo tecnológico y a los humanos. Pero al final termina cambiando de parecer y entra en la nube de insectos para detenerlos; y lo logra, pero él también termina muriendo. ¡Y el suicidio de Keanu Reeves vuelve a salvar el día!


4.- Tom Cruise encontrará una excusa para que lo veamos correr



Correr es una de esas actividades que parecen darle más trabajo a los actores del que esperaríamos (junto con lanzar bolas de béisbol y chocar manos). Ellos hacen que fumar y bailar se vea genial, pero pídele a un actor que corra y lucirá como si de repente todos sus miembros se le hubieran dormido…



O si tienen que lanzar una pelota lo hacen como si la estuviesen lanzando con su mano no diestra



Pero a diferencia de la mayoría de los actores, Tom Cruise es un fantástico corredor, según se dice porque es la única forma que conoce de moverse de un lugar a otro.



Y es cierto, al tipo se le da bien correr. Su problema es que lo hace demasiado, como pueden ver en el siguiente video


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=b0S5ErGZKG4

Si no lo quieren ver se los explicaré. Es simplemente Tom Cruise corriendo de aliens gigantes…



…sobre techos de estilo chino…



…y una escena en la que simplemente sale corriendo de entre los arbustos.



Y una vez que Tom comienza a correr, es realmente difícil hacerlo parar. Si viste Misión imposible: Protocolo fantasma, tal vez recuerdas su larga carrera en una tormenta de arena en Dubai. O tal vez recuerdes el final de Collateral, cuando en vez de una película parecía que estábamos viendo la carrera de 400 metros planos.



En Misión imposible 3, el director detiene la película sólo para que Tom Cruise pueda pasar lo que parece como una hora corriendo como un lunático a través de Shangai mientras le grita a los chinos que se quiten de su camino.



La escena termina cuando Tom, cambia la dirección de su carrera y se va corriendo a un lugar fuera de escena. Supongo que tenían un equipo de personas listas para echarle una red encima en caso de que no quisiera parar.

A veces la película no da una buena razón para que Tom Cruise corra. Casi al final de Jerry Maguire, Tom empieza a correr en un aeropuerto semivacío. No está tratando de alcanzar un avión ni nada, pero es casi el final de la película y aún no ha corrido así que simplemente lo hace.



La primera escena de Vanilla Sky fue llamada la “escena del millón de dólares” porque requirió que cerraran la quinta avenida de Nueva York durante el día. En la escena, Tom se encuentra a sí mismo manejando un auto a través de una casi post apocalíptica Nueva York. En lugar de hacer algo interesante, sale del auto y… bueno, pueden adivinar lo que pasa después.



Bueno linces hasta aquí llegó el post, espero haya sido de su agrado. Si fue así entonces pueden visitar otro post parecido a este




No se les olvide comentar o si no

0
0
0
0
0No comments yet