Check the new version here

Popular channels

¿Cuál es el secreto de "Relatos salvajes"?



¿Cuál es el secreto de "Relatos salvajes"?






El filme de Damián Szifrón se instaló como la película argentina del momento. Un repaso por algunas de las razones que la ubicaron en lo más alto de la taquilla y como tema de discusión de los espectadores.





No es raro encontrarse en estos días en una cena de amigos o reunión familiar con charlas del tipo: “¿Cuál de las seis historias te gustó más?”. “¿Viste lo que le dijo el director a Mirtha?”. “Me sentí re identificado”. “Incita a la violencia”. “Va en contra de la violencia”. Todas son frases sobre Relatos salvajes, la nueva película de Damián Szifrón que se convirtió en el tema predilecto de sobremesa, dejando en segundo lugar a “qué cambiante este clima”.

Con defensores entusiastas o detractores convencidos, el filme se ubicó en el centro de ese espacio nebuloso que son los “temas en común” y verla parece ser una credencial para participar en conversaciones casuales. Y si bien es precoz afirmar, como han hecho algunos oráculos ansiosos, que es la mejor película argentina en décadas, vale preguntarse por qué se instaló como “lo que hay que ver”.






Promoción y huelga
El enorme operativo de publicidad de Relatos salvajes montado por la distribuidora Warner Bros fue como una viralización no espontánea que alimentó la intriga de los espectadores. Hace meses que venimos viendo carteles en la calle, en los colectivos, gigantografías de los personajes. Por semanas vimos el tráiler del filme reproducido en pantallas varias y las redes sociales invadidas de adelantos, banners, clips, fotos. La publicidad logró lo esperado, instalar las ansiosas “¿Cuándo estrena? ¿Falta mucho?”

Antes, en mayo, el filme de Szifrón fue seleccionado para el Festival de Cannes, para competir por la Palma de Oro. El lugar que el icónico festival francés le otorgó a una película de perfil comercial y fuera de los estándares “festivaleros” dio que hablar. La película se estrenó en Cannes mientras en Argentina veíamos las fotos del elenco sonriendo en la alfombra roja, con Szifrón acompañado por Pedro Almodóvar (productor).

Así las cosas, en agosto las expectativas estaban infladas: un montón de europeos habían visto en un prestigioso festival la película argentina del tipo que hizo Los Simuladores, producida por el tipo que hizo Todo sobre mi madre, protagonizada por el actor argentino que todos quieren, y destinada a ser la gran novedad del año. Y nosotros seguíamos sin verla. Cuando finalmente el misterio iba a develarse, los paros sorpresivos de los trabajadores de las salas de cine obligaron a postergarlo. Finalmente, el 21 de agosto, Relatos salvajes fue “liberada” al público en una cifra inusual: en 228 salas, más que Metegol y El secreto de sus ojos.








El retrato de la violencia
Finalmente, se estrenó. Y las discusiones comenzaron. Lo que une las seis historias de Relatos salvajes fue lo que despertó en parte la atracción del público: personajes comunes, en situaciones comunes, que rompen con los códigos de civilidad en arrebatos de furia contra la desidia del prójimo, el Estado, la viveza criolla, los políticos. Y surgieron las opiniones más polémicas: ¿es una apología de la violencia? ¿De la justicia por mano propia? ¿O es, simplemente, una comedia negra que permite que el humor sea una catarsis para la contención cotidiana de la violencia?

Diana Paulozky, psicóloga y cinéfila, cree que la repercusión de la película se debe a que es un perturbador espejo que refleja la falta de límites de la sociedad actual.

“Un primer mérito del filme es que muestra que hay distintos tipos de violencia. Hay una violencia manifiesta, pero hay otras formas, contenidas, escondidas en el cinismo, la hipocresía moral, la denigración, que a veces hacen del fósforo provocador del estallido”, explica. Y añade: “La película atrae porque los episodios funcionan como los cuentos infantiles, que en la exageración de la crueldad de sus personajes permiten dar forma a los fantasmas más primitivos. ¿No son acaso crueles ‘Caperucita y el lobo’ o ‘Hansel y Gretel’?”.

Y concluye: “Szifrón apresa un real de la decadencia de valores, y nos muestra con qué facilidad se cruza la línea en una sociedad que ha perdido sus principios. Sin embargo, sería importante sostener la pregunta sobre el incremento de la violencia en nuestro país hoy, para poner el acento en lo que la causa”.


0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New