Check the new version here

Popular channels

Eutanasia seriéfila: series que deberían morir



El desgaste forma parte de la ley de vida de las series de televisión. Por mucho que nos guste una serie, cada historia debe tener un principio y un final claro, y por tanto no debería durar para siempre. Sin embargo, algunas se empeñan en alargar su existencia hasta la extenuación, incluso cuando ya no quedan tramas por explotar ni personajes con un mínimo de interés.

Por supuesto, no siempre ha ocurrido esto. Series que hoy son parte de la historia de la televisión, como Los Soprano, Mad Men, Six Feet Under o Breaking Bad fueron siempre conscientes de su recorrido y no alargaron su historia más de lo necesario. Por eso son hoy tan grandes y demuestran que una retirada a tiempo puede ser una victoria.

El sentido común debería imponerse a la hora de determinar el número de capítulos de una serie, pero como no siempre es así, he seleccionado 6 que reclaman una muerte digna urgente:






2 Broke Girls (CBS)

Esta serie es una habitual entre las peores series del año, temporada tras temporada. Pero ahí sigue todavía, incombustible al desaliento, horrorizando a la crítica y enamorando a (su) público. Tuvo momentos brillantes, era rápida y efectiva, pero desde hace dos temporadas se repite demasiado.

A Max (Kat Dennings) y Caroline (Beth Behrs) las hemos visto ya ganar y fracasar, enamorarse y desenamorarse, ser explotadas en varios trabajos, se han reído más de mil veces de la estatura de Han y de los modales de Oleg. Ha quedado también más que claro que Caroline es una parodia nada disimulada de Paris Hilton y que Max… sigue siendo lo único salvable de 2 Broke Girls.

La cuarta temporada ha repetido tramas y chistes sin parar, volviendo al mismo punto de partida que tuvieron sus protagonistas en la temporada 2. En la quinta se rumorea que las chicas tendrán un golpe de suerte y vivirán como reinas. Ojala sea el final que la serie necesita con urgencia.





Modern Family (ABC)

Es quizás la serie que está en mejor posición de acabar dignamente su emisión y ser recordada en el futuro como un referente a seguir para otras comedias. Todavía no ha acusado un desgaste significativo, pero su sexta temporada (tampoco la quinta fue para tirar cohetes) ha empezado a mostrar signos de agotamiento.

No es fácil hacer reír durante seis años, teniendo en cuenta que no ha habido ningún cambio relevante en el reparto ni grandes novedades en sus personajes. En su momento, logró generalizar un nuevo tipo de comedia que hasta entonces era minoritaria (The Office, Parks and Recreation), logrando golpes de humor brillantes y con un reparto en estado de gracia que siempre te arrancaba una carcajada. Ahora las tramas se repiten y los personajes no evolucionan y aunque nos duele especialmente, nos vemos en la obligación de solicitar una muerte digna para ella. Y si puede ser, con esta séptima temporada, que podremos ver a partir del 23 septiembre.





New Girl (FOX)

La serie creada a la mayor gloria de Zooey Deschanel supo reinventarse desde su mejorable primera temporada. Poco a poco cedió terreno a favor de unos secundarios mucho más divertidos que la, en teoría, protagonista. Y es que Zooey es muy cool, muy hipster, muy mona y, sobre todo, fácilmente odiosa.

Tras definir mejor el estilo de la serie, consiguieron el equilibrio y el éxito. Sin embargo, no han podido evitar que la serie haya caído en un bache creativo que la ha llevado a repetir tramas sin cesar (el romance-no-romance entre Cece y Schmidt), recuperar personajes que no aportaron nada (qué pena la segunda fallida oportunidad a Damon Wayans Jr.) o el estancamiento amoroso de Nick y Jess.

Por lo pronto, la quinta temporada llegará en enero con novedades, en parte por el embarazo en la vida real de Zooey Deschanel, que la obligará a estar ausente en los primeros episodios. De hecho, el primer capítulo se llamará “No Girl”. Muy original, ¿no?





The Big Bang Theory (CBS)

La comedia de CBS ha contado con momentos gloriosos. Pero si las últimas temporadas ya dejaban muchas dudas sobre el devenir de la serie, la octava ha certificado su declive irremediable. La serie cosecha audiencias millonarias en cada episodio y sigue siendo la comedia más vista de la televisión en Estados Unidos. Pero por primera vez desde 2009, el actor Jim Parsons (Sheldon) quedó fuera de la lista nominados a los premios Emmy (lo ha ganado 4 veces). De hecho, la serie también fue olvidada entre las candidatas a la mejor comedia por primera vez desde 2011.

Conociendo a su creador, Chuck Lorre, mucho nos tememos que The Big Bang Theory seguirá dando vueltas sobre sí misma durante muchos años, aunque está claro que ya no da más de sí. Para esta temporada, incluirán un triangulo amoroso en la aburridísima relación de Penny y Leonard. Se trata de Melissa Tang, que aparecerá en el segundo episodio de la novena temporada, que se estrenará a partir del 21 de septiembre.





Nashville (ABC)

Vale, admitamos que Nashville puede durar las temporadas que quiera, puesto que es un culebrón que seguirá dando giros imposibles hasta el infinito. Pero lo que empezó siendo una serie más que digna, con dos divas del country enfrentadas y canciones maravillosas, puede acabar en el aburrimiento más absoluto si los guionistas no incluyen una dosis de mala leche y un poco de sentido del humor.

El pelazo de Rayna ya no es suficiente para sostener una serie, que en su anterior temporada abusó de tramas insulsas y secundarios sin interés, y echó mucho de menos el carisma de Juliette (la actriz Hayden Panettiere estaba embarazada). Nos va la marcha y exigimos mucho más veneno para la cuarta temporada, que se estrena el 23 de Septiembre. Si no, le desearemos una muerte digna. Os dejamos con un adelanto.





Grey's Anatomy (ABC)

¿Seguimos viendo Grey's Anatomyhttp://reinodeseries.com/eutanasia-seriefila-series-que-merecen-morir/ después de 11 temporadas? La respuesta es sí, por supuesto. Tiene todo para seguir enganchándonos: es uno de los guilty pleasures más longevos de la televisión y está creado por la gran Shonda Rhimes. Son dos razones de peso sin duda, pero a pesar de nuestra admiración absoluta, no podemos obviar el desgaste que sufre desde hace años. Sus tramas y giros son ya imposibles de sostener, ha explorado más enfermedades que el doctor House, medio hospital se ha liado ya con el otro medio, aún hoy su protagonista sigue resultándonos odiosa, la mayoría del reparto original ha muerto (Shonda es implacable, qué tía), han dejado claro que el Seattle Grace (o el Grey Sloan Memorial Hospital) es de los peores hospitales para caer enfermo, y la cantidad de catástrofes por final de temporada supera ya el ratio de muertes de CSI. Y la última baja de la serie ha demostrado que a Shonda se le va de las manos.

Aunque aún no se sabe qué ocurrirá en los próximos episodios, existen rumores acerca del alzheimer que padecería Meredith Grey, la misma enfermedad que sufrió su madre. La duodécima temporada se estrenará el próximo jueves 24 de septiembre, y contará con un nuevo fichaje masculino, Martin Henderson, que sustituirá al Doctor Macizo.




La cuenta atrás para todas ellas debe comenzar. Nos han dado mucho, pero su momento ha llegado, hay que dejar paso a los jóvenes.



¿Qué serie debería ser sacrificada?




+1
0
0
4
0No comments yet
      GIF
      New