Check the new version here

Popular channels

La Lealtad de este Perro no tiene limites :(

Que tal taringeros les vengo a contar una pelicula muy triste que trata sobre un perro llamado Hachiko(lealtad pura) que es muy triste

La película empieza en la época presente, donde varios alumnos realizan una narración oral sobre sus héroes favoritos a la clase. Uno de los alumnos, Ronnie (Kevin DeCoste) empieza a contar la historia de Hachikō, el perro de su abuelo.



La historia comienza con Parker Wilson, el profesor universitario al que interpreta Gere, encontrando un cachorro que iba en el mismo tren y que se ha perdido.



Era un regalo para alguien pero la tarjeta con la dirección se ha roto, y es imposible saber a quién pertenece.El perrito está solo.



Parker decide hacerse cargo de él, aunque sabe que su esposa, Cate (Allen), no aprobará la idea, como efectivamente sucede.





Él le dice que sólo es algo temporal, hasta que alguien lo reclame o le encuentren un dueño responsable. Ella acepta, de mala gana, hasta que un día se da cuenta que Hachi, llamado así por la placa que cuelga de su cuello (ocho en japonés), ya es un miembro más de la familia.



Parker descubre, gracias a que “casualmente” tiene un colega japonés (Cary-Hiroyuki Tagawa) que le informa, y a la ya clásica escenita de búsqueda en el Google, que Hachi pertenece a una raza muy antigua, los Akita, supuestamente, los primeros perros que fueron domesticados, los primeros “mejores amigos del hombre”.



Haciendo honor a su raza, Hachi no se separa nunca de su dueño, y cuando éste se marcha para ir al trabajo, siempre consigue escaparse de casa para alcanzarle y caminar a su lado, hasta la estación de tren, donde deben separarse. Cada día, la misma rutina. Cada mañana, el perro acompaña a Parker a la estación, se va, y luego vuelve por la tarde, a darle la bienvenida. La fidelidad del animal hace que todos los que trabajan en los alrededores se encariñen con él; pronto, todos conocen a Hachi.







Años más tarde, Hachi y Parker han desarrollado una amistad inquebrantable; sin embargo, el dueño continúa perplejo por la negativa del perro a hacer cosas habituales para el susodicho animal como ir a traer una pelota. Tras comentarlo con Ken, éste le dice que Hachi sólo iría a por esa pelota por un motivo en especial.
Una mañana, Parker se marcha al trabajo y Hachi lo sigue hasta la estación negándose a volver hasta que a Parker no le queda otro remedio que volver a casa y hacer tarde el trabajo. Esa misma tarde, Hachi intuye la llegada de su dueño y vuelve a la estación desde donde lo espera con paciencia. Finalmente, Parker decide que el can lo acompañe a la estación todos los días, hasta que un día Hachi se niega, por lo que Parker decide irse sin él. Aun así el perro acaba dándole caza mientras porta su pelota para sorpresa de Parker que acaba jugando con él por primera vez durante un rato; sin embargo, el hombre empieza a preocuparse por llegar tarde al trabajo y da por finalizado el juego y se marcha a pesar de los ladridos del animal. Ese mismo día, en el trabajo, Parker sufre un paro cardiorrespiratorio que le causa la muerte en plena clase.















Mientras el can sigue esperando la llegada del tren, Parker no muestra señales de vida. A pesar de todo, Hachi permanece en la estación durante varias horas hasta que el yerno de Parker se lo lleva. Sin embargo, se escapa de casa para volver al día siguiente a la estación y quedarse allí durante el día y la noche.A medida que pasa el tiempo, Cate vende la casa y el can se va a vivir con su hija Andy, la cual ha formado una familia junto con Michael con quien acaban de tener un bebé, Ronnie. Aun así, Hachi vuelve a escaparse y encuentra el camino de su vieja casa, pero al morar otra familia decide irse a vivir a la estación sobreviviendo gracias a la comida que le da Jess, un vendedor ambulante de perritos calientes con el que Parker tenía una amistad.



Mientras aguarda la llegada de su amo, Hachi empieza a dormir bajo los vagones de un tren averiado y al cabo del tiempo llama la atención de un reportero que entrevista a los allegados a Parker. Los años pasan y Hachi sigue esperando; por otro lado, Cate visita la tumba de su difunto marido donde conoce a Ken. Allí dice haber pasado una década. Al pasar por la estación, la mujer se sorprende de ver a Hachi en el mismo sitio en un estado sucio, viejo y cada vez más débil y que a pesar de que los años no pasan en balde, el can sigue esperando. Tras acercarse a quien tiempo atrás era su perro, Cate decide sentarse junto a él y esperar al siguiente tren







En casa, Cate le habla a su nieto Ronnie (ya con 10 años) de Hachi y de la relación que tuvo con su abuelo fallecido. Esa misma noche, Hachi sigue en su mismo sitio donde yace en el suelo y se duerme profundamente por última vez mientras sueña con Parker, del cual tiene una visión en la que lo anima a ir con su dueño justo antes de que sus espíritus asciendan a los cielos.








De vuelta a la clase, Ronnie finaliza su narración añadiendo a sus compañeros que Hachi será para siempre su héroe por su amor y lealtad. Al salir del colegio esa misma tarde, Ronnie va a casa mientras camina con su propio cachorro de Akita, el cual tiene de nombre Hachi y con el que andan el mismo camino que día tras día siguieron su abuelo con el anterior Hachi.
Antes de llegar los créditos finales, una cortinilla revela que el verdadero Hachiko nació en Odate en 1923 y que tras la muerte de su dueño, el Dr. Hidesaburo Ueno en 1925, este volvía a la estación de Shibuya donde el can lo esperó día tras día hasta su fallecimiento en 1934. Tras el final de la cortinilla aparece una foto de una estatua erigida a Hachi en una de las entradas de la estación.


Me despido pero no sin antes decir que esta fue una buena pelicula sobre la verdadera amistad y lealtad entre un animal y su amo . Cuando yo vi la pelicula se me salian muchas lagrimas y ni bien acabo la pelicula fui y abraze a mi perra con mucha fuerza.Les recomiendo ver mucha esta pelicula porque la puedes ver con toda la familia.
Haci que me despido no se olviden comentar y hasta luego
0No comments yet